Cómo recuperarse de un desprendimiento de retina

Cómo recuperarse de un desprendimiento de retina

El desprendimiento de retina es una enfermedad que sucede de manera aguda. Si no se resuelve, puede progresar hasta causar la pérdida total de la visión. Descubre en este artículo cómo recuperarse después de la cirugía.

Cómo recuperarse de un desprendimiento de retina
  • Ejercicios para la bursitis de cadera
  • La recuperación después de un derrame cerebral
  • Faringitis estreptocócica: síntomas y tratamiento

Desde siempre, la pérdida o alteración de la visión ha sido una preocupación recurrente e importante para el ser humano, ya que somo seres muy visuales. Por ello, recuperarse de un desprendimiento de retina es algo que cobra relevancia en la actualidad, con el avance de las técnicas oftalmológicas.

Aquí te vamos a contar qué es esta patología y cómo se lleva adelante el proceso de rehabilitación posterior a los tratamientos que se implementan para solucionarla. Sigue leyendo y descúbrelo.

¿Qué es la retina?

La retina es una fina membrana transparente que constituye la capa más interna del globo ocular. Es una estructura nerviosa que transforma los estímulos luminosos del exterior en impulsos nerviosos que son trasladados al cerebro.

La retina esta compuesta por 10 capas. Hay nueve capas que poseen células nerviosas que captan la luz para realizar su función. Estas células reciben el nombre de fotorreceptores.

La décima capa, que toca el humor vítreo, el cual es un líquido que rellena el globo ocular, se llama epitelio pigmentado. Esta capa no es nerviosa, sino que sirve para filtrar los nutrientes y  los desechos de los fotorreceptores.

¿Qué es el desprendimiento de retina?

El desprendimiento de retina se produce cuando se separan las nueves capas nerviosas del epitelio pigmentario. Es un proceso agudo que se inicia porque hubo algún desgarro, agujero o desinserción. Después de este punto de entrada, el líquido del humor vítreo va despegando cada vez más la capa hasta causar su separación.

Examen ocular
Una vez diagnosticado el desprendimiento de retina, lo primero es evaluar qué tratamiento será el adecuado para el caso

Quizás te guste: Desprendimiento de retina: qué es, causas y cómo evitarlo

Causas del desprendimiento de retina

Esta situación se puede producir por traumas contusos previos, grandes esfuerzos físicos, intervenciones quirúrgicas del ojo o tumores. Por otro lado, hay personas que tienen más susceptibilidad a tener desprendimiento de retina, ya que poseen alteraciones anteriores en el humor vítreo o en la cavidad ocular.

Por ejemplo, los pacientes miopes tienen más riesgo. Si la incidencia normal de esta alteración está entre el 0,03 y el 0,1 %, en los miopes aumenta, llegando hasta a un 6 %.

Esta es una lista de las causas más frecuentes:

  • Golpes fuertes en la cabeza, sobre todo traumatismos en la región frontal del cráneo.
  • Levantamiento de pesas.
  • Preeclampsia agravada: la preeclampsia en una embarazada es el aumento de la presión arterial, lo cual puede llevar al aumento de la presión intraocular también.
  • Glomerulonefritis.
  • Degeneración por miopía avanzada.
  • Cirugía de cataratas complicada.
  • Retinopatía por la diabetes.
  • Tumores malignos y benignos.

Tipos de desprendimiento retiniano

En función de la causa del desprendimiento, podemos clasificar esta afectación en tres tipos:

  • Regmatógeno: está causado por un desgarro o rotura en todas las capas de la retina, produciendo un acúmulo de líquido. Suele pasar en los miopes avanzados.
  • Fraccional: en el humor vítreo que baña el globo ocular y la retina pueden generarse unos tractos fibrosos deformes que causan tracción. Esto suele suceder en los diabéticos que padecen retinopatía.
  • Exudativo: es el menos frecuente. Es causado por enfermedades sistémicas en las que hay un proliferación de los vasos que atraviesan la retina hacia el interior del ojo.

Síntomas

La persona con desprendimiento de retina tendrá una deficiencia o perdida de la visión en la zona afectada. Es decir, en el lado complicado verá una nube oscura si ha sido una separación total del tejido o unas llamas luminosas si es parcial.

Las personas mayores de 40 años suelen decir que ven manchas oscuras móviles en el campo visual, que describen como moscas volando. Esta sensación se llama miodesopsias.

Quizás te interese: Fotofarmacología, una nueva generación de fármacos

Tratamiento previo a recuperarse del desprendimiento de retina

Dependiendo del tipo de desprendimiento de retina y de la gravedad, se utilizarán unos tratamiento u otros. La fotocoagulación láser es la técnica más utilizada por los oftalmólogos, sobre todo en fases iniciales, cuando solo hay un desgarro o un agujero en la retina.

El láser se utiliza para sellar estas zonas abiertas e impedir que el problema siga avanzando. Por otro lado, también se puede utiliza el frío, que logra cicatrizar la rotura. Esta técnica se llama crioterapia.

Tanto la crioterapia como el láser producen una cicatriz que se instaura entre 1 semana y 10 días. Durante ese periodo, el paciente tiene que estar en reposo. Algunas veces, para fijar mejor la retina, el médico puede inyectar un gas o una silicona dentro del ojo. Después de esta inyección, la postura postoperatoria deberá de ser boca abajo.

Finalmente, si el desprendimiento de retina se complica, se puede retirar el humor vítreo y hacer el procedimiento llamado vitrectomía. El humor vítreo es sustituido por otro material sintético que cumple funciones parecidas.

Cirugía de desprendimiento de retina
La cirugía de desprendimiento de retina, a veces, debe repetirse para lograr el éxito.

¿Cómo recuperarse de un desprendimiento de retina?

Para recuperarse de un desprendimiento de retina es importante seguir las indicaciones del médico. Como medida inicial, se debe mantener reposo tras la operación realizada. 

El 85 % de los pacientes suelen recuperarse del desprendimiento de retina en la primera intervención quirúrgica. Sin embargo, un 15 % necesitará 2 o más intervenciones para completar el proceso.

La recuperación funcional de la visión tiene que ver mucho con el tiempo transcurrido desde la operación. Un 40 % de las personas intervenidas quirúrgicamente alcanzan una buena visión, aunque nunca como la tenían antes. Hay que considerar que la retina posee células nerviosas que no son sustituidas por otras nuevas.

En la antigüedad, los médicos recomendaban a los pacientes evitar actividades que supusieran un esfuerzo físico. Las personas intervenidas de desprendimiento de retina no podían llevar una vida normal, pero eso ha cambiado.

Hoy, con pocos días de reposo, se pueden retomar vidas activas. Es clave acatar las indicaciones y prescripciones del oftalmólogo. También se deben respetar los controles posteriores y regresar a consulta cada vez que se es citado.