ATENCIÓN CON ESTO: Miasis: causas y tipos

ATENCIÓN CON ESTO: Miasis: causas y tipos

La miasis es una infección causada por un tipo de larvas de moscas que puede llegar a ser muy grave. Existen varias medidas de prevención que se recomiendan llevar a cabo, sobre todo, en países tropicales.

 

  • Síndrome de la boca ardiente
  • Capsulitis adhesiva: causas y tratamiento
  • ¿Qué es la epilepsia gelástica?

La miasis cutánea es una infestación de la piel que se produce por larvas de determinadas especies de mosca como Dermatobia hominis y las de la familia de Calliphoridae u Oestridae. El hábitat de estas especies son los humanos o animales que tienen bajas las defensas.

Las larvas, que son las fases juveniles y que tienen anatomía, fisiología y ecología diferente del adulto, se alimentan de tejido vivo o muerto. De esta manera, llevan a cabo una destrucción del tejido invadiendo grandes cantidades de piel.

Los signos y síntomas varían según la especie de mosca causante. Estas infestaciones se producen, por lo general, en los países tropicales. Las personas que tienen miasis en otros países suelen haber visitado recientemente un país tropical.

Síntomas de miasis

miasis cutánea

Los síntomas más habituales que se pueden llegar a tener son:

  • Prurito cutáneo.
  • Comezón intensa.
  • Sensación de movimiento en la zona.
  • Dolor local agudo y punzante.

En el inicio, aparece una pequeña protuberancia roja que puede confundirse con una picadura de un insecto común o con un forúnculo incipiente. Luego, evoluciona a un bulto más grande en el que se aprecia una abertura en el centro.

A diferencia de las larvas de las moscas domésticas comunes, la mayoría de las larvas que causan miasis invaden tanto el tejido sano como el tejido muerto.

Formas clínicas

1. Miasis forunculoide

Muchas de las moscas que causan miasis foruncular se conocen como moscardones. Las especies más conocidas que causan esta enfermedad provienen de América del Sur y Central y de África subsahariana y tropical.

En ocasiones, las moscas ponen sus huevos en otros insectos como los mosquitos o en objetos como la ropa tendida y así pueden entrar en contacto con la piel humana.

Los huevos eclosionan en larvas y éstas penetran en la piel y se transforman en larvas maduras. Sin tratamiento, las larvas acaban emergiendo de la piel y caen al suelo para continuar su ciclo de vida.

A veces, puede verse una pequeña parte del extremo de la larva. Las larvas necesitan oxígeno, por lo que si se bloquea la abertura de la piel, pueden salir o, al menos, acercarse más a la superficie.

2. Miasis lineal rampante

En este caso, al migrar bajo la piel, la larva va creando dermografismo.

3. Miasis subcutánea

Aparecen tumoraciones profundas y dolorosas que a los pocos días desaparecen. Sin embargo, después, reaparecen a poca distancia hasta que la última tumoración se ulcera dejando salir la larva.

Quizás te interese leer también: Remedio de leche y menta para combatir los parásitos intestinales

4. Miasis cavitaria

Es la forma más destructiva de miasis. Esto es debido a que ataca a toda la cabeza, sobre todo en senos paranasales y el conducto auditivo externo.

Se llama cavitaria porque forma grandes posos destruyendo tejidos, cartílagos y huesos. Incluso puede causar la muerte del paciente. Una vez que ha traspasado los huesos craneales, puede llegar al cerebro, provocar inflamación e incluso hemorragias y sangrados.

Tratamiento, diagnóstico y prevención

moscas de la miasis

El diagnóstico de la miasis se realiza por el cuadro clínico. En algunas ocasiones se recomienda realizar una ecografía para facilitar el diagnóstico y realizar el tratamiento.

En las úlceras, el tratamiento es con agua y jabón, antisépticos tópicos y antibióticos orales. Si se trata de miasis forunucular, para bloquear la abertura de la piel, se aplica vaselina o esmalte de uñas. Por lo general, las larvas salen espontáneamente a las 24 horas.

En el caso de que las larvas mueran antes de extraerlas, son más difíciles de sacar y muchas veces ocasionan una reacción inflamatoria intensa. Hay que procurar extraer la larva completa.

Por otro lado, el fármaco ivermectina, administrado por vía oral o tópica, puede matar la larva o hacer que salga. Además, el uso de repelentes es útil para impedir que los mosquitos portadores de larvas de las moscas las depositen.

Lee también: Cómo repeler las moscas de tu hogar con 6 remedios caseros

Por último, estas son una serie de medidas para evitar la infección por las larvas de la mosca:

  • Cerrar ventanas y puertas después de anochecer.
  • Colocar redes o mallas en las ventanas.
  • Evitar tener comida, basura o líquidos acumulados dentro de casa.
  • Utilizar repelente de mosquitos, especialmente en las zonas más afectadas por este tipo de enfermedad.

Además de esto, en las regiones tropicales se recomienda planchar toda la ropa antes de vestirla, especialmente si se estuvo secado en el exterior de la casa, ya que los huevos de la mosca pueden adherirse al tejido.