El G7 prometió ayuda financiera al programa COVAX para una distribución “rápida y equitativa” de las vacunas contra el COVID-19

El G7 prometió ayuda financiera al programa COVAX para una distribución “rápida y equitativa” de las vacunas contra el COVID-19

Los países ricos del G7 se comprometieron este miércoles a apoyar financieramente el sistema de repartición de vacunas Covax, destinado a los países que no tienen acceso a los fármacos anticovid, “para permitir una distribución rápida y equitativa”.

En su comunicado final, los ministros de Relaciones Exteriores del G7 (Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, el Reino Unido, Canadá y Japón) aseguraron “reconocer que es necesario una financiación suficiente” para esa alianza internacional, liderada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Al abordar el suministro de vacunas contra el coronavirus, los ministros subrayaron su compromiso con un sistema “abierto, transparente y multilateral”, y recalcan la importancia del mecanismo COVAX.

“Reafirmamos nuestro compromiso para lograr una recuperación inclusiva y sostenible” tras la pandemia, indicaron los asistentes a la cumbre, que expresaron la necesidad de tomar medidas para proteger de manera especial a “países y poblaciones vulnerables”.

Pero no hubo ningún anuncio inmediato sobre nuevos fondos para mejorar el acceso a las vacunas. En su lugar, los ministros “animaron a todos los socios a aumentar su apoyo como el siguiente paso crítico para controlar la pandemia y reforzar la seguridad sanitaria”.

Los países del G7 insistieron asimismo en que la Organización Mundial de la Salud (OMS) debe continuar desarrollando un “papel central” en las medidas de seguridad sanitaria globales. Hicieron además explícito su respaldo a la participación de Taiwán en foros de la OMS, pese a la oposición de China.

Se han administrado más de 1.200 millones de dosis de vacunas contra el covid-19 en todo el mundo, pero menos del 1% se ha administrado en los países menos desarrollados.

Con el apoyo de la mayoría de las naciones ricas, el programa Covax pretende compartir las vacunas con las naciones más pobres. Pero los países ricos también han dejado de lado a Covax en las primeras fases, llegando a sus propios acuerdos con los fabricantes de medicamentos, mientras los gigantes farmacéuticos se empeñan en poner las patentes de los medicamentos a disposición de todos para hacer frente a las oleadas de virus.

El ex primer ministro británico Gordon Brown ha afirmado que se necesita mucho más y ha instado al G7 a proporcionar la mayor parte de los 60.000 millones de dólares que, según él, se necesitan en los próximos dos años para vacunar a todo el mundo y ayudar a la recuperación económica.

Con información de AFP y EFE