ATENCIÓN: El suelo pélvico masculino

ATENCIÓN: El suelo pélvico masculino

El suelo pélvico masculino es un tema del que no se habla con frecuencia, ya que se piensa erróneamente que es una zona sin importancia en los hombres. De hecho, son muchos los varones que ni siquiera identifican correctamente esta zona de su cuerpo o no saben que existe.

Es muy importante trabajar el suelo pélvico masculino para prevenir problemas como la incontinencia urinaria o las dificultades de erección. Algunas de estas anomalías comienzan a hacer su aparición alrededor de los treinta años y muchas veces se tornan más severas a partir de los cincuenta.

Cuando se trabaja adecuadamente el suelo pélvico masculino se previenen los problemas de próstata que suelen aparecer con la edad. Así mismo, se contribuye a que todos los procesos asociados a la sexualidad funcionen normalmente e incluso se potencialicen.

Qué es el suelo pélvico masculino

suelo pélvico masculino

El suelo pélvico masculino está situado en la parte inferior de la pelvis y funciona como una especie de “cierre” de la zona en donde se encuentran las vísceras, es decir, del compartimento abdómino-pélvico. Para decirlo más gráficamente, corresponde a la zona sobre la que se apoya el cuerpo del hombre cuando está sentado.

Esta zona va desde el hueso púbico, que está encima de la base del pene, hasta el cóccix, que es la parte final de la columna vertebral. Lateralmente, es el espacio comprendido entre los isquiones o los dos huesos que están a los lados al momento de sentarse.

En el suelo pélvico masculino hay nervios, músculos, vasos sanguíneos, ligamentos y fascias. Los músculos de esta zona cumplen funciones de:

  • Control
  • Sostén
  • Contracción

Sigue leyendo: Anomalías y alteraciones del tracto genital

Funciones

En el suelo pélvico hay un conjunto de músculos que cumplen diversas funciones. La más importante de ellas es la de controlar la continencia urinaria y anal. Esto quiere decir que gracias a algunos músculos de esta zona es posible vaciar la vejiga y el intestino de una forma adecuada.

Así mismo, el suelo pélvico masculino sirve como soporte para la vejiga y el recto, que son los órganos pélvicos. Además de esto, los músculos de esta área cumplen un importante papel tanto en la erección como en la eyaculación, por lo que son fundamentales en la función sexual.

El suelo pélvico puede debilitarse por factores como la edad y el exceso o la falta de ejercicio. Así mismo, esto puede ser resultado de enfermedades neurológicas, infecciones continuadas de próstata o uretra, cirugías para extirpar tumores o radioterapia.

La debilidad en esta zona, a su vez, da lugar a problemas urinarios o de próstata. Así mismo puede afectar de manera importante la función sexual, llevando incluso a:

  • Disfunción eréctil
  • Eyaculación precoz
  • Síndrome de dolor pélvico crónico

Descubre más: 2 problemas sexuales masculinos y cómo actuar

Localización

Es muy importante que los hombres aprendan a identificar el suelo pélvico en su propio cuerpo y no solo en una gráfica de anatomía. Para lograrlo hay cuatro trucos que suelen ser muy eficaces. Son los siguientes:

  • Detener la micción. Consiste simplemente en detener el vaciamiento de la vejiga para localizar y sentir los músculos del suelo pélvico. No se recomienda hacer este ejercicio más de una vez a la semana.
  • Contener un gas. Es un ejercicio similar al anterior, pero en este caso el objetivo es retener un gas. Para ello se requiere contraer el anillo muscular del ano. Este orificio se retrae y eleva hacia el interior del cuerpo, justo en la zona del suelo pélvico.
  • Observar en un espejo. Es bueno intentar contraer el suelo pélvico en frente de un espejo. Si se hace correctamente, el pene se retrae y el escroto asciende notablemente.
  • Contracción post-micción. Al terminar de vaciar la vejiga es bueno intentar contraer el suelo pélvico. Si se hace adecuadamente, será posible expulsar la orina remanente que hubiera podido quedar. Esto también ayuda a controlar el goteo posterior a la micción.

Otros datos de interés

Es necesario prestar atención a esta zona del cuerpo y poner en práctica las medidas de higiene de suelo pélvico. Lo fundamental es impedir que esta zona se debilite y provoque los problemas ya descritos.

Los ejercicios Kegel son muy recomendables para fortalecer el suelo pélvico masculino. Estos son muy sencillos y totalmente recomendables para los hombres mayores de treinta años. Así mismo es conveniente evitar la obesidad, tomar las precauciones del caso para levantar pesos y controlar el estreñimiento.