Hidroclorotiazida: usos y efectos secundarios

Hidroclorotiazida: usos y efectos secundarios

La hidroclorotiazida es un fármaco conocido por su uso en la hipertensión arterial, pero no se acaba aquí su aplicación. Si bien lleva bastantes años en el mercado, todavía sigue siendo eficiente en sus funciones de alivio.

Hidroclorotiazida: usos y efectos secundarios

La hidroclorotiazida es un fármaco que, en términos básicos, funciona como diurético. Esto quiere decir que estimula la fabricación y expulsión de orina por parte de los riñones para reducir así el volumen de líquido circulante.

Se ha empleado, de mala manera, para terapias que se vendían como un milagro en la pérdida de peso. Sin embargo, podemos imaginar que el efecto era falso, pues deshidrataba a las personas y otorgaba una sensación de descenso de masa, cuando en realidad se perdía líquido.

Sigue leyendo para saber más sobre este fármaco que tiene su principal función entre los hipertensos. Descubre sus efectos adversos y cómo se debe usar con la indicación médica adecuada.

Usos de la hidroclorotiazida

La hidroclorotiazida tiene dos usos principales: el tratamiento de la hipertensión arterial y el alivio de los edemas que remiten a la acumulación de líquido. Vale aclarar que no todos los edemas se benefician con esta terapéutica ni todas las dosis actúan del mismo modo.

Respecto a la hipertensión arterial, como se trata de un diurético, lo que se propicia es la expulsión de líquidos sobrantes para aliviar la presión sobre las arterias del cuerpo. En esta enfermedad hay un aumento de la fuerza con la que la sangre golpea las paredes arteriales, por lo que se buscan mecanismos para reducir ese golpeteo.

De manera tradicional, son tres las formas de reducir la presión arterial: disminuyendo la frecuencia del corazón, ampliando la dilatación de las arterias o descargando líquido sobrante del cuerpo. La hidroclorotiazida es un fármaco que produce este último efecto.

Al incidir sobre el riñón, el medicamento aumenta la cantidad de sodio y cloro que este órgano filtra. Como habrá más sodio en la orina, el electrolito arrastrará agua por sus propiedades químicas y eso determinará más volumen al orinar.

Una segunda propiedad está en la dilatación que produce en las pequeñas arterias corporales. Si bien es menor que la potencia diurética, sería lo que explicaría que la tensión disminuya pasadas 4 semanas de uso, y se sostenga en el tiempo.

Respecto a los edemas, dijimos que no todos ellos son tratables con hidroclorotiazida. Deben ser acumulaciones de líquidos en el cuerpo que respondan a fallos cardíacos o renales y, en menor medida, hepáticos. De otro modo, su administración será en vano.

Usos de la hidroclorotiazida
La hidroclorotiazida es un medicamento con propiedades diuréticas. A menudo, se sugiere en pacientes con hipertensión arterial.

Sigue leyendo: Edema: 6 consejos para combatirlo con la dieta

¿Qué efectos secundarios tiene?

La hidroclorotiazida tiene efectos secundarios frecuentes y otros poco frecuentes. Entre los primeros, el principal es el que se liga a la deshidratación si la dosis no es la adecuada. Esto va de la mano con una pérdida aumentada de electrolitos, como el sodio y el potasio.

Si se elimina demasiado potasio a causa del medicamento, el cuadro clínico será el de la hipopotasemia o hipokalemia. En los casos graves, esto conduce a una arritmia cardíaca por fallas en la transmisión del latido en el músculo del corazón. También el resto del tejido muscular se resiente y aparece una fatiga extrema con astenia.

Este medicamento es capaz también de aumentar concentraciones plasmáticas de otras sustancias, como el azúcar y el colesterol, sobre todo la versión mala o LDL. Por ello debe recetarse con precaución entre diabéticos y personas con hiperlipidemia.

Entre las reacciones adversas poco frecuentes están las siguientes:

  • Calcio bajo en sangre.
  • Aumento del ácido úrico.
  • Disminución de la cantidad de lágrimas en el globo ocular.

Se han registrado reacciones alérgicas graves con anafilaxia, pero muy esporádicos. En dichas situaciones, los pacientes padecieron trombocitopenia, que es una disminución en la cantidad de plaquetas, lo que derivó en fallos de la coagulación con el consiguiente riesgo de vida.

Interacciones de la hidroclorotiazida

Las interacciones medicamentosas ocurren cuando dos fármacos coinciden en acciones o vías metabólicas dentro del cuerpo del mismo paciente. Entonces, puede suceder que al tomar hidroclorotiazida aparezcan efectos no deseados si se está tomando otro.

Unos productos que hay que tener en cuenta mucho son los antiarrítmicos. Como uno de los efectos adversos del fármaco es la hipopotasemia, esto podría alterar más una arritmia ya existente.

Asimismo, otra interacción que se debe considerar es con el litio. Las personas que consumen litio deben tener unos valores puntuales del mismo en la sangre para no padecer problemas y, a la vez, tratar su condición. Se emplea en el trastorno bipolar, por ejemplo, o la esquizofrenia.

La hidroclorotiazida aumenta las concentraciones de litio en la sangre por su acción sobre el riñón. Al cambiar la forma en que este órgano elimina el otro fármaco, lo concentra en el plasma y sus efectos se potencian, al punto de ser peligrosos.

Otra interacción es con la luz solar. Este medicamento es capaz de sensibilizar en demasía la piel, por lo que los pacientes hipertensos que la consumen deben extremar sus cuidados frente a la radiación UV, empleando ropa adecuada y protectores que la bloqueen.

Interacciones de la hidroclorotiazida
A la hora de tomar hidroclorotiazida hay que tomar varias precauciones, ya que el medicamento puede interactuar con otros fármacos.

Descubre más: Los 15 mejores diuréticos naturales

Un viejo fármaco aún con utilidad

Aunque se trata de un medicamento que lleva años en el mercado, la hidroclorotiazida sigue siendo prescrita porque su utilidad está comprobada. Reduce los valores de presión arterial y disminuye edemas en personas cardíacas.

Siempre debe ser recetada por un profesional, con las dosis acordes y con el seguimiento de las interacciones. Si bien no son muchas, hay que considerarlas. Este fármaco se puede usar con seguridad en la mayoría de los casos, ya que el perfil de reacciones adversas es bastante conocido.