El preocupante aumento de casos de covid-19 en Ucrania: “Estamos desbordados”

El preocupante aumento de casos de covid-19 en Ucrania: “Estamos desbordados”

Una vez iniciado el desconfinamiento, el país europeo ha experimentado un brutal incremento de infecciones. En ese entonces marcaba 15.000 contagiados y hoy ya tiene más de 50.000.

Cubierta completamente con un traje de protección blanco y con una visera de plástico transparente cubriéndole el rostro, la doctora Marta Saiko verifica el estado de salud de un paciente conectado a un respirador artificial en un hospital del oeste de Ucrania, donde los casos de covid-19 se están multiplicando. “Estamos desbordados. En las últimas 24 horas admitimos 18 pacientes sospechosos de coronavirus”, se alarma la directora de “cuidados primarios” del hospital de Lviv, principal ciudad del oeste de Ucrania. “¡Es como una guerra! (…). Todo nuestro equipo está agotado”.

Tras comenzar a levantar restricciones en mayo, Ucrania registró un rebrote brutal de casos. Lviv, fronteriza con Polonia, se encuentra en la región más afectada. En la primavera (boreal), al llegar la enfermedad, el hospital no había constatado ningún caso de covid-19. Pero, todo cambió de golpe y se prepararon 50 camas específicas para infectados, que se ocuparon en tres días. Natalia Matolinets, directora de la unidad de cuidados intensivos, señaló que “desde entonces la carga psicológica y física de todo el personal aumentó”, sobre todo por falta de camas en otros nosocomios.

La situación se complicó, según Matolinets, puesto que pacientes hospitalizados por otros motivos dieron positivo por covid-19 e infectaron a miembros del personal médico. “Somos resistentes al estrés y sabemos que la esperanza de los pacientes reposa sobre nosotros”, añade, explicando que actualmente están mejor equipados. Confinamiento “olvidado” Un fresco pintado en la fachada del hospital representa a un médico con equipo de protección, junto a un niño que escribió la palabra “diakouiou” (gracias). A fines de junio, según la OMS, Ucrania era uno de los once países con rebrotes. Cuando comenzó el desconfinamiento se habían registrado unos 15.000 contagios y 408 muertes. Este lunes eran 50.053 infectados y 1.278 fallecidos.

Tras alcanzar un récord de infectados en 24 horas (1.109), el 26 de junio, la media en la región es de 200, la más alta del país. Para Natalia Timko, epidemióloga de la sanidad regional, de haberse tomado medidas de confinamiento a tiempo la situación sería otra, pero la población lo ha “olvidado”, y a veces no utiliza ni mascarillas. Se prevé un aumento de casos. Andriy Sadovyi, alcalde de esta ciudad con 750.000 habitantes y un rico patrimonio histórico, justifica el aumento de casos por tratarse de la región que realiza más test en el país. Famosa por sus cafés, el regidor señala: “usted no puede sentarse a tomar un café antes que el camarero le haya tomado la temperatura, y todos ellos portan mascarillas”.

Al mismo tiempo, insta a las autoridades competentes a pagar una prima equivalente al triple de sus salarios, prometida a todo el personal médico que trata casos de covid-19. No obstante, el sistema sanitario público del país, uno de los más pobres de Europa, se encuentra en un estado decadente como consecuencia de décadas de corrupción. “Es importante brindarles un salario decente (…) es psicológicamente muy difícil para los médicos organizar su trabajo”, añade. Para Natalia Timko, todo ha cambiado y afirma: “es muy duro tener que trabajar con equipos de protección, es muy duro ver morir a los pacientes”.