La diabetes y su relación con la enfermedad renal crónica

La diabetes y su relación con la enfermedad renal crónica

Al conmemorarse el 10 de marzo el Día Mundial del Riñón, el especialista en nefrología Alberto Flores recomienda a pacientes diabéticos realizarse evaluación periódica de la función renal.
Padecer diabetes mellitus aumenta de manera importante el riesgo cardiovascular y renal del paciente

Los riñones ayudan a eliminar los desechos y el exceso de líquido, controlan la producción de glóbulos rojos, además liberan hormonas que ayudan a regular la presión arterial y mantienen el equilibrio del potasio, calcio y vitamina D.

El correcto desempeño de los riñones es sumamente importante, ya que realizan varias funciones en el organismo manteniendo el equilibrio de todo el cuerpo humano, así lo expone el doctor Alberto Flores, jefe médico de la Unidad de Hemodiálisis y Nefrología del Centro Médico de Diabetes, Obesidad y Especialidades (CEMDOE).

El especialista en nefrología explica que, en los pacientes con diabetes, el padecimiento más común es la enfermedad renal crónica diabética, la cual afecta cerca de una tercera parte de la población diabética.

El mayor problema de esta enfermedad renal es que cursa con pocos o ningún síntoma clínico hasta llegar a estados avanzados cuando ya se ha perdido un porcentaje importante de la función renal, siendo su desarrollo progresivo la parte más grave de esta enfermedad. Declara también que, en términos generales, la diabetes y la hipertensión arterial son responsables de cerca de un 70 % de los casos de enfermedad renal crónica.

El especialista señala que otras causas de la insuficiencia renal crónica son las enfermedades glomerulares y hereditarias como la poliquistosis renal autosómica dominante; afecciones autoinmunes, patologías obstructivas del tracto urinario y las infecciones del tracto urinario recurrente.

“El solo hecho de padecer diabetes mellitus aumenta de manera importante el riesgo cardiovascular y renal del paciente. La morbilidad por diabetes es una consecuencia tanto de la enfermedad macrovascular (aterosclerosis) como de la microvascular (retinopatía, nefropatía y neuropatía. Según un estudio realizado en el año 2018 por el Instituto Nacional de Diabetes, alrededor de un 13 % de la población dominicana padece diabetes mellitus”, indica el dr. Flores.