Factores de riesgo de la osteoporosis

Factores de riesgo de la osteoporosis

La osteoporosis puede ser una enfermedad limitante, pero en parte prevenible. ¿Cuáles son los factores de riesgo que se pueden modificar? Te contaremos más sobre ellos.

  • Ectoparásitos: ácaros, pulgas y más
  • TSH baja: ¿cuáles son las causas?
  • Síntomas del infarto de miocardio en mujeres

La osteoporosis posee factores de riesgo que explican su presentación en ciertos grupos poblacionales. Se trata de una enfermedad común que puede afectar tanto a hombres como a mujeres.

Se caracteriza por una masa ósea disminuida y fragilidad esquelética aumentada, lo que lleva a un mayor riesgo de fracturas. Esta afección debilita los huesos y los expone a lesiones que, de otro modo, no aparecerían.

Los sitios más comunes de fractura por fragilidad son la columna vertebral (en forma de fracturas por compresión), la cadera y la muñeca. Se calcula que en los Estados Unidos, más de 53 millones de personas ya tienen la enfermedad o poseen un riesgo elevado de osteoporosis debido a la baja masa ósea, según los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Factores de riesgo de la osteoporosis

Una caída desde una altura de pie, el hecho de chocar con algo, o un simple traumatismo, son orígenes de fracturas cuando hay densidad ósea disminuida. No todos llegan al estado extremo del padecimiento, pero existen factores de riesgo que predisponen a la osteoporosis. Veamos algunos.

Alimentación pobre en calcio

Los hábitos alimenticios pueden aumentar el riesgo de desarrollar osteoporosis. Una dieta sin suficiente calcio ni vitamina D contribuirá a la debilidad de los huesos. El calcio ayuda a la construcción de la arquitectura ósea, y la vitamina D a mantener la fortaleza del hueso.

Los productos lácteos son ricos en calcio, y algunos productos no lácteos contienen agregados de este mineral. También se puede obtener de los suplementos, aunque lo ideal es lograr una ingesta de la mayor cantidad posible de la manera natural, es decir, desde los alimentos.

La vitamina D está disponible en el pescado graso, como el salmón y el atún, y se la agrega a muchas leches y cereales. La piel también produce vitamina D a partir de la luz solar. De todas maneras, hay que tener cuidado de evitar la exposición solar en horarios de riesgo.

Alimentos con vitamina D
La vitamina D es clave para el desarrollo óseo y el mantenimiento de la buena salud de los huesos

Sigue leyendo: ¿Qué nos aporta la vitamina D?

Sedentarismo

Un estilo de vida inactivo o con reposo prolongado tiende a debilitar los huesos. Lo mismo sucede cuando debemos pasar largos períodos postrados por culpa de una enfermedad o tras una cirugía.

Por el contrario, el hueso responde al ejercicio volviéndose más fuerte. Los ejercicios de carga y resistencia son los mejores e incluyen caminar, trotar, subir escaleras, jugar tenis, bailar, levantar pesas y usar máquinas de entrenamiento con pesas.

Tabaquismo

Fumar es malo, tanto para los huesos como para el corazón y los pulmones. Las mujeres que fuman tienen niveles más bajos de estrógeno en comparación con las no fumadoras, y a menudo pasan por la menopausia antes.

Los fumadores también pueden absorber menos calcio de sus dietas. Cuando se combinan los estrógenos bajos con un calcio deficiente, se torna imposible para el hueso reconstruir lo que se daña por el envejecimiento. Es así que el tabaquismo constituye un factor de riesgo notorio de osteoporosis.

Consumo de alcohol

El consumo excesivo de alcohol aumenta el riesgo de pérdida ósea y fracturas en mujeres y hombres jóvenes. Puede llevar, a su vez, a la mala nutrición y a mayor riesgo de caerse.

Esto sin mencionar todos los otros efectos deletéreos sobre la salud que posee la droga. Las personas alcohólicas pueden evolucionar hacia una insuficiencia hepática, enfermedades cardiovasculares y alteraciones del sistema nervioso central y periférico.

Uso de medicamentos

El uso de ciertos medicamentos a largo plazo, como los glucocorticoides, los antiácidos que contienen aluminio, ciertos tratamientos contra el cáncer, la hormona tiroidea en dosis excesivas y algunos anticonvulsivos, puede provocar la pérdida de densidad ósea y fracturas.

No todos los medicamentos son factores de riesgo para osteoporosis, pero es fundamental que los mismos sean prescritos por médicos que valoren las interacciones y las condiciones del paciente. Si entre los efectos adversos hay posibilidad de perder calcio, se deberá consumir con precaución en mujeres menopáusicas.

Otros factores de riesgo asociados

Las mujeres tienen posibilidades aumentadas de desarrollar osteoporosis por el solo hecho del sexo. Tienen menos tejido óseo en proporción y pierden hueso más rápido que los varones debido a los cambios que ocurren con la menopausia.

También sucede que a mayor edad, se incrementa el riesgo de osteoporosis. Los huesos pierden densidad con el envejecimiento y se vuelven más delgados y débiles. Esto es más notorio en las personas que poseen una estructura pequeña de su cuerpo.

Del mismo modo, antecedentes familiares de fracturas precoces o sin explicación son un factor de riesgo. Aunque no puede hablarse de una patología familiar, hay vínculos genéticos que explican la aparición en ciertas personas.

Densidad ósea disminuida en la osteoporosis
Las personas con estructura ósea pequeña están más expuestas a una osteoporosis en su edad avanzada

Sigue leyendo: 8 trucos naturales para fortalecer tus huesos

Cambiar los factores de riesgo para prevenir la osteoporosis

La osteoporosis es una condición que afecta con severidad la calidad de vida. Si bien no es posible predecir el desarrollo futuro de la patología, se pueden identificar los factores de riesgo para prevenirla.

Algunas características no pueden cambiarse, como el sexo o la edad, pero otras son hábitos modificables. La alimentación, el ejercicio, la exposición al sol y el consumo de tabaco o alcohol son posibles de cambiar.