Boris Johnson negó haber roto las medidas contra el coronavirus con la celebración de fiestas en Downing Street

Boris Johnson negó haber roto las medidas contra el coronavirus con la celebración de fiestas en Downing Street

El primer ministro británico se defendió de las denuncias de la oposición, que lo acusan de haber participado de multitudinarias celebraciones en pleno confinamiento en el Reino Unido.

El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, negó este miércoles haber “roto las normas” contra el coronavirus con la celebración de fiestas en la residencia oficial de Downing Street (Londres) en noviembre y diciembre de 2020.

El mandatario fue acusado de “doble moral” por la oposición laborista, que, durante la sesión parlamentaria semanal, cuestionó al jefe del Ejecutivo después de que el diario Daily Mirror publicara que hubo al menos dos fiestas con multitud de personas en las dependencias gubernamentales en época de restricciones en el Reino Unido.

Según el periódico, el primer ministro asistió a un “abarrotado” evento de despedida de un ayudante en noviembre del año pasado, cuando el país estaba en su segundo confinamiento.

Parte de su equipo organizó asimismo una fiesta el 18 de diciembre “en una sala pequeña” de Downing Street, ignorando las limitaciones de contacto social vigentes.

“Se siguieron completamente todas las directrices”, insistió Johnson, que no negó que hubiera asistido a las citadas celebraciones.

El líder laborista, Keir Starmer, antiguo fiscal del Estado, dijo que la “defensa no se sostiene”, pues si hubo los festejos, es que se rompieron las normas. “Está tomando a los británicos por tontos”, le reprochó.

“Es la misma historia de siempre, una semana detrás de otra defendiendo lo indefendible y rompiendo promesas”, declaró el rival de Johnson, que contó con el apoyo de los independentistas escoceses, tercera fuerza en la Cámara de los Comunes.

Keir Starmer, líder laborista, apuntó contra el primer ministro Boris Johnson (Foto: REUTERS)Keir Starmer, líder laborista, apuntó contra el primer ministro Boris Johnson (Foto: REUTERS)

Starmer lamentó el comportamiento del dirigente “tory”: “Sus amiguetes fueron pillados en corruptelas, él trató de salvarles. Downing Street celebra fiestas durante el confinamiento y él dice que no hay ningún problema”.

En su respuesta, Johnson acusó a Starmer de centrarse en tonterías y estar inmerso “en luchas internas” de su partido mientras el Gobierno conservador “cumple con la gente del país”.

La oposición en el Reino Unido perdió este martes en el Parlamento la votación de una moción presentada por el Partido Nacional Escocés (SNP) para censurar al primer ministro británico, por haber actuado como un “mentiroso” ante los ciudadanos desde que llegó al poder.

La mayoría “tory” en la Cámara de los Comunes se impuso por 321 frente a 214 papeletas en una votación con la que la oposición aspiraba a poner el foco en los escándalos que han rodeado a Johnson en las últimos meses, si bien no estaba formulada como una moción de confianza formal contra el jefe de Gobierno.

En la misma sesión parlamentaria, los conservadores tumbaron la propuesta del SNP para rebajar en 41.000 libras (48.000 euros) el salario que percibe Johnson, que cobra unas 160.000 libras (187.000 euros) entre el sueldo como primer ministro y el de diputado.

Las mociones de los escoceses llegan después de que los trabajos paralelos que ejercen numerosos diputados británicos hayan levantado polémica en el Reino Unido.

La oposición británica acusa a Boris Johnson de haber asistido a fiestas en Downing Street durante el confinamiento impuesto en 2020 (Foto: REUTERS/Tom Nicholson)La oposición británica acusa a Boris Johnson de haber asistido a fiestas en Downing Street durante el confinamiento impuesto en 2020 (Foto: REUTERS/Tom Nicholson)

A principios de mes, se reveló que el “tory” Geoffrey Cox, antiguo abogado del Estado, ha ganado al menos 6 millones de libras (7 millones de euros) en empleos en el sector jurídico desde que fue designado diputado en 2005.

“Mes tras mes, escándalo tras escándalo, el pliego de cargos cada vez es más largo, pero ni una sola persona sufre nunca consecuencias”, afirmó en los Comunes el líder del grupo parlamentario del SNP, Ian Blackford.

“Si el primer ministro no afronta las consecuencias, si no es censurado, va a pensar que puede salir airoso del caos que ha provocado en los últimos meses y pensar que puede volverlo a hacer otra vez”, declaró.

El diputado conservador Lee Anderson argumentó por su parte que Blackford debería “disculparse” por no haber subrayado que él mismo ha ingresado 270.000 libras (316.000 euros) por trabajos ajenos a Westminster desde que ocupó su escaño en 2015.

(Con información de EFE)