Dermatitis y corticoides ¿cómo se relacionan?

Dermatitis y corticoides ¿cómo se relacionan?

Dermatitis y corticoides van de la mano, ya que los segundos suelen ser el tratamiento de las primeras. Usados convenientemente, los corticoides serán tus aliados para espaciar y minimizar los brotes de la dermatitis.

Los corticoides tienen muy mala prensa por los efectos secundarios que se les atribuyen. Sin embargo, si se emplean bajo prescripción médica son más seguros de lo que parece. Cuando se utilizan de acuerdo al criterio profesional se respeta el margen de seguridad correspondiente.

¿Qué es la dermatitis?

dermatitis y corticoides
En los niños una forma habitual de dermatitis es la dermatitis del pañal, que puede ser tratada con corticoides.

La dermatitis es una enfermedad inflamatoria, crónica y que produce picor en la piel. El tratamiento de elección cuando hay un brote son los corticoides tópicos. Dermatitis y corticoides se relacionan puesto que se trata de los medicamentos de elección, seguros y eficaces siempre que se usen de forma adecuada en el tratamiento de la dermatitis.

Prevenir o espaciar la frecuencia de aparición de estos brotes es determinante para la calidad de vida del paciente. Al prevenir y espaciar los brotes se consigue utilizar corticoides en menos ocasiones.

¿Por qué se utilizan corticoides tópicos?

Los corticoides pueden ser naturales o sintéticos. Los naturales son hormonas del grupo de los esteroides que nuestro cuerpo sintetiza a partir del colesterol. Intervienen en los procesos inflamatorios, inmunológicos y controlan el estrés.

Por otro lado los corticoides sintéticos, como la hidrocortisona, se sintetizan modificando la estructura de los corticoides naturales. Son los que habitualmente se comercializan en forma de preparados medicamentosos. La forma tópica se refiere a la posibilidad de aplicarlos directamente sobre la lesión.

Lee también: Tratamiento y recomendaciones para combatir la rosácea

¿Cómo actúan los corticoides?dermatitis y corticoides

Estos medicamentos poseen efecto antiinflamatorio, vasoconstrictor, inmunomodulador y antiproliferativo. Se aplican en la piel porque disminuye la inflamación, el picor y el rascado provocado por la dermatitis. Si se manejan de forma adecuada ayudan a controlar los brotes de la dermatitis, aunque no la curan.

En función de su potencia podemos clasificar los corticoides de la siguiente forma:

  • Muy alta potencia: son los más eficaces, donde se incluye el clobetasol.
  • Alta potencia: como la metilprednisolona que es uno de los principios activos más prescritos para tratar las pieles atópicas. En este grupo también están la beclometasona y la betametasona que se emplean para tratar eccemas y dermatitis.
  • Baja potencia: como la hidrocortisona, que incluso en concentraciones muy bajas, se comercializa como especialidad farmacéutica publicitaria (EFP).

Dermatitis y corticoides: efectos secundarios

Los efectos secundarios de los corticoides que se emplean en el tratamiento de las dermatitis dependen principalmente de los siguientes factores:

  1. El medicamento: según sea la potencia del fármaco los efectos secundarios varían. Cuanto mayor sea la potencia mayor es la probabilidad de que se desencadenen efectos secundarios.
  2. La piel: no es lo mismo aplicar un corticoide en los codos o en la planta de los pies que aplicarlo en la cara, en los pliegues o en los genitales, donde la piel es más fina y se absorbe más fácilmente.
  3. Edad del paciente: la piel de los niños, ancianos y adolescentes es más susceptible de sufrir efectos secundarios.
  4. Vehículo: no se absorbe igual a través de la piel una solución líquida que una crema, pomada o ungüento. Cuanto más graso es el excipiente mayor es la absorción y por tanto la duración de la acción.
  5. Duración del tratamiento: el riesgo de que aparezcan efectos secundarios es mayor cuanto más tiempo dure el tratamiento. Por esta razón, a veces es mejor emplear un corticoide de alta potencia durante pocos días que uno de potencia menor alargando el tratamiento.
  6. Superficie a tratar: cuanto mayor sea área a tratar, mayor es la posibilidad de que haya efectos secundarios.

También te puede interesar: Cómo prevenir la irritación de la piel

¿Conoces los efectos secundarios de los corticoides?

A nivel de la piel producen efectos secundarios irreversibles como las estrías, arañas vasculares o la atrofia dérmica. No obstante también producen otros que son reversibles como el eritema facial, variaciones de la pigmentación de la piel, acné o rosácea entre otros.

Los corticoides son fotosensibilizantes, aspecto muy importante que hay que tener en cuenta para utilizar protección solar cuando se utilicen. Además, también pueden ocasionar efectos secundarios a nivel sistémico, aunque son poco frecuentes y se deben a la absorción del corticoide a través de la piel. Entre estos efectos secundarios se encuentran:

  • Retraso en el crecimiento.
  • Hipertensión.
  • Diabetes mellitus.
  • Efecto mineralocorticoide.

Conclusión

Para evitar el uso de corticoides si sufres dermatitis, además de seguir las indicaciones de tu médico procura utilizar cremas emolientes especificas entre brote y brote. De esta forma controlas la enfermedad y evitas el uso excesivo de medicación.

Se pueden evitar los efectos adversos de los corticoides si los empleas únicamente por prescripción médica. Debes seguir las indicaciones de posología y duración del tratamiento dadas por tu médico.