ATENCIÓN: Candida auris: todo lo que debes saber

ATENCIÓN: Candida auris: todo lo que debes saber

Candida auris es el nombre que recibe un hongo de la familia de las cándidas. Se ha hecho tristemente famoso en la comunidad científica por su capacidad de desarrollar resistencia a los antimicóticos que se utilizan con frecuencia en la práctica clínica.

Los brotes por este hongo aparecieron casi siempre vinculados a instituciones hospitalarias o residencias para adultos mayores. Además, fueron de una gravedad importante, al punto inclusive de generar septicemias, es decir, la expansión de la infección por la sangre del paciente.

El microorganismo fue identificado por primera vez en el año 2009. Recibió el nombre de auris por haberse aislado en una muestra del conducto auditivo de aquel paciente, oriundo de Corea del Sur. Luego, los brotes intra hospitalarios de esta cándida elevaron la alerta en los años 2016 y 2017.

Los brotes más graves se registraron en unidades de terapia intensiva. Esto llevó a extremar las precauciones en el personal sanitario para controlar el contagio, sin embargo, el segundo problema añadido fue la capacidad de resistencia del hongo.

Se supone que por vivir en ámbitos hospitalarios su resistencia a la medicación es más marcada. Muestras tomadas en suelos de hospitales, muebles de las habitaciones de las clínicas y hasta computadoras de sanatorios han sido positivas para Candida auris.

Los casos de Candida auris en el mundo

Tras la confirmación del primer caso de Candida auris en el año 2009, los investigadores reconocieron que infecciones previas sin identificar, posiblemente se debieron a este patógeno. Un caso en particular, del año 2008, también de un habitante de Corea del Sur, fue sospechoso.

A partir de allí, con el conocimiento científico establecido, se catalogaron casos en India, en Sudáfrica, Venezuela, Reino Unido, Israel y Estados Unidos. Estos dos últimos países, junto con España y Colombia, lo registraron en el 2016, el cual fue un año con variados brotes.

Respecto a los episodios con pacientes internados, hay dos significativos. El primero ocurrió en el hospital Royal Brompton de Londres en el 2015, y el otro en el hospital La Fe de Valencia en el 2016. Cada brote afectó a un número significativo de hospitalizados.

Hongo de Candida albicans

Sigue leyendo: El exceso de higiene y la resistencia a los antibióticos

Factores de riesgo

No todas las personas expuestas a Candida auris contraerán la infección y tendrán síntomas graves. Es más, se sabe que hay quienes son portadores del hongo en su cuerpo y nunca desarrollan síntomas. Esta situación se conoce como colonización, y si bien no es de gravedad para el portador, son potenciales transmisores a otros.

El principal factor de riesgo para infectarse es estar hospitalizado y con un instrumento invasivo, ya sea éste una sonda o un catéter. Los otros factores de riesgo son:

  • Estar asilado en una residencia para adultos mayores
  • Medicarse frecuentemente con antimicóticos
  • Realizar visitas hospitalarias repetitivas, ya sea por problemas de salud propios o como visitantes de un internado

La resistencia de laCandida auris a los medicamentos

Una característica sorprendente de la Candida auris es su capacidad para resistir a los medicamentos antimicóticos. Es algo que preocupa a los epidemiólogos e infectólogos. Los brotes hospitalarios generan alerta porque no se sabe, en principio, qué tan difícil será erradicar el hongo que se dispersó.

Casi todas las variedades de Candida son sensibles al fluconazol. Es común que las infecciones por Candida albicans, por ejemplo, sean tratadas con este fármaco. Pues bien, en el caso de la Candida auris la resistencia al fluconazol es inmediata.

También se han registrado resistencias a otros antimicóticos, entre ellos la anfotericina B y el voriconazol. Según relevamientos científicos, aproximadamente el 90% de la cepas de Candida auris registradas son resistentes a una clase de antimicóticos, mientras que un tercio de ellas se resisten a más de dos fármacos diferentes.

La resistencia de la Candida auris a los medicamentos

Descubre: Dieta para la candidiasis

Tratamiento

Hasta ahora, un grupo de antimicóticos especial ha demostrado una relativa eficacia para matar a la Candida auris. Estos fármacos son las equinocandinas, y las más conocidas son tres: anidulafungina, caspofungina y micafungina.

Sin embargo, estos no son medicamentos siempre disponibles, y hasta hubo cepas resistentes a ellos. Si se da esa situación, el protocolo propone utilizar en el paciente afectado una mezcla de antimicóticos a dosis más altas que lo habitual.

Convengamos también que estos pacientes, previamente, ya padecen una enfermedad que requirió hospitalización. Por ende, su sistema inmunitario está débil y algunas otras enfermedades cohabitan al mismo momento. El equipo tratante debe definir cómo combinar las terapéuticas para cada problema.

Esta situación crítica frente a la Candida auris nos recuerda la necesidad de ser prudentes en el uso de los medicamentos. Tanto pacientes como médicos deben atenerse a las guías de prescripción para evitar la generación de resistencia microbiana.