Combinaron vacunas de ARNm con otras de diferentes tecnologías y esto es lo que descubrieron

Combinaron vacunas de ARNm con otras de diferentes tecnologías y esto es lo que descubrieron

Investigadores de la Universidad de Oxford analizaron la respuesta inmune al COVID-19 al aplicar primeras dosis de las vacunas de AstraZeneca o Pfizer con segundas dosis de Moderna o Novavax. Los resultados.

Un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, dio un paso más en la investigación de vacunas heterólogas y probó la inmunogenicidad, seguridad y reactogenicidad de la vacunación con formulaciones de ARNm, vector viral y adyuvantes de proteínas.

La publicación en la revista especializada The Lancet recoge datos del ensayo Com-Cov del Oxford Vaccine Group, que está estudiando el uso de diferentes combinaciones de vacunas COVID-19 aprobadas para la primera y segunda dosis de inmunización.

“Dada la importancia del uso flexible de diferentes vacunas COVID-19 dentro del mismo programa para facilitar el despliegue rápido, estudiamos programas de cebado mixtos que incorporan una vacuna con vector adenoviral (AstraZeneca), dos vacunas de ARNm (Pfizer-BioNTech y Moderna) y una vacuna de nanopartículas que contiene glucoproteína de pico de SARS-CoV-2 y adyuvante Matrix-M (Novavax)”, detallaron los investigadores en la publicación.

Hasta la fecha, no hay datos publicados de ensayos controlados aleatorios que examinen la inmunogenicidad y la seguridad de esquemas heterólogos de vacunación COVID-19 de ciclo primario con ARNm mixto, y ninguno examina regímenes que contienen una vacuna de subunidad proteica.

Y en ese sentido, los autores del presente trabajo detallaron que hallaron que el seguimiento de las primeras dosis de las vacunas de Oxford-AstraZeneca o Pfizer-BioNTech con segundas dosis de Moderna o Novavax genera respuestas inmunes sólidas contra COVID-19.

Según vieron los investigadores, la vacuna de Oxford-AstraZeneca seguida de Moderna o Novavax indujeron anticuerpos y respuestas de células T más altas que el programa Oxford-AstraZeneca de dos dosis “estándar” autorizado y altamente efectivo. En tanto, la formulación de Pfizer-BioNTech seguida de Moderna en la segunda dosis indujo mayores respuestas de anticuerpos y células T que el programa estándar de dos dosis de Pfizer-BioNTech.

Asimismo, Pfizer-BioNTech seguida de otra dosis de Novavax indujo anticuerpos más altos que el programa Oxford-AstraZeneca de dos dosis; este programa indujo respuestas más bajas de anticuerpos y células T que el programa de dos dosis de Pfizer-BioNTech.

Los autores detallaron que todos los participantes (1.070 personas) que recibieron una primera dosis de Oxford-AstraZeneca o Pfizer-BioNTech generaron una sólida respuesta inmune cuando se inmunizaron nueve semanas después con una segunda dosis de vacunas COVID-19 fabricadas por Novavax o Moderna. Asimismo, no se plantearon problemas de seguridad.

A la luz de los resultados, este estudio respalda el uso flexible de estas vacunas en los esquemas de inmunización primaria, lo cual es crucial para ayudar al despliegue rápido de estos inoculantes, especialmente en países de ingresos bajos y medianos donde el suministro de vacunas puede ser inconsistente.

Matthew Snape es profesor asociado de pediatría y vacunación en la Universidad de Oxford, e investigador jefe del ensayo, y resaltó que “gracias a estudios como estos, ahora se obtuvo una imagen más completa de cómo pueden ser las diferentes vacunas COVID-19 utilizadas juntas en el mismo programa de vacunación”. “Es alentador que todos estos programas generaron concentraciones de anticuerpos superiores a las del programa autorizado y eficaz de dos dosis de Oxford-AstraZeneca”, consideró.

Y agregó: “El uso de diferentes tipos de vacunas dentro del mismo programa que hemos hecho aquí (por ejemplo, vacunas de ARNm, vacunas de vectores virales o vacunas a base de proteínas) es un enfoque relativamente nuevo para la inmunización. Además de proporcionar evidencia de flexibilidad en el despliegue, estos resultados sugieren que este enfoque también puede ayudar a generar mejores respuestas inmunes”.

En este punto, el director ejecutivo de CEPI, el doctor Richard Hatchett, sumó: “Estos son datos extremadamente alentadores y valiosos sobre el potencial de mezclar y combinar vacunas COVID-19 en programas de inmunización primaria. Saber que una segunda dosis de una vacuna COVID-19 diferente puede generar una respuesta inmune sólida es ventajoso para ayudar al lanzamiento de las vacunas COVID-19 a través de COVAX, especialmente en poblaciones que todavía esperan urgentemente su inmunización primaria o en aquellas que están parcialmente vacunadas”.