Uso de la sangre de pacientes curados de coronavirus en estudio

Uso de la sangre de pacientes curados de coronavirus en estudio

El uso de sangre de pacientes curados de coronavirus podría servir para transfundir los anticuerpos a otra persona con la infección en curso. ¿Qué se sabe hasta el momento? En este artículo lo detallamos.

  • ¿Qué ambientes favorecen la propagación del coronavirus?
  • ¿La polución influye en la propagación y severidad del coronavirus?
  • ¿Se puede contagiar COVID-19 después de haberse recuperado?

El coronavirus es el virus que ha generado la pandemia que está sacudiendo el mundo. Al tratarse de un virus nuevo, no existe ningún tratamiento establecido ni se conocen bien todas sus características. Por ello, se está estudiando el uso de sangre de pacientes curados como posible tratamiento.

Los coronavirus son, en realidad, una familia de virus. El nuevo coronavirus surgió en la ciudad de Wuhan en diciembre de 2019. Tal y como decíamos, al ser una situación inminente, todavía no hay estudios que puedan afirmar con evidencia real nada.

Sin embargo, gracias a todas las investigaciones en curso, día a día se conocen mejor los aspectos de la enfermedad. Por ejemplo, los factores de riesgo de mortalidad o qué tratamientos van funcionando mejor en los pacientes.

En este artículo te explicamos el estudio que se está realizando sobre el uso de la sangre de pacientes curados de coronavirus en otros infectados. Es una técnica que se sabe que permite mejorar mucho el curso de otras enfermedades diferentes al coronavirus.

¿En qué consiste el uso de sangre de pacientes curados?

¿En qué consiste el uso de sangre de pacientes curados?
El uso de sangre de pacientes curados de coronavirus pretende aprovechar los anticuerpos desarrollados para enfrentar el virus en pacientes en estado crítico.

El uso de sangre de pacientes curados de coronavirus es una técnica que ha empezado a utilizarse y que aún está en estudio. Sin embargo, esta misma técnica se ha utilizado en el pasado en el tratamiento de otras infecciones, como por ejemplo, el ébola.

Este tratamiento se basa en un mecanismo llamado inmunidad pasiva. Cuando una persona supera una infección es gracias a unas moléculas específicas frente al virus que ha provocado la infección. Son los anticuerpos.

Estos anticuerpos circulan en la sangre de esa persona y son capaces de neutralizar el virus. La idea es que, si introducimos estos anticuerpos en una persona que está pasando la infección, pueden ayudarle a luchar de manera más efectiva contra el virus.

Actualmente, esta técnica se ha puesto en marcha en Estados Unidos, ciertas ciudades de España, entre otros. Sin embargo, solo se puede utilizar en pacientes que están en estado crítico. Además, debe demostrarse que la otra persona ha eliminado completamente el coronavirus del organismo.

Podría gustarte: El coronavirus no se transmite por el aire según la OMS

¿Cómo se realiza esta técnica?

Médico tomando muestra de sangre
Para llevar a cabo esta técnica, es esencial comprobar que el paciente curado ha eliminado por completo el virus de su cuerpo. Además, la prueba se hace solo sobre pacientes en estado crítico.

Para poder utilizar la sangre como tratamiento de una persona infectada de coronavirus, se deben cumplir diferentes requisitos. En primer lugar, como hemos mencionado, es esencial comprobar que la otra persona ha eliminado el virus de su cuerpo.

Para comprobar esto, se realiza una prueba llamada PCR. Del mismo modo, la persona no puede tener ningún síntoma de la infección. Además, el paciente que va a recibir la sangre suele estar en estado crítico, ya que el tratamiento aún no se sabe si es realmente eficaz.

En realidad, lo que se extrae de la persona curada son infusiones de plasma. El plasma es el líquido presente en la sangre sin células sanguíneas. Este plasma contiene los anticuerpos necesarios para neutralizar el virus en teoría.

Los científicos miden el nivel de anticuerpos y comprueban que no exista ninguna otra enfermedad en el plasma. Una vez hecho todo, se transfunde este plasma al paciente que se encuentra con la infección activa.

Quizá te interese: ¿El coronavirus se transmite sexualmente?

Uso de sangre de pacientes curados de coronavirus: ¿qué debe quedar claro?

El uso de sangre con anticuerpos frente a una infección es una técnica bastante antigua. Ha tenido buenos resultados en ciertas infecciones como la gripe española o el ébola. Sin embargo, no podemos olvidar que, en el caso del coronavirus, se trata de un estudio en curso.

Por ello, aunque supone una posibilidad de tratamiento y se está empezando a utilizar, aún no podemos asegurar su efectividad. No obstante, debido al fundamento de la técnica, la mayoría de los científicos esperan buenos resultados de ella.