El Plan de Vacunación contra el COVID-19 se ralentiza en RD

El Plan de Vacunación contra el COVID-19 se ralentiza en RD

  • En la provincia Hermanas Mirabal solo el 54,30 % de la población meta tiene primera dosis

SANTO DOMINGO,RD.- El Plan Nacional de Vacunación contra el COVID-19 que lleva a cabo el Gobierno dominicano ha entrado en una especie de estancamiento, luego del avance logrado en los meses de mayo y julio, cuando se alcanzó a la mayoría de los más de cuatro millones de personas que ya cuentan con esquema completo.

Cada día se reduce el número de los que acuden a colocarse la primera dosis de vacuna, alargando el trayecto para alcanzar la población meta inicial de 7.8 millones de personas.

Hasta este 5 de septiembre, el total de los que se han aplicado una primera dosis del biológico contra el coronavirus SARS-CoV-2 es de 5,853,238 personas, apenas 252,768 dosis más que las 5,600,470 que se habían aplicado al 5 de agosto.

El promedio diario de los que se colocaron la primera dosis en el último mes es de unos 8,153 a nivel nacional, frente a un promedio de 19,147 que lo hizo en julio. La ralentización entre los que acuden a vacunarse por primera vez se da desde el mes de julio, luego del gran empuje hacia arriba de los meses anteriores.

Al principio del plan de vacunación, a mediados de febrero, la inestabilidad en la llegada de vacunas dificultó su aplicación masiva de manera tal que ese mismo mes terminó con 72,716 dosis aplicadas, subieron luego a 783,758 durante el mes de marzo y bajó a 317,753 dosis en abril.

Sin embargo, en el mes de mayo, justo cuando el país pasaba por la tercera ola de contagios de COVID-19, los que acudieron a vacunarse sumaron 2,049,723 personas, y en junio lo hicieron 1,725,632. En el mes de julio, sin embargo, la cifra bajó a 593,564, apenas un 34 % respecto al mes anterior. Para agosto, el total de vacunas de primera dosis aplicadas fue de 272,428, menos de la mitad que un mes antes.

Aunque las autoridades de salud aplicaron 1,011,711 dosis de vacunas en agosto, la mayor cantidad correspondió a la segunda dosis, que tuvo un acumulado de 442,676 dosis, para un promedio diario de 14,279. No obstante, las cifras reflejan una reducción considerable respecto a los 1.3 millones que acudieron a completar su esquema de dos dosis en julio, cuando el promedio diario era superior a los 40 mil vacunados.

El descenso entre los que acuden a los centros de vacunación también se observa en los que se deciden por la tercera dosis que, con un acumulado de 381,286 en julio, bajó a 296,607 en agosto, una reducción de 84,679.

La baja en la vacunación contrasta con la disponibilidad de dosis que tiene República Dominicana. El país ha recibido unos 21 millones de los 30 millones de dosis que ha contratado con tres farmacéuticas: Sinovac, Pfizer y AstraZeneca.

De las recibidas, se han aplicado a la fecha 11,275,956, para una disponibilidad de unos 10 millones, lo que permite que al país cumplir con su oferta de donar las 505,000 dosis de vacunas que prometió a Haití, Honduras y Guatemala.

Gran Santo Domingo y Santiago

En el Distrito Nacional, que hasta el pasado 30 de agosto tenía un 81.50 % de su población meta vacunada, registra un total de 1,632,575 dosis aplicadas, de las que 894,611 son de primera. Para esa fecha hubo una variación de 6,338 respecto al reporte anterior de Salud Pública, correspondiente al 19 de agosto, cuando registraron 888,273, según cálculos basados en el porcentaje de vacunados y población meta.

En Santiago se han aplicado 957,862 dosis, de las que 521,280 corresponden a la primera y 436,583 a la segunda, alcanza al 50 % de su población meta con esquema completo. Entre el 19 y el 30 de agosto, fecha de los dos últimos reportes de salud, los que se aplicaron la primera dosis suman 5,239.

En el caso de la provincia Santo Domingo, el total de dosis aplicadas es de 1,925,427 de las que 1,061,999 es de primera y 863,428 corresponden a la segunda. Para el mismo periodo del 19 al 30 de agosto, esta demarcación suma 10,638 nuevos vacunados de primera dosis.

