El laboratorio Pfizer confirmó el avance de la negociación con el gobierno argentino por las vacunas de ARN mensajero

El laboratorio Pfizer confirmó el avance de la negociación con el gobierno argentino por las vacunas de ARN mensajero

El laboratorio reconoció en contacto con Infobae que el diálogo con las autoridades sanitarias nacionales es “auspicioso”. ¿Cuándo podrían llegar las dosis al país? Que decía el preacuerdo del 2020 que se quiere mejorar. Y la mente brillante argentina detrás de la vacuna.

La idea del tiempo es oro se impone como un clamor en la gestión actual de la pandemia en la Argentina. Este período de turbulencia no solo atañe al delicado escenario epidemiológico de la segunda ola local, sino también a la idea de “ganar tiempo” hasta solucionar el problema de la escasez de vacunas contra el COVID-19 que aún atraviesa al país. La única manera de lograr el ansiado piso de inmunidad que permita mitigar los efectos nocivos para la población de esta ecuación pandémica: alta transmisibilidad del virus SARS-COV-2 + nuevas variantes del patógeno original más contagiosas y letales, tiene que ser con la llegada de más vacunas al país.

A las dosis adquiridas en los cuatro acuerdos que firmó hasta ahora el Gobierno nacional con los distintos laboratorios – el Gobierno ruso/Instituto Gamaleya por 20 millones de dosis; Oxford-AstraZeneca por 22,4 millones; el fondo global COVAX, por 9 millones de dosis; y el laboratorio chino de Beijing, Sinopharm, por 3 millones de dosis), hay que agregar la expectativa por el inicio de la producción local de la vacuna Sputnik V.I.D.A, que partirá de un volumen mensual de 1 millón de dosis desde junio próximo y escalará hasta lo 5 millones hacia fines de este año, en manos del laboratorio nacional Richmond. En todos los casos, las inoculaciones disponibles para operar en el sistema nacional de vacunación recibieron de parte de la agencia regulatoria local ANMAT las aprobaciones bajo uso de emergencia en el territorio argentino.

Entre los contratos firmados con el Estado nacional, el eslabón perdido resultó el acuerdo con el laboratorio Pfizer-Biontech para la adquisición de la vacuna genómica bajo la tecnología de ARN mensajero, producida por la farmacéutica estadounidense junto a la biotecnológica alemana Biontech, y que desde diciembre del año pasado ya se administra con la aprobación también bajo uso de emergencia en 89 países, de todos los continentes, exceptuando por ahora África.

Infobae consultó la palabra de Pfizer sobre el avance de la negociación con el Gobierno para acceder a las vacunas ARN mensajero en la Argentina: “El diálogo actual es auspicioso”, dijeron. Es importante lograr las precisiones sobre el estatus actual de la negociación entre el gigante pharma de Estados Unidos y el Gobierno argentino para contestar la pregunta que repiquetea punzante cada vez que se reaviva el tema de la escasez de vacunas: ¿Cuándo llegaría la vacuna al país?

Según pudo saber Infobae, los canales de diálogo hoy entre Pfizer/BioNtech y el Gobierno argentino están abiertos. Aunque todos sabemos que la apertura en el diálogo sufrió intermitencias. Las conversaciones hoy siguen en curso con voluntad de allanar el camino a fin de alcanzar un potencial acuerdo.

Hay que recordar que -como adelantó Infobae- durante la gestión del ex ministro de Salud Ginés González García, el preacuerdo que se hizo con el gigante pharma estadounidense-alemán -que paradójicamente fue el primer laboratorio que se sentó con el gobierno argentino- nunca tuvo firma y por consiguiente nunca se cerró. Las autoridades sanitarias locales habían solicitado en este preacuerdo comprar 750 mil dosis de la vacuna genómica . Y luego ampliar hasta llegar a las 13 millones de dosis.

Vacunas disponibles

Actualmente son 9.687.800 las vacunas que arribaron a la Argentina, provenientes de las distintas adquisiciones a los laboratorios por parte del Estado (N. de la R: arriba detallados). De esta cantidad recibida, resultaron aplicadas 7.386.650 entre pacientes con 1 y 2 dosis. Solo el 1,92% de la población recibió las dos dosis de la vacuna contra el coronavirus en la Argentina. El dato señala con precisión las demoras que sufre el país para avanzar con una campaña de inmunización que comenzó en diciembre 2020. Y el problema de la escasez de las inoculaciones es que además impacta directamente en el colapso de los sistemas de salud porque no se logra perforar el estado pandémico.

