Destacan neumococo es causa más frecuente de neumonía bacteriana 

Destacan neumococo es causa más frecuente de neumonía bacteriana 

Las infecciones respiratorias agudas (IRA) son enfermedades que afectan las vías respiratorias del ser humano, suelen desarrollarse en un periodo menor a 15 días y en muchas ocasiones, pueden desencadenar una neumonía. Estas infecciones suelen suceder por el contagio con un virus o por una combinación de virus y bacterias, siendo el neumococo la causa más frecuente de neumonía bacteriana adquirida en la comunidad.

Las IRA son una de las razones más comunes de consulta médica e ingreso a los hospitales, especialmente en los servicios pediátricos, y pueden poner en riesgo la salud pública de un país. Son la causa principal de mortalidad y morbilidad por enfermedad infecciosa en el mundo; específicamente, cerca de 4 millones de personas mueren cada año por este tipo de padecimientos, afectando en mayor proporción a niños entre los 0 y 5 años y a los adultos mayores. 

Según detalló la doctora Lenny Figueroa, existen ciertos factores que pueden causar que una persona se contagie con un virus o una bacteria más fácilmente y desencadenar una infección respiratoria aguda, tales como la edad, desnutrición, los lugares con alta concentración de gente, altos cambios de temperatura, la contaminación, las infecciones del pasado, la falta de lactancia materna y tener un esquema de vacunación incompleto, entre otros. 

Las infecciones respiratorias agudas, como la neumonía, pueden prevenirse con la puesta en práctica de diversas medidas a nivel personal y comunitario, dentro de las cuales destaca vacunarse y velar porque los esquemas estén completos.

“A nivel mundial, existen dos medidas que han tenido un gran impacto en la salud pública: son la potabilización del agua y la vacunación. Las vacunas son la manera más eficaz de prevenir enfermedades y rebrotes de las mismas; son seguras y pueden proteger a la persona de hospitalizaciones, cuadros graves o hasta de la muerte”, comentó la doctora Figueroa,  líder médica de Vacunas para Pfizer Centroamérica y Caribe (CAC).

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la pandemia por COVID-19 causó el mayor retroceso ininterrumpido de la vacunación en 30 años, generando que 25 millones de niños lactantes no recibieran sus vacunas. Por eso, resulta necesario que tanto niños como adultos asistan a vacunarse o de lo contrario, podrían presentarse más personas enfermas, un incremento en brotes de enfermedades prevenibles por vacunación y sistemas de salud sobrecargados.

Otras maneras de proteger la salud de niños y adultos es evitar el contagio con personas enfermas, cubrirse la boca y la nariz al estornudar o toser, mantener el lavado de manos constante y en el caso de los bebés, promover la lactancia materna para reforzar su sistema inmune. Asimismo, tener una buena nutrición y hábitos saludables de adulto, limitar el contacto con el humo del cigarrillo, fomentar una higiene correcta para evitar hogares hacinados y reducir la contaminación del aire en interiores. 

En caso de que una persona contraiga una infección respiratoria aguda, los tratamientos suelen incluir antibióticos y antivirales, dependiendo del tipo de enfermedad. Solamente si el paciente presenta gravedad, se requerirá hospitalización.