Atención Primaria no ha iniciado por falta de voluntad política

Atención Primaria no ha iniciado por falta de voluntad política

SANTO DOMINGO, RD .- República Dominicana cuenta con infraestructura y fuente de financiamiento para la implementación de la Estrategia de Atención Primaria, por lo que se considera que este modelo no se ha implementado por falta de voluntad política.

Así lo debatieron este viernes varios actores del sistema de salud del país en el panel: “Desafíos de la implementación de la atención primaria y récord médico electrónico único”, con el doctor Eduardo Read como moderador.

En este panel, realizado durante el primer Congreso Latinoamericano de Salud Digital en un hotel de la capital, participó el superintendente de Salud y Riesgos Laborales, doctor Pedro Luis Castellanos; Magdalena Rathe, directora de la Fundación Plenitud; la doctora Francisca Moronta, presidenta de la Sociedad Dominicana de Médicos Familiares; y José Manuel Vargas, presidente de la Asociación Dominicana de Administradoras de Riesgos de Salud.

El doctor Castellanos aseguró que para implementar este modelo se invertiría menos del 10 por ciento del per cápita, por lo que no considera que se trate de falta de dinero sino de voluntad política para decidir cuándo entra esta estrategia.

Mientras que el señor Vargas explicó que de la recaudación de la evasión y elusión en la Seguridad Social puede implementarse esta estrategia, por lo que expresó que no está lejos de ocurrir.

La doctora Moronta destacó que el médico familiar es imprescindible en este modelo, sin embargo, las Unidades de Atención Primaria no están dirigidas por estos especialistas.

De acuerdo con la licenciada Rathe destacó que hay dos elementos importantes en los sistemas de salud, los indicadores y el gasto en salud y en ambos aspectos la situación del país es “penosa”. Aseguró que con la atención primaria ambos aspectos mejorarían significativamente.

Los panelistas coincidieron en la necesidad de implementar la medicina preventiva y promoción de la salud, en vez de curar.

Por: María Santana.