El Ministro de Salud Pública, Daniel Rivera, informó el mes pasado que acudirán casa por casa a vacunar, debido a que en varias zonas del país todavía había personas que no sabían del plan o desconocían a dónde acudir para inocularse.

Rivera, sin embargo, ha destacado el éxito del plan de vacunación afirmando que, gracias a que ya más de la mitad de la población cuenta con sus dos dosis, a la fecha el país exhibe bajos niveles de contagio.

Para ayer lunes, el boletín epidemiológico registra 156 casos nuevos de coronavirus, resultantes de un total de 1,607 muestras de primera vez procesada. Ello coloca la positividad del día en 9.71 %, mientras la acumulada en las últimas cuatro semanas es de 5.84 %.

No hubo reportes de nuevos fallecidos, mientras los que permanecen hospitalizados a causa del COVID-19 suman 418, igual al 16 % de las camas disponibles para la enfermedad. Los que están en unidades de cuidados intensivos son 193 personas, igual al 23 % de ocupación.

Image
Entrega a Honduras y Guatemala

El ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Álvarez Gil, hizo formal entrega de la donación de 405,000 mil dosis de vacunas de la farmacéutica AstraZeneca a los gobiernos de Guatemala y Honduras. Álvarez Gil explicó que la República Dominicana donó a Honduras la cantidad de 101,000 mil dosis de vacunas y a Guatemala 304,000 mil. Estas dosis donadas provienen del empresariado dominicano que contribuyó para la adquisición de dos millones de vacunas a través de una alianza público-privada, informó. Las vacunas fueron enviadas en contenedores especiales que conservarán la cadena de frío que serán protegidas desde el inicio de la salida del programa de Inmunización hasta los países que las recibirán. En los próximos días serían enviadas 100,000 dosis a Haití.

La desconfianza obstaculiza la vacunación en Santiago

En la provincia Santiago un 59.7% de la población meta ha acudido a vacunarse, un índice bajo para esta población. De un promedio de 800 personas inoculadas por día en los primeros meses, en lugares como el Gran Teatro del Cibao, el parque de Villa Olga, el puesto que opera frente a la oficina provincial de Salud Pública en la avenida Hermanas Mirabal y el Parque Central en la actualidad están recibiendo entre 100 y 150 personas.

Según explican los encargados de estos puntos de vacunación, la mayoría de los que acuden va en busca de colocarse el refuerzo de la tercera dosis o son padres y madres que llevan a sus hijos menores de 18 años.

“Del total que estamos poniendo vienen de diez a quince personas, en su mayoría niños y niñas, a solicitar la primera dosis. El resto son de la tercera”, señaló Jazmín Almánzar, encargada del centro de vacunación instalado en Villa Olga. Pekín, Cienfuegos y comunidades rurales son los enclaves más renuentes a vacunarse. Las razones que exponen los ciudadanos que a la fecha no se han vacunado, varían desde la desconfianza en la efectividad de la vacuna al miedo a sus efectos secundarios y por teorías sin fundamento científico: “Bueno, la causa por la cual no me he vacunado ni pienso hacerlo por el momento es que el tiempo estimado para desarrollar una vacuna no es de 6 meses, como ha sucedido con ésta, aun teniendo los avances tecnológicos de hoy en día”, cuenta RB, un hombre de alrededor de 45 años que pidió reservas de su nombre.

Al ciudadano le genera dudas el hecho de que se iniciara con una primera dosis y ya se hable de una tercera y posibilidades de una cuarta dosis -lo que no se ha dicho oficialmente- “por eso entiendo que aún no saben qué están haciendo concretamente”.

Otros, como el empleado privado Pedro Méndez, de 46 años de edad, no se ha inyectado a la fecha la primera dosis. Su excusa para no hacerlo es “el tiempo del que no he dispuesto”. Dice creer en la existencia del virus y sus devastadores efectos sobre la salud, pero que se ha cuidado a fin de evitar el contagio.

Otros no muy convencidos, llevan a su hijos a vacunarse por exigencia de la escuela. Padres consultados dijeron a Diario Libre que la vacuna es uno de los requisitos para poder inscribir a sus descendientes en los centros educativos del sector privado.

“En el colegio que va a estudiar el niño no lo aceptan si no presentamos la tarjeta de vacunación”, declaró Ignacio Torres, padre de un adolescente inoculado en el puerto de vacunación de la provincial de Salud Pública.