Nueva Zelanda comenzó a relajar su estricto sistema de cuarentena y reabrirá sus fronteras en un plan de cinco etapas

Nueva Zelanda comenzó a relajar su estricto sistema de cuarentena y reabrirá sus fronteras en un plan de cinco etapas

La primer ministro de Nueva ZelandaJacinda Ardern, dijo que el país comenzará a reabrir sus fronteras en un plan por etapas que comenzará con sus propios ciudadanos, mientras relaja un estricto sistema de cuarentena que se impuso al comienzo de la pandemia.

La primer ministro reconoció el dolor causado por las estrictas reglas de cuarentena, pero dijo que las medidas salvaron vidas.

El plan de cinco etapas comenzará con los neozelandeses completamente vacunados en la vecina Australia, a quienes se les permitirá regresar a casa a partir de la medianoche del 27 de febrero, y se extenderá a los neozelandeses completamente vacunados en otras partes del mundo a partir del 13 de marzo.

El gobierno prevé que las fronteras estarán completamente abiertas para todos en octubre.

“Estamos bien encaminados para llegar a ese destino”, dijo Ardern en Auckland sobre la reapertura total. “Pero aún no hemos llegado a ese punto”. En lugar de ir a los hoteles de cuarentena del gobierno, donde los espacios han sido limitados, las personas que lleguen completamente vacunadas podrán aislarse por sí mismas durante 10 días.

Nueva Zelanda impuso los estrictos controles fronterizos como parte de su estrategia para eliminar el virus y desde el comienzo de la pandemia, el país ha registrado casi 17.000 casos y solo 53 muertes.

El año pasado, Nueva Zelanda implementó una política de “burbuja de viaje” con Australia, pero terminó abruptamente después de que los casos en viajeros crearan un nuevo grupo de casos.

El nuevo plan surge a medida que la variante más contagiosa de Omicron se propaga dentro de Nueva Zelanda, y los controles fronterizos comienzan a verse como un obstáculo para los esfuerzos por volver a la normalidad.

Los aeropuertos de Nueva Zelanda permanecieron vacíos por casi dos años, y buscan su total funcionamiento en octubre cuando se abran las fronteras
EFE/EPA/KIM LUDBROOK

Los aeropuertos de Nueva Zelanda permanecieron vacíos por casi dos años, y buscan su total funcionamiento en octubre cuando se abran las fronteras EFE/EPA/KIM LUDBROOK

Por el momento, los ciudadanos a los que se les ha permitido ingresar al país a través de un sistema de lotería deben permanecer en una instalación de cuarentena estatal durante 10 días, pero la falta de espacios ha impedido que muchas personas regresen a sus hogares.

La propia Ardern reconoció que los controles fronterizos se han convertido en una fuente de molestias para muchos, aunque subrayó que también salvó vidas. “No hay duda de que para Nueva Zelanda ha sido una de las partes más difíciles de la pandemia. Pero la razón por la que está a la altura de una de las cosas más difíciles que hemos experimentado es, en parte, porque la pérdida de vidas a gran escala no lo es”.

“Había vida antes, y ahora vida con COVID, pero eso también significa que también habrá vida después de COVID, una vida en la que nos hemos adaptado, donde recuperamos algo de normalidad”, dijo Ardern. Nueva Zelanda ha vacunado completamente a alrededor del 93% de su población mayor de 12 años.

Ardern dijo que los controles fronterizos le habían dado al país el tiempo necesario para vacunar a las personas y garantizar que el sistema de salud no se viera abrumado por los pacientes.

Bajo la reapertura de la frontera, algunos trabajadores extranjeros críticos también podrán ingresar al país junto con ciudadanos el 13 de marzo, con hasta 5.000 estudiantes internacionales un mes después. Es probable que los australianos y otros que no necesitan visas puedan ingresar a partir de fines de julio, y todos los demás podrán ingresar a partir de octubre.