Eliminar de raíz la bacteria Helicobacter pylori naturalmente.

Eliminar de raíz la bacteria Helicobacter pylori naturalmente.

Sin saberlo, una amplia franja de la población mundial, casi el 50%, está infectada por la bacteria Helicobacter pylori.

A pesar de que casi en el 90% de los casos esta contaminación no tiene consecuencias, en otras ocasiones puede ser un factor serio de agravamiento para las personas que sufren de úlcera gástrica.

Esta bacteria infecta la mucosa de las paredes del estómago y es cierto que hay una relación muy estrecha entre la pobreza y las infecciones por Helicobacter pylori ligadas a la falta de higiene. La bacteria Helicobacter pylori es especialmente responsable de las gastritis crónicas, las úlceras de duodeno y juega un rol importante en el origen de ciertos tipos de cáncer gástrico.

Hasta el año 1982 nadie podía pensar que una bacteria pudiera sobrevivir en el estómago teniendo en cuenta la extrema acidez del medio. En efecto, esta bacteria vive exclusivamente en el estómago y es el único organismo conocido que puede sobrevivir en un ambiente tan ácido.

El Helicobacter pylori segrega una enzima que le permite sobrevivir a los jugos gástricos neutralizándolos. La bacteria actúa entonces de dos formas: aumenta la secreción de jugos gástricos y debilita la estructura de la mucosa gastroduodenal. Al estar menos protegida, la pared del estómago o del duodeno es atacada por los jugos gástricos.

¿Cómo se contrae?

El Helicobacter pylori se encuentra únicamente en el estómago de los seres humanos y la transmisión se realiza de manera directa, es decir; de una persona a otra y habitualmente dentro del seno de la misma familia.

La forma más habitual de infectarse consiste en un contacto directo con el líquido o las secreciones del estómago como el vómito o la saliva.

La saliva es en efecto, una de las formas posibles de infección sobre todo cuando se trata de niños en donde el vómito y la salivación son más frecuentes y pueden infectarse de otros, por ejemplo, cuando intercambian objetos que se llevan a la boca.

También la bacteria puede encontrarse en las heces, especialmente en momentos de diarrea pero en estos casos puede sobrevivir durante muy poco tiempo. Sin embargo, en los países más desarrollados, la transmisión por contacto con las heces, o por alimentos o por agua contaminada es muy poco probable, dadas las buenas condiciones de higiene.

¿Qué efectos tiene la bacteria?

Los síntomas más conocidos de la bacteria son visibles cuando la úlcera ya se ha declarado. Las sensaciones son:

– Sensación persistente de ardor estomacal.

– Eructos e inflamación.

En ocasiones, la úlcera se agrava y provocar los siguientes síntomas:

– Náuseas.

– Vómitos.

– Fatiga extrema.

– Pérdida de peso.

– Gusto a sangre en la boca.