En la previa de los Juegos Olímpicos de Invierno, científicos exigen a China que permita investigar el origen del COVID-19

En la previa de los Juegos Olímpicos de Invierno, científicos exigen a China que permita investigar el origen del COVID-19

Un grupo internacional de científicos exigió este jueves que China deje de bloquear la investigación independiente de los orígenes del COVID-19, horas antes del inicio de los Juegos de Invierno de Pekín.

En una carta abierta, los 20 científicos oriundos de Europa, Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, India y Japón, critican duramente a Pekín por obstruir los esfuerzos para descubrir el origen de la pandemia.

En la carta -titulada “Permitir una amplia investigación internacional de los orígenes de la pandemia sería una verdadera expresión de valores olímpicos”- los expertos advierten que no revelar el origen exacto del virus causante de COVID-19 expone al mundo a un peligro mayor de pandemias futuras.

El esfuerzo del gobierno de China en bloquear cualquier investigación real de los orígenes de la pandemia ha sido una afrenta a la comunidad científica internacional y a la gente en todo el mundo”, señalan.

El documento urge a países y personas en todo el mundo aprovechar los Juegos Olímpicos para poner de manifiesto la obstrucción china y exigirle cambiar de postura.

La noble aspiración” de los Juegos “está siendo socavada por los esfuerzos del gobierno anfitrión de impedir una amplia investigación internacional de los orígenes de la pandemia del COVID-19″, escribieron.

Acusaron a Pekín de “destruir muestras biológicas, ocultar registros (y) encarcelar a valientes periodistas chinos”.

Delegación de la OMS que visitó la ciudad china de Wuhan para investigar el origen del coronavirus (EFE)

Delegación de la OMS que visitó la ciudad china de Wuhan para investigar el origen del coronavirus (EFE)

Proteger denunciantes

También denunciaron “una serie de secretos de sumario que impiden a los científicos chinos decir o escribir sobre los orígenes de la pandemia sin autorización previa del gobierno”.

Ante ello, urgieron a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a crear un sistema de “protección de denunciantes” para facilitar que científicos y expertos en China y otros sitios compartan información sobre el origen de la pandemia.

Más de dos años desde que el virus SARS-CoV-2 fuera detectado en la ciudad china de Wuhan, el COVID-19 ha matado según los balances oficiales a casi 5,7 millones de personas en todo el mundo, aunque se cree que la cifra real es varias veces superior.

Un equipo de expertos internacionales de la OMS fue a Wuhan en enero de 2021 para investigar el surgimiento del virus, junto a sus pares chinos.

Imagen de archivo de un laboratorio en China (EFE)

Imagen de archivo de un laboratorio en China (EFE)

Teoría de la filtración

En su informe, esa misión señaló que la hipótesis más probable es que el virus pasase de murciélagos a humanos a través de un animal intermediario. Consideraron “extremadamente improbable” la teoría de que el virus se escapara de un laboratorio.

Sin embargo, esa investigación fue duramente criticada por falta de transparencia y acceso y por no evaluar seriamente la teoría de la filtración del laboratorio.

La OMS conformó un nuevo equipo de científicos para reactivar la investigación y detectar otros patógenos que potencialmente podrían generar pandemiasPero Pekín se opuso a los llamados de nuevas investigaciones en el terreno y negó el acceso a la información de los laboratorios de Wuhan que podría ayudar a confirmar o descartar teorías sobre el virus.

La carta abierta alertó que “sin un plan establecido para una investigación internacional amplia y sin restricciones de los orígenes del COVID-19, todos en la Tierra y las generaciones futuras estarán bajo un riesgo mayor e innecesario de futuras pandemias”.

(Por Nina Larson – AFP)