ATENCIÓN: ¿Qué detecta un análisis de orina?

ATENCIÓN: ¿Qué detecta un análisis de orina?

El análisis de orina es una prueba diagnóstica que se emplea para detectar diferentes tipos de trastornos de salud. En este análisis se examina el aspecto, la concentración y el contenido de la orina. Los resultados pueden sugerir la presencia de una enfermedad que luego se confirmará con otros métodos.

Es importante señalar que un análisis de orina no permite, por sí solo, obtener un diagnóstico definitivo. Es el médico quien interpreta las implicaciones de los resultados. Este tipo de pruebas se hacen para establecer la presencia de un trastorno, pero también para prevenirlo o hacerle seguimiento.

En el análisis de orina se detectan las sustancias que el cuerpo no es capaz de retener o que deben ser eliminadas. Con tan solo 10 mililitros de orina se pueden obtener indicios claros de un buen número de enfermedades como la diabetes, el mieloma múltiple y la insuficiencia renal.

¿Para qué se ordena un análisis de orina?

En términos generales, el médico ordena un análisis de orina con alguno de los siguientes propósitos:

  • Evaluar la función de los riñones:la densidad de la orina permite establecer si los riñones están funcionando adecuadamente o no.
  • Detectar gérmenes: si hay sospecha de infección urinaria, el análisis de orina se ordena para detectar la presencia de gérmenes y/o el tipo exacto del germen que está presente, mediante un urocultivo posterior.
  • Detectar la presencia de algunas sustancias: hay sustancias que en condiciones normales no deberían estar presentes en la orina. Si lo están, pueden ser indicio de algún trastorno de salud.
  • Valorar la repercusión de algunas enfermedades o medicamentos: la presencia, o el nivel de algunos componentes, permite establecer si una enfermedad ha mejorado o empeorado, o si un medicamento ha producido un efecto secundario indeseable.

Médico con bote de orina

Sigue leyendo: La presencia de nitritos en la orina

Tipos de exámenes de orina

Hay diferentes tipos de análisis de orina, según el procedimiento que se emplee para realizarlo y el objetivo que se pretenda con el mismo. Los análisis habituales son los siguientes:

  • Urinoscopia: es el análisis del aspecto de la orina a simple vista. El color, la turbidez y el olor arrojan datos importantes, aunque no concluyentes.
  • Tira reactiva: consiste en poner una pequeña cantidad de orina sobre una tira especial que tiene algunos componentes químicos. Estos reaccionan ante la presencia de algunas sustancias en la orina y la tira cambia de color.
  • Sedimento de orina: se lleva a cabo en el laboratorio y consiste, primero, en separar los líquidos de los sólidos presentes en la orina. Estos últimos se examinan bajo el microscopio para establecer si están hay ciertas partículas o elementos celulares.
  • Estudio bioquímico: se hace en el laboratorio y también permite establecer la presencia de algunas sustancias o elementos que pueden ser indicativos de una enfermedad. Es un análisis más exhaustivo que llevan adelante los bioquímicos con técnicas especiales.
  • Estudio microbiológico: estos es el cultivo de la orina, o urocultivo, capaz de establecer si hay infección, así como nombrar el germen causante de la misma.

Descubre más: Leucocitos en la orina: ¿qué significan?

Los hallazgos en el análisis de orina

La presencia de nitritos en la orina
Será el profesional médico quien indique qué análisis realizar y en qué momento del proceso diagnóstico

Lo habitual es que, en principio, se haga una inspección general de la orina para detectar si hay rasgos anómalos en su aspecto. La orina normal es transparente y con poco olor.Por ende, cuando es turbia o expide un olor muy fuerte se puede sospechar que algo no anda bien.

Lo que sigue es hacer una prueba inicial con una tira reactiva. Al aplicar una pequeña muestra de orina sobre ellas, estas tiras permanecen con su color habitual si la orina es normal, o cambian de color si está presente alguna sustancia que no debe estar ahí.

Este instrumento detecta:

  • Acidez o pH: si es anormal sugiere problemas en las vías urinarias o en los riñones.
  • Densidad: la densidad elevada es síntoma de deshidratación.
  • Proteína: la elevada presencia de proteína sugiere problemas renales.
  • Glucosa: si la orina contiene glucosa puede ser indicio de diabetes.
  • Cuerpos cetónicos: también indicativos de diabetes, sobre todo de descompensaciones que podrían ser graves.
  • Bilirrubina: su presencia sugiere la posibilidad de enfermedades hepáticas o daños en el hígado.
  • Sangre: puede ser señal de infección, daño renal, cálculos renales, cáncer renal o en la vejiga. Es un signo que amerita desarrollar más métodos complementarios para arribar al diagnóstico.
  • Nitritos o esterasa leucocitaria: sugieren la presencia de una infección.

La presencia de algunos componentes en la orina implican la necesidad de realizar un análisis de laboratorio más detallado -como sedimento urinario, estudio bioquímico o estudio microbiológico. Será el médico quien determine los pasos a seguir. Es fundamental que te atengas a las indicaciones del profesional para no saltearse ningún paso y que acudas a consulta ante síntomas urinarios.