EEUU compró 600 mil tratamientos de un nuevo anticuerpo monoclonal contra el COVID-19

EEUU compró 600 mil tratamientos de un nuevo anticuerpo monoclonal contra el COVID-19

Para abordar la disminución de opciones de tratamiento durante la ola de Ómicron, la administración de Biden compró una cantidad suficiente de un fármaco de anticuerpos aún por aprobar para tratar a 600.000 pacientes con COVID-19, dijeron las autoridades el jueves.

El nuevo anticuerpo monoclonal del gigante farmacéutico Eli Lilly se enviará a los estados sin cargo si la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) aprueba la solicitud de autorización de uso de emergencia de la compañía, dijo el secretario de Salud y Servicios Humanos, Xavier Becerra. “Vamos a intentar estar ahí para atender la demanda”, agregó.

La medida del gobierno se produce después de que los dos principales tratamientos con anticuerpos monoclonales en los EEUU resultaran ineficaces contra la variante Ómicron, que ahora representa casi todos los casos de COVID-19 en el país. Los datos indican que el fármaco de Lilly funciona contra Ómicron, incluida la nueva mutación BA.2.

Los anticuerpos monoclonales fabricados en laboratorio reemplazan al sistema inmunitario del cuerpo humano actuando para bloquear un virus invasor. Administrados por vía intravenosa o mediante inyección, los medicamentos están destinados a administrarse en las primeras etapas de una infección para prevenir enfermedades graves y la muerte. El ex presidente Donald Trump recibió una combinación de anticuerpos después de dar positivo por coronavirus en 2020.

Administrados por vía intravenosa o mediante inyección, los medicamentos están destinados a administrarse en las primeras etapas de una infección para prevenir enfermedades graves y la muerte (REUTERS/Shannon Stapleton)

Administrados por vía intravenosa o mediante inyección, los medicamentos están destinados a administrarse en las primeras etapas de una infección para prevenir enfermedades graves y la muerte (REUTERS/Shannon Stapleton)

Pero a fines del mes pasado, la FDA revocó su autorización de uso de emergencia para el fármaco de anticuerpos de Regeneron, junto con otra de Lilly. Los dos medicamentos habían sido la columna vertebral del tratamiento con anticuerpos, y los médicos se vieron en apuros para encontrar alternativas cuando no funcionaron contra Ómicron. Las terapias alternativas para las infecciones tempranas de COVID-19, incluidas dos nuevas píldoras antivirales de Pfizer y Merck, han sido escasas. También escasea un fármaco de anticuerpos de GlaxoSmithKline que sigue siendo eficaz contra Ómicron.

El problema ha tenido ramificaciones políticas porque algunos gobernadores republicanos promovieron fuertemente los tratamientos originales con anticuerpos. El gobernador de Florida, Ron DeSantis, afirmó que los dos medicamentos de anticuerpos que fallaban contra el Ómicron aún podrían ayudar a algunos pacientes.

“Queremos asegurarnos de que los tratamientos que brindamos funcionen”, dijo Becerra. “Si alguien quiere sugerirles a los estadounidenses que vayan a otro lado, no es a eso a lo que vamos”.

Los científicos dicen que los tratamientos de COVID-19 como los anticuerpos monoclonales no son un sustituto de la vacunación. Por lo general, están reservados para las personas más vulnerables, incluidas las personas mayores, los receptores de trasplantes y las personas con afecciones como enfermedades cardíacas y diabetes.

La administración de Biden compró una cantidad suficiente de un fármaco de anticuerpos aún por aprobar para tratar a 600.000 pacientes con COVID-19 (REUTERS/Leah Millis)

La administración de Biden compró una cantidad suficiente de un fármaco de anticuerpos aún por aprobar para tratar a 600.000 pacientes con COVID-19 (REUTERS/Leah Millis)

Según el contrato del gobierno con Lilly, el Departamento de Salud (HHS) recibiría unos 300.000 cursos de tratamiento del nuevo fármaco de anticuerpos en febrero y otros 300.000 en marzo. Los medicamentos estarían listos para enviarse luego de la autorización de la FDA.

El HHS dijo que los primeros datos indican que el nuevo fármaco de Lilly funciona tanto contra el Ómicron como contra su mutación BA.2, lo que representa una proporción aún pequeña pero en rápido crecimiento de los casos en los EEUU Si BA.2 sigue aumentando, el nuevo fármaco de anticuerpos podría ofrecer una opción de tratamiento viable y la oportunidad de seguir el ritmo.

“Es una constante adelantarse a este virus”, dijo Becerra.

El contrato de Lilly se adjudicó mediante la colaboración entre una unidad del HHS llamada Oficina del Subsecretario de Preparación y Respuesta y la Oficina Ejecutiva del Programa Conjunto del Pentágono para la Defensa Química, Biológica, Radiológica y Nuclear.

Aunque los casos de COVID-19 y las nuevas hospitalizaciones están disminuyendo a medida que retrocede omicron, más de 86 000 pacientes permanecen en el hospital. Las muertes han seguido aumentando, con un promedio de 2.400 por día.

(Con información de AP)