Una etiqueta positiva

Una etiqueta positiva

Por la doctora Marcia Castillo, médico neurólogo, con entrenamiento en Parkinson y movimientos anormales.

marcies76@hotmail.com

(809) 540-2521.

Entre abril  de  2020 y  abril  2021 pasaron los mismos  365 días  que    regularmente  pasan  entre    un  año y otro   si no es   bisiesto.  Como  cada  11 de  abril   mundialmente   se   generan   campañas   de sensibilización y visibilización   sobre “cómo  es  vivir Parkinson”  coincidiendo   con el natalicio  de  sir  james   Parkinson  neurólogo londinense quien  fue  el  primero  en  describir  en la gaceta  de  neurología   su   famoso  ensayo “ Parálisis  agitante”  y que luego  en honor a  él,      el padre de  la neurología  Jean Martin Charcot   acuñaría   bajo  su  epónimo .

Pasaron los  mismos    365  días   es  verdad  pero   con  una  pequeña  particularidad   :  una  pandemia  aguda , brutal  e infecciosa   llamada  Covid-19   arrasó   con millones  de  vidas  y en el camino  se encontró  con  esta  otra,     crónica , silente, de  la cual  centurias  después  de  su  descripción  no sabemos   la  causas. 

Las  enfermedades  neurodegenerativas   son  las  otras  pandemias, las   indoloras,   de  las que   nadie habla,  el Alzheimer  y la Enfermedad de  Parkinson afectan  millones  de   personas  en el  mundo  y su      prevalencia  década tras década es   increscendo   no solamente  afectando  la   calidad  de  vida de  quien  la  padece  si no de  sus  familiares    y cuidadores ,  impactando  el sistema  sociosanitario   y  el  desmembrando   del núcleo  familiar, lo  que  ha  hecho  la  pandemia   aguda  mostrar    más  vulnerables  a  los   vulnerables y   aumentar la  tasas  de desatención  de enfermedades  que ya de  por sí son huérfanas, porque es  bien  sabido   que las  enfermedades  neurodegenerativas  son una  sentencia de  muerte  anticipada  y una  carencia total  del respeto   por la dignidad   humana.

En el   caso  específico del   Parkinson    1  de cada 100  personas  por encima  de  los  65 años  la padece  y es  la segunda   afección  neurodegenerativa en frecuencia  después  del  Alzheimer   y a  pesar de  que este   grupo  no  se  definió dentro de los grupos  de  riesgo lo que sí hemos  observado en  diferentes  países  y  en los  pocos  artículos  publicados  es  lo  siguiente 

  1. Aparición de  casos   nuevo  de  parkinson  post  covid
  2. Agravamiento de los   síntomas  motores  y no motores
  3. Patrones   atípicos  de  parkinsonismo
  4. Necesidad  de incremento de las  dosis  habituales de  la medicación antiparkinsoniana
  5. Variantes miscelánea
  6. Empeoramiento del deterioro  cognitivo  post covid

Hoy se  están llevando a  cabo  una  serie  de  metaanálisis   y   los  centros  de investigación  han  volcado  en    buscar  los mecanismo  patogénicos  que generan la  situaciones antes  dicha  y cuáles  podrían   ser los  casos más   propensos, todo esto  a  partir de un  estudio  que dio la  voz de  alerta   publicado    en The Lancet  que  concluía    que  “Hasta el 65% de las personas con COVID-19 presentan hiposmia, que también es un síntoma premotor común en la enfermedad de Parkinson, este síntoma  sumado al hecho de que se ha informado parkinsonismo después de COVID-19, ha llamado la atención de la comunidad médica sobre el vínculo hipotético entre la infección por SARS-CoV-2 y la enfermedad de Parkinson”

Otro parte  de  la que  aún queda mucho por  decir y mucho por   estudiar  es  el Longcovid, espectro clínico  bajo el cual se acuñan una  serie de   secuelas  extra pulmonares   pero en este  caso preponderantemente  de  la  esfera  neuropsiquiatría:   insomnio, alucinaciones, delirio,  declive cognitivo y empeoramiento de la enfermedad    subyacente, entre  otros.

La   pandemia  por   covid  19  ha venido   a quitar  muchas  máscaras  , la del capitalismo, la de la equidad  , la  de  igualdad  de clases, pero sobre  todo  ha  venido   para   resaltar y recalcar    que vivimos  la  cultura de  la  inmediatez , donde  siguen siendo los  envejecientes  con enfermedades   crónicas  los  grandes  olvidados y  los  grandes  desatendidos,  este  mes de   abril  , Mes  de Concientización   sobre lo que  es vivir  con Parkinson   con un lema   bastante esperanzador “pon una  etiqueta  positiva  “  yo  me pregunto  y les  preguntó , en una  sociedad  Gerascofóbica que  desdeña  sus envejeciente      ¿Quién  pondrá esa etiqueta?¿Cuándo  se  pondrá  esa  etiqueta?  Pero  sobre todo  ¿A  alguien  le interesa?