Bullying aumenta a pesar de la virtualidad

Bullying aumenta a pesar de la virtualidad

Pandemia. El auge de la virtualidad trae consigo incremento del “cyberbullying”. Cifra. El 35.5 por ciento de los niños y jóvenes del mundo desarrollan cibervictimización.

SANTO DOMINGO.- Hay un flagelo que afecta a los niños y niñas de todo el mundo, el acoso escolar o “bullying”, el cual se define como la exposición que sufre un niño a daños físicos y psicológicos de forma intencionada y reiterada por parte de otro, o de un grupo de ellos en un centro de estudios.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la tercera parte de los niños del mundo sufre de este flagelo, revelando que un 32 % de los niños lo ha sufrido, mientras que en el caso de las niñas, un 28 %.

La psicóloga especializada en acoso escolar, Natalia Cárdenas afirma que estos números arrojan la necesidad de enfatizar el compromiso mancomunado de toda la sociedad para combatir esta problemática, a partir del amor, la aceptación y la confianza.

De acuerdo a la UNESCO, el auge de la virtualidad trae consigo un incremento del cyberbullying, en el que el 35.5 % de los niños y jóvenes del mundo desarrollan cibervictimización y el 14.8 % padece ciberacoso.

Entre algunos síntomas que pueden presentar los niños y jóvenes que experimentan esta situación, se destacan:
• Problemas de memoria.
• Disminución del rendimiento académico.
• Apatía.
• Timidez.
• Ideas o intentos suicidas.
• Miedo a estar solo/a.
• Conductas de huida y evitación.
Natalia Cárdenas comparte algunas sugerencias:
• Fortalecer la autoestima, amor propio y aceptación en los hijos.
• La salud física y mental de los niños, es responsabilidad de las familias, profesores y otros actores del sistema educativo. Para apoyarlos en la lucha contra el bullying, se debe promover un lenguaje positivo e inclusivo.
• Reconocer los síntomas del bullying a tiempo, puede evitar futuros escenarios de violencia, enfermedades físicas y psicológicas e incluso tragedias.
Afirma que reducir el impacto del acoso escolar es, por tanto, un compromiso de todos y todas.