ATENCIÓN: Picor en el ano, ¿por qué sucede?

ATENCIÓN: Picor en el ano, ¿por qué sucede?

El picor en el ano es una situación realmente incómoda. No se trata de una enfermedad, sino de un síntoma que puede aparecer por numerosos motivos. Por ejemplo por una mala higiene o por un exceso de sudor en la zona.

Este problema consiste en una sensación intensa de picor no solo en el ano sino en toda la zona que le rodea. Puede progresar y extenderse hacia el escroto o la vagina en algunas situaciones. Curiosamente es más frecuente en hombres.

El picor en el ano suele empeorar por las noches y, aunque la mayoría de los casos sean benignos, también puede ser síntoma de otra patología subyacente. En este artículo te explicamos las causas más frecuentes y cómo solucionar este problema.

¿Por qué se produce picor en el ano?

El picor en el ano es algo muy molesto que además suele avergonzar a quien lo sufre. Muchas veces se asocia a un enrojecimiento de toda esa zona y a una intensa sensación de ardor. Por otro lado el hecho de rascarse hace que aumente la irritación.

Normalmente el picor en el ano desaparece por sí solo. De hecho la mayoría de las veces no se encuentra la causa que lo produjo. Suele asociarse a haber comido alimentos irritantes o picantes. Otras de las causas de este síntoma son:

  • Una escasa limpieza. Los restos de las heces y las bacterias que las componen alteran el pH de la piel del ano. Esto provoca la sensación de picor y, además, promueve las infecciones.
  • La limpieza excesiva o con agentes irritantes también causa picor en el ano. El uso de ciertos jabones o toallitas e incluso lavar demasiado fuerte la zona puede provocarlo.
  • Enfermedades de la piel como la psoriasis o la dermatitis, incluso los procesos alérgicos.
  • Cáncer de piel cercano.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal.

Es importante destacar que el picor en el ano puede deberse a numerosas infecciones. Es común que, sobre todo en niños, se deba a parásitos intestinales como los oxiuros. También se relaciona con la candidiasis, entre otras.

Por último, tampoco podemos olvidarnos de que cualquier lesión, como las hemorroides y las fístulas, son otra causa frecuente de este picor en el ano.

hemorroides picor ano
Las hemorroides son una causa habitual de picor en el ano

Podría gustarte: Ungüento natural para curar las hemorroides

¿Cómo se alivia esta situación?

Como ya hemos mencionado, muchas veces el picor en el ano desaparece por sí solo y no requiere ningún tratamiento. Sin embargo, si el picor se vuelve constante o hay signos de infección en la zona, o sangrado, lo ideal es acudir al médico.

Para encontrar la causa del picor en el ano a menudo es suficiente con realizar una buena historia clínica. El médico debe saber cómo es la dieta y los hábitos de higiene para así poder descartar que esas sean las causas.

En algunas ocasiones puede ser necesario realizar un tacto rectal y una exploración del ano. De esta manera se puede comprobar que no existan lesiones como hemorroides o heridas que causen ese picor.

Hemorroides picor ano

Quizá te interese: Consejos que te ayudan a aliviar las hemorroides

¿Cuál es el tratamiento del picor en el ano?

Para tratar el picor en el ano lo más importante es controlar las medidas de higiene. Después de hacer de vientre se recomienda lavar la zona con un jabón neutro o con toallitas húmedas. Seguidamente hay que secar la zona suavemente con una toalla limpia.

Existen ciertas pomadas y lociones que pueden aliviar la zona. También se recomienda espolvorear un poco de talco. Otras medidas generales que son imprescindibles son:

  • Evitar rascarse y tener cortadas y limadas las uñas por si acaso.
  • Cuidar la dieta. Los alimentos picantes pueden irritar mucho más el ano.
  • No se deben utilizar laxantes. Por ello también se recomienda consumir más fruta y fibra.

En los casos en los que la causa del picor en el ano sea una infección el médico elegirá el tratamiento más adecuado. Lo mismo ocurre cuando se trata de una enfermedad de la piel.

­

­

Lo importante es saber que el picor en el ano puede tener muchas causas. Aunque lo más común es que se trate de algo benigno y que se autorresuelve, lo ideal es acudir al médico si las molestias persisten o se complican.