¿Qué es una bacteriemia?

¿Qué es una bacteriemia?

La bacteriemia es la entrada en sangre de bacterias, ya sea por una infección o por una mala limpieza de material quirúrgico, entre otras posibles causas.

¿Qué es una bacteriemia?
  • Anorexia en hombres
  • ¿Qué es el nistagmo o movimiento ocular involuntario?
  • La diabetes aumenta el riesgo de fracturas en pacientes

Las bacterias son unos microorganismos esenciales para el funcionamiento del planeta y también para el de nuestro cuerpo a nivel individual. Nuestras interacciones con ellas son infinitas, tanto positivas como negativas. A continuación presentaremos una de las más letales: la bacteriemia.

Antes de entrar de lleno en qué es este temido fenómeno, es necesario ahondar un poco en la terminología que rodea a las bacterias. Estos pequeños seres nos rodean a todas horas y en cada una de las actividades que realizamos, aunque no nos demos cuenta.

Conociendo a las bacterias

Las bacterias son organismos unicelulares de pocos micrómetros de longitud. Son procariotas, lo que quiere decir que carecen de núcleo celular y órganos membranosos internos, a diferencia de las células humanas.

Presentan una morfología variada dependiendo de las familias y especies: desde esferas hasta filamentos y formas de muelle rocambolescas.

Según su proceso de identificación mediante agentes colorantes, existen dos tipos de bacterias:

  • Gram-positivas: estas bacterias presentan una característica pared de peptidoglicano que se tiñe con el colorante morado, confiriéndoles un color violeta potente. Estas bacterias se encuentran, en gran medida, en el tracto digestivo.
  • Gram-negativas: a diferencia de las anteriores, su membrana celular no retiene el colorante morado, lo que las brinda una coloración rosa claro.

Esta pequeña apreciación será muy importante en posteriores apartados. Ahora, centrémonos en el tema a tratar.

Las diferencias entre virus y bacterias

¿Qué es una bacteriemia?

Este proceso de mal pronóstico se define por la presencia de bacterias capaces de reproducirse en la sangre. En un principio, a una persona poco familiarizada con el tema podría parecerle que esto no tiene nada de malo, ya que las bacterias se encuentran en nuestra boca, en nuestro tracto intestinal y revistiendo todo nuestro cuerpo.

Una vez más, la respuesta se encuentra en el sistema inmune. Los anticuerpos encuentran a estas bacterias como elementos extraños en el torrente sanguíneo y generan una respuesta inmune para expulsarlas.

Las bacterias, a su vez, viajan por el sistema circulatorio como si de una autopista se tratara y llegan a los distintos órganos corporales, multiplicándose a velocidades de vértigo.

La respuesta inmune, sumada a los propios daños generados por las bacterias, puede suponer un colapso total del cuerpo del que sufre la bacteriemia, llegando incluso a causar su muerte.

También te puede interesar: Las diferencias entre virus y bacterias.

¿Qué tipos de bacteriemia existen?

Existen dos tipos principales, que hacen referencia a la clasificación ya nombrada previamente:

  • Bacteriemia por bacterias gram-positivas.
  • Bacteriemia por bacterias gram-negativas.

Por bacterias gram-positivas

Las especies Staphylococcus, Streptococcus, y Enterococcus son las bacterias gram-positivas que más bacteriemias causan.

Hay que poner especial atención en la especie de Staphylococcus aureus, ya que es la causante más común de este proceso en todo América.Se encuentra en el aparato respiratorio y en la piel de forma normal. Por ello, un procedimiento quirúrgico mal gestionado podría poner en riesgo la vida del paciente.

Pongamos un ejemplo. A la hora de introducir un cateter intravenoso, una mala desinfección del instrumento puede tener un desenlace fatal. Si el tubo ha estado en contacto con la piel del paciente y se ha llevado consigo una muestra de Staphylococcus, introducirlo en el torrente sanguíneo da a la bacteria un nuevo ambiente en el que moverse con facilidad a otros órganos.

Bacterias sepsis

Por bacterias gram-negativas

Las bacterias gram-negativas son las causantes del 24 % de todas las bacteriemias producto de procesos sanitarios y del 45 % de las producidas fuera de hospitales, según un estudio de Oxford Academic. En general, estas bacterias entran al torrente sanguíneo como producto de una infección bacteriana respiratoria, genitourinaria, o gastrointestinal.

Este tipo de bacteriemia también presenta un claro sesgo por edades, pues se da mayoritariamente en personas de 65 años o más.

Hay que hacer especial mención a la especie Escherichia coli. Al ser parte de la flora intestinal natural, es la causante del 75 % de las bacteriemias por gram-negativas en pacientes de riesgo, debido a infecciones en el tracto urinario.

Para saber más: 5 objetos del hogar que acumulan millones de bacterias.

Y yo, ¿estoy en riesgo de sufrir una bacteriemia?

La respuesta es tranquilizadora, pues en principio una persona sana tiene pocas probabilidades de sufrirla. Además, cada vez son más sofisticados los métodos y reglamentos para la desinfección y realización de procesos sanitarios.

Aún así, existen ciertos factores de riesgo como los siguientes:

  • Fallos hepáticos.
  • Necesidad de trasplantes de órganos.
  • Ser VIH-positivo.
  • La edad, ya nombrada previamente.

Es posible llegar a este punto, como hemos dicho, por material quirúrgico mal desinfectado o por una infección propia del organismo descontrolada. No obstante, la bacteriemia puede ser tratada con antibióticos y el pronóstico suele ser positivo si es diagnosticada a tiempo.

Eso sí, es fundamental subrayar una realidad: es necesario acudir al médico de manera inmediata si se sospecha de una infección bacteriana. Así, se evitará que estos microorganismos se multipliquen y puedan entrar en el torrente sanguíneo.