El drama de un hombre turco que lleva 14 meses confinado luego de 78 tests de covid con resultado positivo

El drama de un hombre turco que lleva 14 meses confinado luego de 78 tests de covid con resultado positivo

Muzaffer Kayasan es un paciente de leucemia de 56 años que sigue dando positivo después de más de un resguardado en su casa y un hospital, sin contacto con sus hijos y nietos.

Muzaffer Kayasan puede tener el récord del período más largo de infección para cualquier paciente con COVID-19 en Turquía y tal vez en el mundo. El hombre de 56 años ha dado positivo por la enfermedad potencialmente mortal 78 veces desde 2020 y busca una salida a su situación, que lo ha confinado en su casa y hospitales por un total de 14 meses.

Kayasan, un paciente de leucemia, fue diagnosticado por primera vez con COVID-19 en noviembre de 2020 y fue hospitalizado. Fue dado de alta del hospital después de un breve período de tratamiento y cuando su enfermedad se hizo menos grave. Regresó a su hogar en el distrito Sarıyer de Estambul, esperando una recuperación total en autoaislamiento. Pero fue sólo el comienzo de su encierro.

El autoaislamiento finaliza después de dos semanas, un período reducido recientemente para los pacientes con coronavirus, si dan negativo. Pero para su disgusto, las 78 pruebas a las que se sometió mostraron que Kayasan todavía era positivo para COVID-19. Pasó nueve meses en el hospital y otros cinco meses en casa en autoaislamiento.

El hombre está completamente aislado y solo se comunica a través de un celular o recibe visitas detrás de un vidrio.El hombre está completamente aislado y solo se comunica a través de un celular o recibe visitas detrás de un vidrio.

El hombre hizo un llamado a las autoridades para buscar una solución a su situación, que lo obligaba a pasar sus días solo en su casa donde solo puede ver a sus hijos y nietos a través de una ventana.

Kayasan le dijo a la Agencia de Noticias Ihlas (IHA) el viernes que cuando preguntó a los médicos sobre su situación, le dijeron que las pruebas continúan dando positivo debido a su frágil sistema inmunológico debido a la leucemia. Dijo que estaba sobreviviendo con los medicamentos que le recetaron para mantener su sistema inmunológico reforzado.

“Es un proceso muy difícil”, se quejó.

Su esposa se quedó con Kayasan por un tiempo durante su período de autoaislamiento y dio negativo para COVID-19 dos veces. Su hijo, que también pasó tiempo con él, también dio negativo.

“Primero pensé que era portadora, pero este no es el caso. Nadie excepto ellos se ha quedado conmigo. Creo que estoy más expuesto al virus que ellos”, dijo.

Muzaffer Kayasan es paciente de leucemia y su condición ha impedido su mejoría.Muzaffer Kayasan es paciente de leucemia y su condición ha impedido su mejoría.

“Hasta un gato que pase por la ventana me puede contagiar”, bromeó.

“Me recuperé, pero todavía tengo los restos de COVID-19 en mi cuerpo. Esta es la única explicación que me dieron para las pruebas positivas”, agregó.

El hombre dice que ha perdido su modo cotidiano de vida a causa de la enfermedad que le ha robado toda vida social y la oportunidad de compartir con su nieto bebé al cual sólo puede ver a través de una pantalla de ordenador.

Los médicos insisten su sistema inmunológico debilitado por la leucemia es la razón por la que sigue dando positivo en las pruebas y que en esas condiciones tampoco puede vacunarse.

El hombre ha durado más de un año encerrado entre el hospital y su hogar.El hombre ha durado más de un año encerrado entre el hospital y su hogar.

“No tengo ningún problema aquí aparte de no poder tocar a mis seres queridos. Es muy difícil. Ni siquiera puedo vacunarme por mi condición”, lamentó.

Dice que todas las personas deberían pensar en casos como el suyo y dejar de oponerse a las vacunas, no solo por su propio bien sino por el de los demás.

“No tienes derecho a matar a otros. Esto es inmoral, deshonesto”, concluye.