¿Qué son y cuáles son los valores normales de los leucocitos?

¿Qué son y cuáles son los valores normales de los leucocitos?

Los leucocitos son las células de defensa más importantes del cuerpo humano. Su concentración en sangre es reflejo del estado del sistema inmune.
¿Qué son y cuáles son los valores normales de los leucocitos?

El sistema inmune es una compleja red de células y sustancias químicas responsables de proteger al cuerpo humano de gérmenes y cuerpos extraños. Los leucocitos son las células inmunológicas más abundantes del organismo. ¿Te interesa conocer qué son y cuáles son los valores normales de los leucocitos? A continuación, te contamos.

Los leucocitos, o glóbulos blancos, son un grupo de células sanguíneas que participan activamente en la respuesta inmunitaria innata y adaptativa de cada persona, según diferentes estudios. Estos se encargan de combatir infecciones y sustancias dañinas, así como de eliminar células propias anómalas.

Los niveles de glóbulos blancos en sangre se determinan a través de una biometría hemática o hematología completa. El porcentaje de leucocitos puede aumentar o disminuir en respuesta a una amplia gama de enfermedades, por lo que su determinación es indispensable para el diagnóstico y el tratamiento temprano de muchas afecciones.

Características y funciones de los leucocitos

Macroglobulinemia de Waldenström: ¿qué es?
Los leucocitos representan aproximadamente un 1 % de la sangre de un adulto.

Los glóbulos blancos son producidos en la médula ósea a partir de las células madres hematopoyéticas. En general, los leucocitos se encuentran en la sangre, los vasos linfáticos y en todos los tejidos del cuerpo humano. De esta forma, los mismos representan hasta el 1 % del volumen de sangre de un adulto.

La llamada «serie blanca» es capaz de desplazarse libremente por el organismo y carece de pigmentos, a diferencia de los eritrocitos. Algunas de las funciones de los leucocitos incluyen las siguientes:

  • Reconocer y diferenciar compuestos dañinos. 
  • Combatir infecciones por bacterias, virus, parásitos y hongos.
  • Mediar las respuestas inflamatorias.
  • Modular las reacciones alérgicas.
  • Eliminar células anómalas, como las cancerígenas.

Tipos de leucocitos

Existen varios tipos de leucocitos en el cuerpo humano. Estos se pueden clasificar según la forma de sus núcleos y la presencia o no de gránulos en su citoplasma. El tipo de leucocito determina sus funciones específicas dentro del sistema inmune. 

Aquellos que poseen gránulos y varios núcleos son llamados granulocitos e incluyen a los neutrófilos, eosinófilos y basófilos. Por su parte, los que no tiene gránulos y poseen un único núcleo son denominados agranulocitos y engloban a los linfocitos y monocitos.

  • Neutrófilos: constituyen el 50 a 70 % de los leucocitos totales y forman la primera línea de defensa contra las bacterias y los hongos, según estudios.
  • Eosinófilos: participan activamente frente a las infecciones por parásitos y en las reacciones alérgicas. Corresponden al 2 a 3 % de la serie blanca.
  • Basófilos: liberan histamina y otras sustancias que modulan la respuesta inflamatoria. Son los leucocitos menos abundantes, constituyendo entre 0,4 y 1 % de los glóbulos blancos.
  • Monocitos: viajan en sangre a todos los tejidos y se diferencian en macrófagos. Tienen una vida muy corta y forman el 5 a 6 % de los leucocitos.
  • Linfocitos: estos glóbulos blancos son comunes en sangre y en los órganos linfáticos. Representan aproximadamente el 30 % de la serie blanca y son responsables de reconocer agentes dañinos, liberar anticuerpos y destruir células dañadas.

¿Cómo se miden los leucocitos en sangre?

La determinación de los niveles de leucocitos en sangre es llamada conteo de glóbulos blancos. Este procedimiento permite identificar el número de leucocitos a partir de una muestra de sangre venosa. Además, esta prueba forma parte de la biometría hemática, uno de los exámenes de rutina más comunes.

De igual forma, a partir de este examen también se reconocen las concentraciones de los neutrófilos, los eosinófilos, los basófilos, los monocitos y los linfocitos. Estos resultados son de utilidad para evaluar el estado del sistema inmunológico e identificar enfermedades subyacentes, como las infecciones bacterianas y virales.

Valores normales

El recuento de leucocitos puede variar según la edad, el estado de salud de la persona y la estandarización de cada laboratorio. Estudios afirman que los valores normales de glóbulos blancos en adultos se ubican entre 4 500 y 11 000 leucocitos por milímetro cúbico de sangre (mm³). En la infancia, es posible encontrar los siguientes rangos de normalidad para los leucocitos:

  • Recién nacidos: 10 000 – 30 000 glóbulos blancos por mm³.
  • Menores de 1 año: 6 000 – 18 000 glóbulos blancos por mm³.
  • De 2 a 5 años: 6 000 – 15 000 glóbulos blancos por mm³.
  • De 6 a 12 años: 5 000 – 13 000 glóbulos blancos por mm³.

Leucocitos altos

ACV por fibrilación auricular.
Un incremento de leucocitos en sangre puede señalar la presencia de una enfermedad subyacente.

El aumento de los leucocitos en sangre por encima de 11 000 glóbulos blancos por mm³ es denominado leucocitosis. Esta condición suele acompañarse de una elevación de los neutrófilos o de los linfocitos, llamada neutrofilia y linfocitosis, respectivamente.

La leucocitosis es signo de una enfermedad subyacente y a menudo se manifiesta con síntomas como fiebre, inflamación, dificultad para respirar, pérdida del apetito, mareos y escalofríos. Algunas de las causas más comunes del aumento de los glóbulos blancos incluyen las siguientes:

  • Infecciones bacterianas, como neumonía y meningitis.
  • Procesos inflamatorios, como apendicitis, colecistitis y diverticulitis.
  • Quemaduras profundas y extensas.
  • Hemorragias severas.
  • Traumatismos.
  • Estrés.
  • Cáncer, como la leucemia.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (EII).
  • Parasitosis intensas.
  • Crisis alérgicas.
  • Medicamentos, como cortisona, adrenalina y heparina.

Leucocitos bajos

La Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) define a la leucopenia como la disminución de los leucocitos por debajo de 4 000 glóbulos blancos por mm³. Las personas con un recuento bajo de leucocitos pueden presentar fatiga excesiva, infecciones frecuentes, dolor de cabeza y cólicos abdominales. Dentro de las causas más comunes, se encuentran las siguientes:

  • Enfermedades autoinmunes, como el lupus.
  • Alteraciones de la médula ósea por tumores o intoxicación.
  • Efecto de la quimioterapia y la radioterapia.
  • Uso de antibióticos, anticonvulsivantes y corticosteroides.
  • Enfermedad hepática o renal.