Científicos publican en la web la secuencia de ARN mensajero de la vacuna de Moderna

Científicos publican en la web la secuencia de ARN mensajero de la vacuna de Moderna

Utilizando restos de viales, investigadores de la Universidad de Stanford lograron decodificar la “receta” de una de las vacunas más exitosas del mundo. Pfizer había publicado semanas atrás la suya. Esto ayudaría a identificar mejor cuando se analicen muestras si están mirando secuencias del virus COVID-19 o vacunas para tratar el virus

Las vacunas de ARN se han convertido en una herramienta clave para derrotar a la actual pandemia por COVID-19 mediante dos de las vacunas más exitosas hasta ahora aplicadas, como lo son las de los laboratorios Pfizer-BioNTech y Moderna.

Y debido a su éxito en eficacia para combatir al virus SARS-CoV-2 y a su alta seguridad al generar muy bajos o nulos efectos adversos, han generado la intriga de miles de científicos que se preguntan cuál es su “receta”. Pero esa respuesta que forma parte de los secretos de cualquier desarrollo de laboratorio ya salió a la luz y no fue precisamente por sus creadores.

Un grupo de científicos de la Universidad de Stanford pudo determinar las secuencias de las vacunas Pfizer y Moderna, e incluyó las secuencias de ARNm en una publicación que realizaron en Github, una de las principales plataformas para crear proyectos abiertos de herramientas y aplicaciones, que se caracteriza sobre todo por sus funciones colaborativas que ayudan a que todos puedan aportar su granito de arena para mejorar un código. Como buen repositorio, el código de los proyectos que sean abiertos puede ser descargado y revisado por cualquier usuario, lo que ayuda a mejorar el producto y crear ramificaciones a partir de él.

Los expertos afirman que la publicación ayudará a los investigadores de todo el mundo a identificar mejor cuando analicen muestras si están mirando secuencias del virus COVID-19 o vacunas para tratar el virus, porque pueden dar falsos positivos.

En la publicación, los científicos afirman que pudieron recolectar pequeños fragmentos de las vacunas de viales que de otro modo se habrían descartado, bajo la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para la investigación en los Estados Unidos. La secuencia de Pfizer ya está disponible públicamente, lo que significa que los científicos pudieron verificar su trabajo, pero la secuencia de ARNm de Moderna no se había publicado previamente. Los científicos declararon que consultaron con Moderna antes de publicar, pero no recibieron una respuesta.

Los investigadores Andrew Fire y Massa Shoura precisaron que no era simplemente “aplicar ingeniería inversa” a una vacuna: “No aplicamos ingeniería inversa a la vacuna. Publicamos la secuencia putativa de dos moléculas de ARN sintético que se han vuelto suficientemente frecuentes en el entorno general de la medicina y la biología humana en 2021. Las secuencias serían útiles para permitir a los investigadores identificar rápidamente si las secuencias que están viendo son de origen terapéutico o infecciosas”.

Las vacunas de ARNm funcionan mediante la entrega de información genética que permite que las propias células del cuerpo produzcan una proteína viral, como una versión inofensiva y diseñada de la proteína de pico que usa el coronavirus para abrirse camino en las células del cuerpo. Cuando el cuerpo produce posteriormente esa proteína, el sistema inmunológico se moviliza rápidamente para combatirla, realizando una especie de ejercicio de entrenamiento con fuego real que lo prepara para combatir el coronavirus real; el ARNm real entregado por la vacuna se desintegra rápidamente, pero los anticuerpos se mantienen como una guarnición contra futuras infecciones.

Según la oficina de noticias del MIT, esto permite una producción mucho más fácil y rápida que las generaciones anteriores de vacunas que se basan en la fabricación de proteínas en condiciones de laboratorio. La secuencia de ARNm sirve más o menos como una especie de código fuente para la vacuna. Los documentos que el equipo de Stanford publicó en Github incluyen dos páginas de explicación y dos páginas que contienen la secuencia completa del ARNm de la vacuna de Moderna. Los investigadores escribieron en el informe que aunque el ARNm de Moderna ha terminado en una gran franja de la población, los científicos y el personal médico no tienen acceso a las secuencias genéticas reales involucradas.

“Con el lanzamiento de vacunas para COVID-19, estos ARNm sintéticos se han convertido en especies de ARN ampliamente distribuidas en numerosas poblaciones humanas”, escribieron los investigadores. “A pesar de su ubicuidad, las secuencias no siempre están disponibles para tales ARN. El intercambio de información de secuencia para terapias ampliamente utilizadas tiene la ventaja de permitir que cualquier investigador o médico que utilice enfoques de secuenciación identifique rápidamente tales secuencias como derivadas de la terapia en lugar de hospedante o infecciosas en origen”.

“A medida que la vacuna se ha ido implementando, estas secuencias han comenzado a aparecer en muchos estudios de diagnóstico y de investigación diferentes”, dijeron los científicos de Stanford Andrew Fire y Massa Shoura. “Conocer estas secuencias y tener la capacidad de diferenciarlas de otros ARN en el análisis de futuros conjuntos de datos biomédicos es de gran utilidad. Hay una economía de escala sustancial y un valor educativo en tener las secuencias disponibles lo antes posible y en no tener que adivinar de dónde vienen”.

El fundador del sitio PowerDNS, Bert Hubert, pudo usar datos disponibles públicamente para revelar la secuencia de ARNm de Pfizer a fines del año pasado. Sin embargo, como escribió Hubert en una publicación de blog separada, esto no significa que alguien vaya a preparar en casa alguna de las vacunas pronto en una “revolución de fabricación distribuida”. Hubert detalló la cadena de suministro ridículamente complicada que impulsa la fabricación de vacunas de las compañías farmacéuticas, que involucra numerosos ingredientes complejos, producción de ADN y ARNm en instalaciones especializadas, y combinación de ARNm y lípidos en nanopartículas de lípidos (LNP), la última de las cuales quizás solo sea un número bajo de los expertos capaces de hacerlo. Los pasos finales, incluida la formulación en la que los LNP se mezclan con otros ingredientes más genéricos y se envasan en viales, también requieren conocimientos y equipos especializados, y la distribución posterior a los pacientes es su propio desafío técnico de enormes proporciones.

“Técnicamente, el último paso de la cadena de suministro de estas vacunas de ARNm COVID-19 es la producción de la proteína de pico. Eso es lo que sucede en las células de tu cuerpo después de recibir la vacuna. Ustedes son la revolución de fabricación de vacunas distribuida a nivel mundial”, concluyó Hubert.