El Ejército de Estados Unidos anunció que dará de baja a los soldados que no estén vacunados contra el COVID

El Ejército de Estados Unidos anunció que dará de baja a los soldados que no estén vacunados contra el COVID

Los soldados estadounidenses que se nieguen a recibir la vacuna COVID-19 serán dados de baja inmediatamente, anunció este miércoles el Ejército de Estados Unidos, diciendo que la medida era fundamental para mantener la preparación para el combate

La orden del Ejército se aplica a los soldados regulares del Ejército, a los reservistas del Ejército en servicio activo y a los cadetes, a menos que tengan exenciones aprobadas o pendientes.

La orden de baja es la última de una rama militar estadounidense que retira a los miembros del servicio no vacunados en medio de la pandemia, después de que el Pentágono hiciera obligatoria la vacuna para todos los miembros del servicio en agosto de 2021.

Hacia fines de enero, la Armada dio su primera orden de baja por este motivo. En ese momento, el Cuerpo de Marines había hecho lo propio con 334 miembros, y la Fuerza Aérea, con 111.

La gran mayoría de las tropas en servicio activo han recibido al menos una dosis. Alrededor de 79 militares uniformados de los diferentes servicios han muerto a causa del nuevo coronavirus.

(Reuters)

(Reuters)

La preparación del ejército depende de que los soldados estén preparados para entrenar, desplegar, luchar y ganar las guerras de nuestra nación”, dijo la secretaria del ejército Christine Wormuth. “Los soldados no vacunados representan un riesgo para la fuerza y ponen en peligro la preparación”.

Los servicios militares han llevado a cabo un proceso metódico para tratar a los que rechazan la vacuna, así como a los que solicitan exenciones médicas, administrativas o religiosas. Las revisiones requieren el asesoramiento de personal médico y capellanes, así como de los altos mandos.

El número de tropas dadas de baja empezará a crecer exponencialmente cuando terminen esas revisiones y las tropas tengan sus últimas oportunidades de vacunarse. Las demandas sobre la vacuna obligatoria también se están abriendo paso en los tribunales.