Cómo interpretar los datos actuales sobre COVID-19 en EEUU

Cómo interpretar los datos actuales sobre COVID-19 en EEUU

El patrón general es familiar, pero es necesario tener una nueva perspectiva

Los recuentos de casos de coronavirus han alcanzado máximos históricos en Estados Unidos y siguen aumentando. Las hospitalizaciones han superado el punto álgido de la ola Delta. Las muertes están empezando a aumentar.

El patrón general es familiar, pero es necesario tener una nueva perspectiva sobre cómo interpretar estas métricas, ya que una variante más rápida pero menos grave se extiende por el país. He aquí cómo pensar en los datos en los próximos días y semanas.

Los picos de casos muestran que Ómicron aún tiene espacio para crecer

En cuestión de días, el recuento de casos de coronavirus ha batido los récords anteriores en Estados Unidos, ya que la variante Omicron se propaga rápidamente por casi todas partes, incluso en comunidades con altas tasas de vacunación. En todos los estados, excepto en 13, se han registrado casos récord en la última semana.

El promedio de casos diarios por 100.000 habitantes en EEUUEl promedio de casos diarios por 100.000 habitantes en EEUU

Aunque estos recuentos de casos son asombrosos, los expertos afirman que no son tan alarmantes como podrían haber sido hace unos meses o un año. Por el contrario, deberían servir de advertencia para el país, para ajustar los comportamientos y las políticas para reducir las infecciones y proteger a los más vulnerables.

“Las circunstancias han cambiado y debemos adaptarnos”, dijo Shama Cash-Goldwasser, asesora técnica principal de Resolve to Save Lives, una organización sanitaria mundial. “Tenemos una variante menos grave, y además muchos están vacunados, pero las pruebas sugieren que las vacunas no son tan buenas para prevenir la infección con Ómicron como lo eran contra Delta”.

Por muy elevados que sean los recuentos de casos en muchos lugares, lo más seguro es que estén infravalorados ahora mismo, ya que muchas infecciones por Ómicron son asintomáticas o leves y la gente puede no saber que debe hacerse la prueba. La escasez de pruebas también está limitando el acceso, y los expertos dicen que la mayoría de los resultados de las populares pruebas caseras no se comunican a los departamentos de salud pública.

El fuerte aumento de los casos en muchos estados podría ir seguido de fuertes descensos, como se ha observado en Sudáfrica, pero los expertos advierten de que el gran volumen de casos podría dar lugar a un número significativo de personas extremadamente enfermas, incluso a partir de una variante que, en general, provoca una enfermedad menos grave.

“Vamos a tener mucha gente enferma, e incluso si una proporción menor de esos individuos tiene enfermedades realmente horribles y resultados adversos, sigue siendo mucha gente”, dijo Janet Hamilton, directora ejecutiva del Consejo de Epidemiólogos Estatales y Territoriales.

Con tanto riesgo de infección en este momento, los expertos en salud pública dicen que estar atentos a los recuentos de casos y a las tendencias puede animar a la gente a tomar decisiones para protegerse de la infección y evitar infectar a los que les rodean, como ponerse una vacuna de refuerzo o usar una máscara en el interior.

“Todavía estamos en una situación que requiere precaución”, dijo Hamilton. “Llevamos un mes con Ómicron y todavía hay muchas cosas que no sabemos”.

Las hospitalizaciones en EEUU muestran que el sistema sanitario está bajo presiónLas hospitalizaciones en EEUU muestran que el sistema sanitario está bajo presión

Dado que la variante de Ómicron parece causar una enfermedad menos grave, las cifras de hospitalización pueden decirnos menos sobre la enfermedad y más sobre la tensión en el sistema sanitario, que tiene consecuencias para todos.

Las hospitalizaciones aún no han experimentado el mismo crecimiento explosivo que los casos, pero esta métrica tiende a ir por detrás del recuento de casos, y puede que sea demasiado pronto para calibrar el impacto total de Omicron. Lo que sí está claro es que el número de personas hospitalizadas por Covid en todo el país ya ha superado el pico de la oleada liderada por Delta y sigue aumentando vertiginosamente.

Los hospitales, las salas de urgencias, los centros de atención urgente y los consultorios médicos están sobrecargados y faltos de personal en todo el país. Los hospitales de algunas zonas ya están cerrando las cirugías electivas y deben incluso tratar a los pacientes de cuidados críticos en las salas de urgencias.

