Consejos para pacientes con fibrilación auricular

Consejos para pacientes con fibrilación auricular

Una dieta saludable y hacer ejercicios prescritos nos pueden ayudar a evitar complicaciones con la fibrilación auricular. Sigue leyendo y conoce más.
8 consejos para pacientes con fibrilación auricular

La fibrilación auricular (FibA) es una condición cardíaca que afecta la regularidad del ritmo en el corazón y que amerita unos consejos médicos para convivir con ella. Puede ser una enfermedad crónica o persistente, aunque en ocasiones es de breve duración.

Las causas de la FibA son diversas, así como los síntomas que se manifiestan. Entre los mismos se encuentran los siguientes:

  • Latidos acelerados.
  • Fatiga.
  • Dificultad respiratoria.

El tratamiento incluye anticoagulantes, betabloqueadores y antagonistas del calcio. Además, se recomiendan algunos cambios y ajustes en el estilo de vida, relacionados con alimentación y la realización de actividad física.

¿Qué es la fibrilación auricular y por qué ocurre?

El corazón humano late entre 60 y 100 veces por minuto, variando con la actividad. Ahora, independientemente de la frecuencia, el ritmo suele ser muy regular, es decir, el intervalo entre cada latido dura más o menos lo mismo.

Sin embargo, cuando hay fibrilación auricular, el ritmo cardíaco se hace desacompasado; se altera. Dicho de un modo más gráfico, puede haber tres latidos rápidos, uno lento, luego dos rápidos, y así.

Lo normal es que haya aceleraciones cuando hacemos ejercicio, recibimos un susto o, por el contrario, que se desacelere mientras dormimos. Sin embargo, en la fibrilación auricular no pasa de esta manera.

De acuerdo con los estudios, 1 millón de personas en España presentan esta condición. Y por otra parte, se estima que en Estados Unidos son al menos 2,7 millones de pacientes.

En ocasiones, la causa de la FibA es desconocida. Pero otras veces puede producirse por alguna de las siguientes situaciones:

  • Afectación en el funcionamiento eléctrico del corazón.
  • Complicación después de una cirugía de corazón.
  • Hipertensión arterial no controlada.
  • Enfermedad coronaria.

Tipos, síntomas y complicaciones

La fibrilación auricular se origina en la parte superior del corazón, en las cavidades llamadas aurículas. Allí se generan múltiples impulsos de latidos al mismo tiempo y de forma desorganizada. Esto se traduce en la frecuencia cardíaca alterada y en la imposibilidad del corazón para sostener el flujo adecuado de sangre a todo el cuerpo.

Puede ser paroxística, cuando el corazón retorna a su ritmo regular en un periodo estimado de una semana luego del tratamiento o incluso sin intervención. Por otra parte, se habla de FibA persistente cuando la irregularidad se presenta por más tiempo (no remite sola, sino que requiere de tratamiento).

Si se hace presente más de 12 meses se dice que es de larga duración.

Ahora bien, en ocasiones surgen complicaciones por causa de la fibrilación auricular. Y es que debido a la falta de sincronía en el ritmo, puede no haber un total vaciado de sangre en las aurículas. Esto ocasiona la formación de coágulos en el corazón.

Entonces, habría un problema si dichos coágulos se desprenden y producen obstrucciones en las arterias del cerebro o en otras áreas, dando lugar a ictus cerebral, embolia arterial periférica e insuficiencia cardíaca.

ACV por fibrilación auricular.
El accidente cerebrovascular por un coágulo que se desprende de la fibrilación auricular es una de las complicaciones más graves de la enfermedad.

Consejos a seguir para vivir con fibrilación auricular

En los pacientes con fibrilación auricular, llevar una vida normal puede parecer un desafío. Sin embargo, no tiene por qué serlo. Con tratamiento y algunos ajustes en los hábitos pueden seguir realizando la mayoría de sus actividades cotidianas.

Aunque es difícil asegurar que no va a ocurrir alguna complicación, se pueden reducir mucho los riesgos. He aquí algunos consejos para pacientes con fibrilación auricular que deben seguirse para tener una mejor calidad de vida.

