¿Usted ronca? Probablemente deba perder peso

¿Usted ronca? Probablemente deba perder peso

¿Se siente fatigado durante el día?

¿Se despierta con sensación de no haber dormido?

Realice de forma autoevaluativa las siguientes preguntas.

– ¿Se siente fatigado durante el día?

– ¿Se despierta con sensación de no haber dormido?

– ¿Siente la necesidad de tomar siestas durante el día?

– ¿Le han dicho si ronca mientras duerme, o si hace pausas para respirar?

– ¿Tiene dificultad para dormir?

Este es un cuestionario utilizado por distintas autoridades médicas y cuando la respuesta es positiva a dos o más preguntas, probablemente sugiera el diagnóstico de “Apnea obstructiva del sueño”.

El término “apnea” se define como el cese de la respiración por al menos 20 segundos o más, y esto tiene relación con un trastorno en el que la obesidad representa aproximadamente un 60% de los casos.

Cuando en la obesidad existe el patrón en el que aumenta la distribución de grasa a nivel de cuello y la cavidad torácica se predispone al desarrollo de la apnea obstructiva del sueño. Esto sucede porque obstruye las vías respiratorias y evita la expansión pulmonar adecuada.

¿Quiénes tienen mayor predisposición? Resalto que también puede ocurrir en niños.

– Sexo masculino (4% en hombres y 2% en mujeres)

– Historia familiar (genética)

– Abuso de alcohol, sedantes

– Fumadores

– Obstrucción de vías respiratorias (por desviación del tabique, pólipos, etc.)

– Obesidad (por índice de masa corporal mayor de 30kg/m2)

Entre sus complicaciones podemos mencionar: fatiga crónica, presión arterial elevada, intolerancia a la glucosa, hígado graso, dificultad para concentrarse, pobre desarrollo cognitivo (en niños, principalmente), demencia temprana, entre otros problemas.

Recomendaciones

Asista a un especialista (neumólogo u otorrinolaringólogo) para el correcto diagnóstico mediante un estudio especializado (polisomnografía).

Posteriormente, la pérdida de peso será crucial para el manejo de los síntomas y evitar que recurra en el trastorno. Recordar que el exceso de peso puede ser la causa o consecuencia de la apnea del sueño por lo que investigar el origen resulta crucial en el manejo.

Una dieta equilibrada, que le permita perder peso de forma saludable, y más importante, sostener la pérdida de peso, podría prevenir la aparición de las complicaciones antes mencionadas.

Erika Pérez LaraErika Pérez Lara

  • Compartir por Twitter

Dra. Erika Pérez-Lara Doctora en Medicina. Especialidad en Nutriología Clínica en INTEC. Master en Nutrición y Alimentación en Universidad de Barcelona (UB).