Demuestran la eficacia de la terapia triple contra el cáncer de próstata

Demuestran la eficacia de la terapia triple contra el cáncer de próstata

El estudio europeo señala que el tratamiento reduce hasta el 50 por ciento el riesgo de progresión de la enfermedad

Joan Carles, uno de los autores del artículo y jefe del Grupo de Tumores Genitourinarios, del SNC y Sarcoma del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO)

Un grupo de investigadores europeos, dentro del consorcio europeo Peace, en el que ha participado el Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), ha demostrado los beneficios de la terapia triple sistémica en la supervivencia de los pacientes con cáncer de próstata metastásico.

Se trata de un nuevo avance tras más de 10 años en el tratamiento del cáncer de próstata. En concreto el estudio ha mostrado la eficacia de la adición de la abiraterona, un fármaco inhibidor de la biosíntesis de andrógenos de segunda generación, sumado a la prednisona y el docetaxel, un fármaco de quimioterapia, mejoran tanto la supervivencia libre de progresión radiográfica como la supervivencia general.

La investigación, publicada en revista The Lancet, se ha basado en 1.173 pacientes que se dividieron en diferentes grupos para buscar cuál era la combinación de nuevas terapias que ofrecía un mejor resultado. Así, tal y como ha destacado Joan Carles, jefe de sección y responsable de la Unidad de Genitorurinario, Sistema Nervioso Central, Sarcoma y Tumores de Origen Desconocido del Hospital Universitario Vall d’Hebron, “hemos visto que tiene un mejor resultado es aquella en la que se administra la abiraterona combinada con prednisona junto con la privación de andrógenos y docetaxel. Se pudo observar que el riesgo de progresión de la enfermedad se reducía en un 50 por ciento con esta combinación, pasando de 2,05 años de media sin progresión a 4,46, y que el riesgo de mortalidad también bajaba un 25 por ciento”.

En concreto, el estudio ha demostrado cómo, desde los 36 meses de supervivencia que se conseguían con la deprivación androgénica, se pasaba a los 42 meses al añadir quimioterapia, y a los 53 meses cuando el tratamiento supresor se combinaba con abiraterona.

Ene ste sentido, Carles ha subrayado que «ahora, con la triple combinación, esto ha llegado hasta los 60 meses. Una cifra que es muy buena si se tiene en cuenta que, al 85 por ciento de los enfermos que progresaban haciéndose resistentes a la castración en el brazo de control, se les administraban fármacos que habían demostrado que incrementaban la supervivencia en esta situación, con lo que es posible que estas cifras hubieran sido todavía superiores en caso de no haber sido así”.

Terapia contra el cáncer de próstata metástasico

El primer ensayo de la terapia sistémica triple ha demostrado la mejora en los resultados en los pacientes con cáncer de próstata metástasico de novo. De este modo, los avances de la investigación se suman a otros estudios, incidiendo en la idea de que la intensificación temprana del tratamiento es más efectiva que el uso de los tratamientos que se usan secuencialmente cuando la enfermedad se ha vuelto resistente.

Cabe destacar que la investigación se ha centrado en los pacientes de cáncer de próstata metastásico de novo, por lo que no quedaría claro si esta triple terapia podría beneficiar a los pacientes metacrónicos, es decir, aquellos en los que aparecen lesiones metastásicas después de un tiempo del diagnóstico de una primera neoplasia.

Además, como futura vía de investigación también se ha planteado estudiar si la combinación de un tratamiento sistémico de primera línea tan intensivo con radioterapia en el tumor primario podría proporcionar beneficios clínicos adicionales para estos pacientes de cáncer de próstata metastásico.