1. Respetar el tratamiento

Lo primero y lo más fundamental es seguir las recomendaciones que dé el médico. Es oportuno señalar que los objetivos a los que se apunta con el tratamiento son los siguientes:

  • Restaurar el ritmo cardíaco.
  • Ralentizar la frecuencia excesivamente alta.
  • Prevenir la aparición de coágulos.
  • Reducir la posibilidad de derrames o insuficiencia cardíaca.

En relación con los medicamentos usados para ayudar a controlar la fibrilación auricular, se podrían prescribir anticoagulantes, betabloqueantes, antagonistas del calcio y también inhibidores de la vitamina K.

2. Controlar la presión arterial

La presión arterial se encuentra entre las principales causas de la fibrilación auricular. Por tanto, se debe mantener control de la misma, monitoreando constantemente, cumpliendo con el tratamiento recomendado y respetando las restricciones en la dieta.

3. Observar una pauta de alimentación acorde

Aparte de las recomendaciones generales, relacionadas con comer verduras y frutas frescas, cereales y proteínas magras, hay algunas particularidades que deben tener en cuenta en la dieta los pacientes con fibrilación auricular.

En primer lugar, se deben evitar las grasas trans, sobre todo en los alimentos procesados, así como el exceso de sal. Esto es para mantener los niveles de colesterol y de presión arterial.

Hay que evitar la cafeína, ya sea en el café, el chocolate, el té o en las bebidas energéticas. Así como otros productos y sustancias que puedan hacer que el corazón se acelere.

Por otra parte, conviene ser moderados en el consumo de alimentos ricos en vitamina K, tales como brócoli, espinaca o lechuga. Tampoco se deberían tomar suplementos que contengan dicha vitamina, ya que esta interactúa con los anticoagulantes.

4. Hacer actividad física moderada

Con respecto a si se puede practicar ejercicio con fibrilación auricular, la respuesta es positiva. Aunque esto tiene sus restricciones.

En una persona que haya sido muy activa (un deportista de alto nivel), el diagnóstico de FibA obligará a hacer ciertos ajustes. No significa caer en el extremo de llevar una vida sedentaria, porque esto tampoco resulta beneficioso.

En suma, debemos realizar actividad física moderada, siempre y cuando el cardiólogo lo autorice, y siguiendo sus recomendaciones con respecto al tipo de ejercicios, así como la intensidad de los mismos.

En líneas generales, las investigaciones señalan que el ejercicio físico ligero o moderado incrementa la capacidad funcional y la calidad de vida, así como reduce la mortalidad general y las hospitalizaciones.

5. Manejar el estrés

Se considera que el estrés es un factor en el desarrollo o aparición de alteraciones del ritmo cardíaco. Algunos estudios señalan que el estrés puede incrementar la frecuencia de las palpitaciones. De este modo, contribuiría a empeorar los síntomas de la fibrilación auricular.

Así que hay que hacer todo lo posible por gestionar las emociones, tanto por este como por otros problemas de salud asociados a ello. Al respecto, se recomienda realizar actividades relajantes, tales como yoga y meditación. Es uno de los consejos sobre la fibrilación auricular que tiene repercusiones en la salud general.

6. Diagnosticar la apnea del sueño

Según los estudios, el síndrome de apnea-hipopnea obstructiva del sueño (SAHOS) es una condición prevalente en aproximadamente el 50 % de los pacientes con FibA. Pero el manejo de este síndrome con dispositivos CPAP (presión continua en la vía aérea) ha demostrado una menor tasa de recurrencia de las crisis.

Apnea del sueño tratada con CPAP.
Los dispositivos CPAP permiten mejorar las condiciones de los pacientes con apnea del sueño y reducir las complicaciones.

7. Evitar los cigarrillos y el alcohol

En la investigación antes citada se menciona que tanto el alcohol como los cigarrillos incrementan el riesgo de fibrilación auricular, incluso en personas que no han presentado problemas cardíacos. Por otra parte, las bebidas alcohólicas pueden interactuar con los anticoagulantes.

8. Acudir a control

El paciente con fibrilación auricular tiene entre sus consejos ineludibles el hecho de acudir regularmente a los chequeos médicos pautados, pues padece una patología de cuidado. Es importante conocer cuál es su evolución y cómo es la respuesta al tratamiento para determinar si se debe hacer un cambio en la medicación.