ATENCIÓN: Tés herbales para bajar el nivel de ácido úrico

ATENCIÓN: Tés herbales para bajar el nivel de ácido úrico

¿Necesitas bajar el nivel de ácido úrico de tu cuerpo? Este desecho se produce cuando el organismo metaboliza las purinas que provienen de algunos alimentos. Normalmente, los riñones se encargan de filtrarlo para, posteriormente, eliminarlo a través de la orina.

Sin embargo, en ocasiones se presentan dificultades para realizar este proceso, ya que el cuerpo lo produce en grandes cantidades o reduce su capacidad para expulsarlo. Como consecuencia se origina un trastorno conocido como hiperuricemia, que puede detonar otros problemas en el organismo, como por ejemplo la gota.

El tratamiento médico suele incluir medicamentos para reducir la producción de ácido úrico y fármacos antiinflamatorios. No obstante, los casos más leves pueden controlarse a través de la dieta y algunos suplementos. Hoy proponemos 6 tés herbales que favorecen su control.

Tés herbales para bajar el nivel de ácido úrico

Es muy importante brindarle apoyo al organismo para reducir el nivel de ácido úrico. Si bien inicialmente su acumulación pasa desapercibida, con el tiempo puede causar inflamación y dolor en las articulaciones. Así pues, si la prueba sanguínea arrojó niveles altos de este desecho, es fundamental seguir un tratamiento para regularlo.

Los remedios naturales, entre los cuales se destacan los tés herbales, estimulan el funcionamiento renal para facilitar la expulsión de este residuo mediante la orina. Sin embargo, es importante consultar al médico antes de consumirlos, ya que en ciertos casos no son apropiados.

Descubre: 5 causas de un nivel alto de ácido úrico

1. Té de jengibre

Raíz y polvo de jengibre
El jengibre aporta nutrientes antiinflamatorios que pueden reducir las molestias de esta enfermedad.

Hay investigaciones científicas que sugieren que el consumo de té de jengibre disminuye el dolor asociado con la acumulación de ácido úrico en las articulaciones. Aunque se requieren más evidencias para corroborar estos efectos, este remedio es una buena opción para complementar el tratamiento de afecciones como la gota.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de raíz de jengibre rallada (7 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • Miel de abejas (opcional)

Preparación

  • En primer lugar, vierte el jengibre rallado en una taza de agua.
  • Pon a hervir la bebida y déjala reposar unos minutos.
  • Finalmente, cuélala y endúlzala con un poco de miel.

Modo de consumo

  • Ingiere una taza de té a media mañana y repite su consumo 2 o 3 veces al día.
  • Tómalo durante 15 días seguidos, descansa una semana y retómalo.

2. Té de apio

El té de apio es un remedio útil para bajar el nivel de ácido úrico en la sangre. Durante muchos años ha sido uno de los mejores complementos contra la gota, la retención de líquidos y problemas urinarios.

Ingredientes

  • 1 cucharada de hojas de apio (15 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Hierba las hojas de apio en una taza de agua.
  • En seguida, deja reposar la bebida y cuélala.

Modo de consumo

  • Toma una taza de té de apio en ayunas y repite su ingesta 2 veces al día.
  • Consúmelo por lo menos 3 veces a la semana.

3. Té de ortiga

Infusión de ortiga
La ortiga favorece la eliminación renal del ácido úrico al promover la actividad depurativa.

La ortiga (Urtica dioica) es un remedio herbal que se emplea tradicionalmente para problemas como la gota y el dolor articular. Tiene propiedades diuréticas que ayudan a promover la función renal para aumentar la orina y bajar el nivel de ácido úrico.

Ingredientes

  • 1 cucharada de hojas de ortiga (15 g)
  • 1 taz de agua (250 ml)

Preparación

  • Para empezar, vierte las hojas de ortiga en una taza de agua.
  • En seguida, pon a hervir el té y déjalo reposar.
  • Cuando esté tibio, cuélalo.

Modo de consumo

  • Toma una taza de té de ortiga a media mañana.
  • Repite su consumo durante 15 días seguidos.

No dejes de leer: Cómo reducir la acumulación de ácido úrico incluyendo 7 frutas en la dieta

4. Té de hibisco

Uno de los tés herbales tradicionales para bajar el nivel de ácido úrico es el té de hibisco. Esta flor de jardín disminuye la acumulación de ácido úrico en la sangre, evitando que se deposite en las articulaciones.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de hibisco seco (7 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Vierte el hibisco seco en una taza de agua.
  • Posteriormente, deja hervir la bebida unos 3 o 5 minutos.
  • Más tarde, cuando esté apta para su consumo, fíltrala con un colador.

Modo de consumo

  • Ingiere una taza de té en ayunas durante 20 días.

5. Té de diente de león

Infusión diente de león
El diente de león es un potente diruético que ayudaría a la expulsión renal del ácido úrico.

La bebida de diente de león aporta importantes beneficios a la salud renal. Debido a sus propiedades diuréticas, incrementa la producción de orina y facilita la expulsión de las sustancias de desecho del cuerpo. Aunque no está probado como remedio para la gota, su consumo ayuda en el control de la hiperuricemia.

Ingredientes

  • 1 cucharada de diente de león (15 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Pon a hervir el diente de león en una taza de agua.

Modo de consumo

  • Tras colar la bebida, tómala en ayunas.
  • Puedes repetir su consumo 2 o 3 veces al día.
  • Realiza el tratamiento durante 15 días.

6. Té de abedul

El abedul tiene un efecto depurativo en la sangre que contribuye a bajar el nivel de ácido úrico. Asimismo, favorece la expulsión de toxinas y reduce la carga sobre el sistema renal.

Ingredientes

  • 1 cucharada de abedul (15 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Primero, vierte el abedul en una taza de agua.
  • Seguidamente, pon a hervir la bebida, 2 o 3 minutos.
  • Por último, deja reposar la preparación y fíltrala con un colador.

Modo de consumo

  • Bebe una taza de infusión 3 veces al día, durante 10 días.

Para concluir…

Es importante recordar que la eficacia de los remedios mencionados puede variar en cada persona, dependiendo de su estado particular. Las evidencias sobre su acción son limitadas. En su mayoría, se trata de datos anecdóticos que deben ser corroborados con más estudios.

A pesar de lo anterior, el uso de tés herbales se puede considerar como complemento del tratamiento. Por supuesto, para su uso seguro, es esencial consultar previamente sus efectos secundarios o contraindicaciones.