¿Cómo sabemos si tenemos parásitos intestinales?

¿Cómo sabemos si tenemos parásitos intestinales?

Para saber si tenemos parásitos intestinales debemos prestar atención a ciertas molestias que comentaremos a continuación con mayor detalle.

¿Cómo sabemos si tenemos parásitos intestinales?
  • ¿Qué es el equilibrio hidroelectrolítico?
  • Magnesio: ¿puede ayudar a aliviar los síntomas de la menopausia?
  • ¿Cuál es la función del zinc en el cuerpo?

La infección por parásitos intestinales es, desgraciadamente, un problema de salud que afecta a muchas personas, sin importar sexo o edad.

Su detección no resulta sencilla, ya que los síntomas que presenta no son exclusivos de esta afección. Algunos de ellos pueden incluir cansancio; ansiedad; problemas digestivos; dolor de cabeza o trastornos de peso.

Es importante que saber que, ante una sintomatología de este tipo, lo más recomendable es acudir al médico. Este se encargará de pautarnos un tratamiento adecuado, que debemos seguir de manera responsable. Pero, ¿qué es exactamente lo que nos ocurre?

Los parásitos intestinales

parasitosis intestinal

Los parásitos son microorganismos que se instalan dentro de otro organismo y se nutren de él. Se desarrollan debido a la falta de higiene (tanto personal como al manipular alimentos), así como por las condiciones del lugar donde se consumen.

Los parásitos intestinales son generalmente protozoos (como la giardia) o gusanos (como oxiúridos o tenias) que ingresan en el cuerpo y usan el intestino como refugio. Una vez dentro suelen reproducirse, dando lugar a la sintomatología anteriormente mencionada.

El problema aparece cuando hay un desequilibrio que altera nuestros niveles de pH, enzimas o flora intestinal. Esto provoca que los microorganismos se vuelvan patógenos y agresivos, ya pueden originar todo tipo de enfermedades. Dependiendo de nuestro sistema inmunitario, la infección podría progresar hasta causar graves complicaciones.

Por ello, conviene mantener equilibrado el organismo a través de una buena alimentación y unos buenos hábitos de higiene.

¿Cómo podemos saber si tenemos parásitos?

Según afirma la Clínica Mayo, los síntomas más habituales son los siguientes:

  • Cansancio.
  • Dolor de cabeza.
  • Pupilas dilatadas.
  • Ojos hinchados.
  • Ansiedad y nerviosismo.
  • Insomnio sin motivos aparentes.
  • Trastornos intestinales (estreñimiento o diarrea).
  • Picores en la punta de la nariz, en los ojos o en la zona anal.
  • Trastornos del apetito (exceso o falta de hambre sin motivo aparente).

Aunque estos síntomas también pueden deberse a otros motivos, si los padecemos a menudo y durante varios días o semanas, es recomendable que acudamos a un especialista para que nos examine y nos dé un diagnóstico y, de ser el caso, nos ofrezca el tratamiento más adecuado.

La parasitosis es muy común en los niños y, por lo general, puede ser difícil de detectar. Por ello, debemos fijarnos si se rascan la punta de la nariz o la zona anal, o en si están más nerviosos, sin que haya una causa aparente.

Por otra parte, debemos tener en cuenta que si tenemos mascotas en casa, debemos desparasitarlas cada mes, ya que con el contacto directo es fácil que se nos traspasen los parásitos que ellos suelen padecer a menudo.

La alimentación es fundamental

Además de seguir el tratamiento pautado por el médico, para eliminar los parásitos deberemos procurar llevar una buena alimentación. De lo contrario, podríamos agravar la situación.

Será fundamental eliminar rotundamente:

  • El alcohol.
  • La leche y derivados lácteos.
  • El azúcar y los alimentos azucarados.

Además, deberemos reducir el consumo de hidratos de carbono refinados (arroz blanco, pasta, bollería, etc). Eso sí, jamás debemos tomar ningún tipo de alimento ni realizar cambios en la dieta sin el consentimiento médico.

Es posible que el profesional sanitario incluya en sus recomendaciones algunos alimentos como:

  • El ajo. Se cree que este alimento posee propiedades antiparasitarias contra la criptosporidiosis, según afirma este estudio de la Universidad de Alejandría (Egipto). Si tenemos dificultades para digerirlo, podemos untarlo en pan tostado o bien comprarlo en cápsulas o comprimidos.
  • Las semillas de calabaza también contienen propiedades para luchar contra el Aspiculuris tetraptera en experimentos realizados con roedores. Las podemos moler y mezclar con los alimentos si así lo deseamos.
  • Las semillas de papaya. Podemos preparar un batido de papaya y añadirle unas cuantas semillas.
semillas de calabaza Food Thinkers

No te pierdas: Con estos dos ingredientes limpiarás tu cuerpo de parásitos

Para concluir

La mejor prevención consiste en cuidar que el intestino funcione correctamente, evitando sobre todo las diarreas recurrentes o el estreñimiento. Para ello, seguiremos una buena alimentación, rica en frutas y verduras frescas, con una correcta hidratación.

  • Algunos alimentos recomendables contra el estreñimiento pueden ser las semillas de lino, las ciruelas pasas o los yogures con fibra.
  • Si sufrimos diarreas, son recomendables alimentos astringentes como el arroz blanco. De la misma forma, deberemos recurrir a un médico para que nos ayude a determinar el porqué de esta situación.

Hay que tener en cuenta que los parásitos intestinales alteran la flora intestinal y suelen proliferar cuando esta no está equilibrada. Por eso, conviene tomar medidas preventivas y cuidar el organismo con