Para explorar nuevas adquisiciones de vacunas contra el COVID-19, el Gobierno Nacional anunció en las últimas horas que retomó el diálogo con el laboratorio Pfizer para adquirir dosis de su vacuna genómica contra el COVID-19.

El ritmo enlentecido que hoy sufre el calendario de vacunación nacional tiene que ver con la llegada a cuentagotas y por fuera del tiempo establecido de vacunas contra el COVID-19 según los  calendarios originales. (REUTERS/Matias Baglietto)El ritmo enlentecido que hoy sufre el calendario de vacunación nacional tiene que ver con la llegada a cuentagotas y por fuera del tiempo establecido de vacunas contra el COVID-19 según los calendarios originales. (REUTERS/Matias Baglietto)

Fue la actual asesora del presidente Alberto Fernández, Cecilia Nicolini, quien explicó que se habían retomado las negociaciones con Pfizer. Nicolini tiene hoy un peso gravitante en el tema adquisiciones de vacunas junto a Sonia Tarragona, flamante jefa de gabinete del ministerio de Salud y quien administra la letra chicas de las compras; ambas lideradas por la titular de la cartera, la ministra Carla Vizzotti.

En la misma línea de recuperar una conversación con Pfizer que se encontraba estancada, se pronunció el presidente Alberto Fernández quien había adelantado la decisión de reactivar las conversaciones con todos los laboratorios, principalmente de Estados Unidos, para ampliar la oferta de inoculantes; y disparado por un nuevo retraso en el arribo al país de las vacunas de AstraZeneca adquiridas -siendo ésta la compra de mayor volumen hecha hasta ahora por la Argentina- .

“Las negociaciones a veces sufren algunos impases, se frenan, luego se retoman, en ningún caso están cerradas o imposible de poder firmar o avanzar. Ahora, tiene que haber acuerdos entre las partes, y eso significa (no solo) ponerse de acuerdo en las cláusulas que en su momento no estábamos de acuerdo, sino también tener una propuesta interesante para la Argentina de entrega de esas vacunas en tiempo y forma”, indicó la funcionaria a la radio digital Futurock

Historia de un desencuentro

El proceso de inoculación de las vacunas contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 en el mundo y se puede hacer extensivo al caso argentino, ya dejó su primera máxima: los tiempos de la ciencia no se corresponden con los de la política, y mucho menos con los de la geopolítica.

El acceso a las vacunas contra el COVID-19 exhibieron una profunda desigualdad entre países ricos, productores de ciencia y tecnología; y entre los más pobres y emergentes.

La paradoja del caso argentino con Pfizer es que siendo el primer conglomerado pharma norteamericano-alemán que se sentó con nuestro país y que realizó el capítulo argentino de un ensayo clínico monumental -liderado por el infectólogo pediatra Fernando Polack- para testear la efectividad de la vacuna contra el COVID-19 no se haya podido acceder a ninguna dosis. Ni siquiera a las 750 mil que el Gobierno solicitó en el preacuerdo de compra anticipada, que sí existió y que luego quedó en la nada.

El 29 de octubre de 2020 Argentina promulgó la Ley 27.573 que declaró de interés público la investigación, desarrollo, fabricación y adquisición de las vacunas destinadas a generar inmunidad adquirida contra el coronavirus SARS-COV-2, en el marco de la emergencia sanitaria por esta enfermedad. Y fue justamente la letra de esa Ley la que facultó al Poder Ejecutivo nacional, a través del Ministerio de Salud, a realizar los trámites para la adquisición de las vacunas que se desarrollen para enfrentar el COVID-19.

Las palabras que aún hoy agitan el debate están alrededor de las garantías de indemnidad o cláusulas de inmunidad, que fueron los puntos más críticos en la Ley. Incluso fueron señalados como los puntos de conflicto para que se haya caído el acuerdo de compra de vacunas contra el COVID-19 con Pfizer, bajo el argumento que el laboratorio estadounidense había solicitado recursos naturales argentinos a cambio de vacunas .