Y en algunas partes del país, como en la zona Oeste, los hospitales pueden encontrarse en una situación más precaria: ya estaban bajo presión, pues aún no se habían recuperado de la oleada del Delta antes de que empezaran a aumentar las enfermedades provocadas por Ómicron.

En Nueva York las hospitalizaciones eran menores y se han disparado; y en Ohio, las hospitalizaciones ya eran altas y desde entonces han aumentado.En Nueva York las hospitalizaciones eran menores y se han disparado; y en Ohio, las hospitalizaciones ya eran altas y desde entonces han aumentado.

Las cifras de hospitalización no están exentas de fallos. “Los datos nacionales no nos permiten distinguir entre las personas hospitalizadas a causa del Covid-19 y las que dieron positivo mientras estaban ingresadas por otra causa”, afirma Jason L. Salemi, epidemiólogo de la Universidad del Sur de Florida, que hace un seguimiento de los datos del Covid.

Estos “pacientes fortuitos” pueden ser más frecuentes en este momento porque Omicron es muy transmisible. Algunos hospitales informan de que estos pacientes pueden constituir hasta la mitad de sus hospitalizaciones.

Salemi señaló que una infección por coronavirus puede agravar la enfermedad primaria de los pacientes incidentales, suponer un riesgo de infección para el personal y otros pacientes, y contribuir a la carga general de los centros médicos.

Los datos nacionales de hospitalización no incluyen, en particular, medidas actualizadas de la enfermedad grave, como el número de personas con respiradores o la duración de su estancia. (Los datos federales hacen un seguimiento de algunos de estos aspectos, pero llevan un retraso de unos dos meses).

“La ausencia de estos detalles sobre las hospitalizaciones en los datos disponibles no hace más que enturbiar el agua mientras tratamos de entender el impacto de Ómicron”, dijo. Salemi.

Los expertos en salud pública sugieren vigilar a los pacientes de Covid en cuidados intensivos, así como la capacidad de las unidades de cuidados intensivos para calibrar mejor el impacto de Covid en las enfermedades graves. Aproximadamente uno de cada cuatro hospitales estadounidenses con UCI informó recientemente de que al menos el 95% de sus camas de cuidados intensivos estaban llenas.

La tendencia actual de muertos aún no es claraLa tendencia actual de muertos aún no es clara

Existe la esperanza de que la cobertura de vacunación, la mejora del tratamiento médico y las características más suaves de la variante Omicron signifiquen que menos infecciones acaben en muerte. Pero el número sin precedentes de casos puede seguir provocando altos niveles de mortalidad.

“¿Vamos a ver un aumento de las muertes? Sí,” dijoHamilton del Consejo de Epidemiólogos Estatales y Territoriales. “Y van a aumentar si los casos siguen aumentando de esta manera”.

La experiencia a lo largo de la pandemia muestra que se necesitan al menos tres semanas después de un aumento de los casos para ver un aumento resultante de las muertes, lo que puede explicar por qué el recuento de muertes ha aumentado sólo ligeramente hasta ahora.

Las tendencias de las muertes van semanas por detrás de los casos y las hospitalizaciones debido al tiempo que tardan las personas en enfermar gravemente y al tiempo necesario para completar y archivar los registros de defunción. Este retraso varía según el estado y a menudo se alarga en épocas en las que hay más muertes, o cuando una oleada de casos está desbordando el sistema de salud pública, como ocurre ahora.

Ya hay algunos indicios preocupantes de que el número de muertes está aumentando en algunos de los primeros estados del noreste afectados por Ómicron, como Nueva York, Connecticut, Nueva Jersey y Massachusetts.

En general, las muertes pueden predecirse observando las hospitalizaciones y contando hacia atrás tres semanas, lo que sugiere que las muertes casi se duplicarán en las próximas tres semanas, dijo David Dowdy, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins. Pero todavía es posible que las muertes no aumenten tan bruscamente como lo han hecho los casos y las hospitalizaciones, añadió.

“Este vínculo entre las hospitalizaciones y las muertes también se está rompiendo ahora, ya que más personas están siendo hospitalizadas por enfermedades más leves”, dijoDowdy. “Así que en realidad preveo que las muertes no alcanzarán ese nivel”.

“Pero en cualquier caso, en medio de grandes oleadas”, dijo, “no podemos esperar tres semanas a tener datos para actuar adecuadamente ahora”.