Diferencias entre el kiwi verde y el kiwi amarillo

Diferencias entre el kiwi verde y el kiwi amarillo

En pocas décadas, los kiwis se han convertido en la fruta favorita de muchas personas, tanto por sus propiedades como por su sabor. Las variedades más destacadas son la verde y la amarilla.
Diferencias entre el kiwi verde y el kiwi amarillo

A grandes rasgos, se trata de variedades similares de la misma fruta, pero existen algunas diferencias entre el kiwi verde y el kiwi amarillo. Aunque quizás son sutiles, puede ser que te hagan decantar por uno u otro en tu próxima visita a la frutería.

En poco tiempo, el kiwi ha pasado de ser una fruta casi desconocida y salvaje a ser explotada por el hombre y convertirse en un cultivo de importancia comercial internacional.

Es una fruta sabrosa y nutritiva. Con una pieza mediana se puede cubrir el 85 % de la cantidad diaria recomendada de vitamina C. Además, es de gran ayuda para aquellas personas con problemas intestinales.

Origen y características del kiwi

La fruta del kiwi es originaria de China, donde crece en los bosques templados y en las colinas del suroeste. En realidad, se trata de la baya de una enredadera. Allí era conocida con los nombres de yangtao (melocotón de fresa) y mihoutao (melocotón del mono).

A principios de 1900 se introduce en Nueva Zelanda y desde entonces se cultiva en otras zonas de clima cálido. Es en este país que adquiere la denominación de kiwi, gracias al ave del mismo nombre y que es un símbolo nacional de las islas.

El kiwi verde (Actinidia deliciosa) es el más cultivado a nivel mundial. De entre todas sus variedades, el tipo Hayward es el que destaca por encima de los demás. El kiwi amarillo pertenece a la especie Actinidia chinensis, cuyo cultivo es el segundo en importancia.

Las más notables diferencias entre el kiwi verde y el kiwi amarillo

A simple vista, la mayor diferencia entre las dos frutas es su aspecto físico. Una vez pelado o cortado en rodajas, el amarillo destaca por un llamativo color dorado casi liso. En cambio, el verde tiene un tono verdoso intenso y está moteado de semillas negras.

A nivel externo, el kiwi verde tiene la piel más rugosa, peluda, dura y oscura que el amarillo. En cambio, este último está recubierto por una capa más fina y de un color claro. Todas las partes de la fruta son comestibles, aunque la piel rugosa y dura suele descartarse.

Cuando se prueban, el kiwi amarillo destaca por ser más dulce y suave que el verde. Por este motivo, el primero es perfecto para añadir y decorar platos dulces y postres, como tartas, helados o pasteles. También es ideal para comer solo como tentempié.

Del mismo modo, el kiwi verde se come solo y es el preferido de aquellas personas a las que les atrae el gusto ácido. Es un ingrediente para los smoothies y para servir en multitud de platos salados.

Kiwi verde.
El kiwi verde tiene un gusto más ácido y combina con algunas preparaciones saladas.

Diferencias nutricionales entre el kiwi verde y el kiwi amarillo

Los kiwis son frutas con una alta concentración de nutrientes. Entre ellos destacan la vitamina C, la fibra dietética y los folatos.

Pero además, también contienen otros componentes bioactivos muy interesantes, como enzimas, antioxidantes y variados fitoquímicos. Esta es la composición nutricional de 100 gramos de porción comestible:

  • Agua: 83,90 gramos.
  • Energía: 58 kilocalorías.
  • Proteínas: 1,06 gramos.
  • Lípidos: 0,44 gramos.
  • Carbohidratos: 44 gramos.
  • Fibra: 3 gramos.
  • Potasio: 198 miligramos.
  • Vitamina C: 92,7 miligramos.
  • Vitamina E: 1,36 miligramos.
  • Vitamina B9 (folato): 26 microgramos.
  • Betacaroteno: 52 microgramos.
  • Luteína + zeaxantina: 122 microgramos.

Parece ser que ambos (el kiwi verde y el amarillo) son bastante parecidos en cuanto a su composición. Además, tampoco difieren mucho de otras variedades que se pueden encontrar en el mercado. La principal diferencia se encuentra en los niveles de vitamina C, mucho más altos en el dorado.

El ácido ascórbico (o vitamina C) es un micronutriente importante para el funcionamiento diario. Tiene una propiedad antioxidante que permite combatir la acción nociva de los radicales libres. Es necesario para la producción de colágeno y mejora la absorción del hierro.

Su papel en la salud también es conocido desde hace tiempo. En una revisión de estudios de Cochrane se destaca su papel en el mejor funcionamiento del sistema inmunitario y en la reducción de los síntomas del resfriado común.

Aparte de estas propiedades, el kiwi es una fruta que ayuda al proceso digestivo, tanto por su fibra dietética como por la presencia de algunas enzimas que contribuyen a descomponer las proteínas. También es perfecta para favorecer el tránsito intestinal.

Licuado de kiwi.
El kiwi aporta fibra, fitoquímicos y vitamina C en gran proporción. Esta última predomina en la variedad amarilla.

El kiwi verde y el kiwi amarillo son frutas perfectas para una dieta saludable

La inclusión de abundantes frutas y verduras es un hábito beneficioso y una de las bases de una dieta sana. El kiwi, tanto el dorado como el verde, poseen una interesante cantidad de vitaminas, fibra y antioxidantes que resultan positivos para la salud.

Elegir uno u otro es casi una decisión de preferencias personales, pues las diferencias más importantes son de sabor y textura. Aunque en determinadas épocas y lugares puede ser más difícil encontrar el amarillo, que también resulta más caro.

Ambos se conservan muy bien en casa, fuera de la nevera y al abrigo del sol y el calor. Sin embargo, es preferible vigilar que no se pasen de maduros.

Una vez alcanzado el punto ideal, ya solo queda decidir si se quieren comer solos o acompañados de otras frutas, batidos o en una ensalada. No importa cuándo, pues los kiwis brindan todas sus propiedades, sea cual sea el momento del día en que se comen.