El infectólogo Fernando Polack lideró en el Hospital militar el capítulo argentino del estudio global de Fase III para la vacuna de Pfizer-Biontech contra el COVID-19. Además  firmó como investigador principal el paper que publicó The New England Journal of Medicine con los detalles de eficacia y seguridad de la vacuna genómica para el mundo.  El infectólogo Fernando Polack lideró en el Hospital militar el capítulo argentino del estudio global de Fase III para la vacuna de Pfizer-Biontech contra el COVID-19. Además firmó como investigador principal el paper que publicó The New England Journal of Medicine con los detalles de eficacia y seguridad de la vacuna genómica para el mundo.

Cerca de 4.500 voluntarios participaron de los ensayos clínicos de Fase III para testear seguridad y efectividad de la vacuna, liderados por el infectologo pediatra Fernado POlack pruebas, que se completaron, con la expectativa de que Pfizer le otorgaría preferencias a Argentina. Sin embargo, la burocracia y ciertos obstáculos legales dinamitaron el acuerdo y el propio mandatario reconoció que el laboratorio norteamericano tuvo “demasiadas exigencias que otras vacunas no han tenido”.

Vacunas genómicas para todos

La vacuna de Pfizer está basada en la tecnología del ARN mensajero, que lleva instrucciones de ADN para que las células del cuerpo humano generen ciertas proteínas protectoras. La misma comenzó sus ensayos en Alemania a fines de abril y en EEUU a principios de mayo del 2020.

A principios de abril 2021 la farmacéutica estadounidense afirmó que su vacuna era efectiva en más del 91% para proteger contra el nuevo coronavirus y más del 95% efectiva contra enfermedades graves hasta 6 meses después de la segunda dosis. Los datos de Pfizer se basaron en más de 12.000 participantes en el mundo ya vacunados. A esto se suma lo demostrado por un estudio reciente de los CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades) de Estados Unidos sobre las vacunas ARN mensajero para prevenir la infección por SARS-CoV-2 entre el personal de atención médica y trabajadores esenciales la eficacia de la inmunización completa es del 90 por ciento. Una sola dosis de las vacunas de ARNm contra la COVID-19 de Pfizer/BioNTech tiene un 80 por ciento de efectividad. Sin embargo, ambas vacunas requieren de dos inoculaciones y la eficacia de la inmunización completa es del 90 por ciento.

Ventajas comparativas:  la vacuna de Pfizer-Biontech es relativamente fácil y rápida de producir en comparación con la fabricación de vacunas tradicionales. Pero su complejidad radica en la conservación, almacenamiento y traslado: necesita los llamados ultrafreezers de -80 grados C. Esto obligó al grupo a desarrollar contenedores específicos, llenos de hielo seco, para distribuir las dosis al globo.Ventajas comparativas: la vacuna de Pfizer-Biontech es relativamente fácil y rápida de producir en comparación con la fabricación de vacunas tradicionales. Pero su complejidad radica en la conservación, almacenamiento y traslado: necesita los llamados ultrafreezers de -80 grados C. Esto obligó al grupo a desarrollar contenedores específicos, llenos de hielo seco, para distribuir las dosis al globo.

Mente brillante y argentina

La mente brillante argentina detrás de la vacuna de Pfizer-Biontech es la de Alejandro Cané, jefe de Investigación Científica y Asuntos Médicos de la División Vacunas de Pfizer. Infobae tuvo el privilegio de consultar a Cané varias veces durante el proceso de producción de la vacuna Pfizer-BioNtech“Las vacunas basadas en ARNm tienen algunas ventajas teóricas: actúan en el citoplasma celular, sin necesidad de llegar hasta el núcleo, ni de interactuar con el genoma de las células huésped. El proceso de fabricación es más corto que el estándar actual y los dispositivos inyectores sin aguja permiten abordar con seguridad las campañas de vacunación de grandes cantidades de personas con dispositivos multidosis”, explicó Cané a este medio.

Cané lleva más de once años en la empresa Pfizer, y desde el 2014 lidera el sector de asuntos científico-médico de vacunas para América Latina y Canadá. A su vez, estudió su carrera de médico pediatra experto en enfermedades infecciosas en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y realizó una maestría en Investigación Clínica y Farmacología en la Universidad Austral de Buenos Aires.

Consultado por Infobae, Cané explicó que, “todas las vacunas tienen el mismo objetivo entrenar el sistema inmunológico para que reconozca el coronavirus y así elevar sus defensas de forma preventiva, con el fin de neutralizar el virus real de producirse el contagio.

(Marcelo Regalado)(Marcelo Regalado)