Enteritis: qué es, causas, síntomas y tratamiento

Enteritis: qué es, causas, síntomas y tratamiento

La mucosa del tubo digestivo puede verse afectada en varias situaciones. La diarrea, los vómitos y el malestar abdominal son síntomas tempranos de la enteritis.
Enteritis: qué es, causas, síntomas y tratamiento

Las enfermedades del sistema gastrointestinal son afecciones frecuentes y de alto impacto. La enteritis es una patología asociada al consumo de alimentos contaminados, a la radioterapia y al uso de ciertos medicamentos. A continuación, te contamos todo lo que debes saber acerca de esta enfermedad.

Cuando hablamos de enteritis nos referimos a la inflamación de las asas intestinales, en especial del intestino delgado. Esta es una causa frecuente de malestar abdominal, diarrea y vómitos.

Suele ser un cuadro autolimitado y de resolución espontánea. Sin embargo, algunas personas pueden complicarse como resultado de la deshidratación.

Existen varias condiciones asociadas al desarrollo de la enteritis, siendo la infección por virus o bacterias la principal responsable. Estudios estiman una mayor incidencia en niños menores de 5 años y adultos mayores.

Síntomas comunes de la enteritis

Las manifestaciones clínicas de la enteritis son resultado de la inflamación de la mucosa intestinal. En los casos de infección bacteriana o viral, los síntomas aparecen en las primeras 24 a 72 horas de la exposición.

La diarrea y el dolor abdominal son los síntomas más comunes de la enteritis. La diarrea suele aparecer de forma súbita, es intensa y en algunas personas puede acompañarse de moco y sangre.

Otras manifestaciones son las siguientes:

  • Dolor de cabeza.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Pérdida del apetito.
  • Náuseas y vómitos.
  • Cólicos o calambres abdominales.

Causas de la enteritis

El consumo de alimentos y bebidas contaminadas por virus o bacterias es la causa más frecuente de enteritis. La inflamación del intestino delgado puede extenderse y comprometer al estómago y al intestino grueso, conllevando una gastritis y una colitis, respectivamente.

La enteritis se clasifica en función de las causas que la originan. En este sentido, podemos encontrar las siguientes formas de presentación.

1. Enteritis bacteriana

La colonización del intestino delgado por bacterias suele ocurrir a través de la ingesta de agua y leche contaminadas, carnes poco cocidas y productos mal preservados. Las malas condiciones de higiene y el manejo inseguro de los alimentos aumenta el riesgo de infección.

Estudios afirman que las principales bacterias relacionadas con la enteritis son Salmonella, Campylobacter jejuni, Shigella, Escherichia coli y Vibrio cholerae.

Bacterias que causan enteritis.
La enteritis por E. coli es la causa más frecuente de diarrea del viajero.

2. Enteritis viral

Los virus son los principales responsables de infección gastrointestinal y diarrea en niños. En la mayoría de las personas, los cuadros clínicos son autolimitados y pueden complicarse en pacientes inmunocomprometidos.

Investigaciones sugieren que los rotavirus son la primera causa de diarrea grave en niños menores de 5 años. Los astrovirus, los calicivirus y los adenovirus entéricos son también agentes etiológicos importantes de la enfermedad.

La vacunación contra el rotavirus es una herramienta importante para la prevención.

3. Enteritis por radiación

Esta forma de enteritis se origina por la exposición a la radioterapia de abdomen, pelvis o recto. Por tal motivo, suele ser más común en personas con cáncer del tracto gastrointestinal u órganos genitourinarios.

La inflamación del intestino desaparece luego de un par de semanas de finalizado el tratamiento. No obstante, en algunas personas persiste por meses, e incluso años. Se asocia a anemia crónica y obstrucción intestinal parcial, según refieren estudios.

4. Enteritis autoinmune

Esta forma es la inflamación de la mucosa intestinal que ocurre como resultado del funcionamiento anormal del sistema inmunitario (por enfermedad de Crohn y lupus, por ejemplo). Los anticuerpos y las células blancas reconocen como extrañas sus propias células intestinales y las atacan, causando el cuadro.

5. Enteritis por medicamentos

En algunas personas, este trastorno ocurre como un efecto adverso del consumo de ciertos fármacos. Los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), como el ibuprofeno y el naproxeno, son ejemplos. De igual forma, el consumo de drogas como la cocaína, también favorece al desarrollo de enteritis.

6. Enteritis por intoxicación alimentaria

Esta variante se produce por la acción de toxinas bacterianas sobre el tejido del intestino delgado. Ocurre tras la ingestión de alimentos mal procesados y en malas condiciones higiénicas. Los agentes responsables incluyen algunas cepas de Staphylococcus aureus y la cepa O157:H7 de E. coli.

Principales complicaciones

La deshidratación es la principal complicación a corto plazo en las personas con enteritis. La misma ocurre por la pérdida de líquido originada por la diarrea prolongada y persistente.

En los bebés y niños pequeños, la deshidratación suele ser más grave y se instaura con mayor velocidad. Por tal motivo, es indispensable una adecuada reposición de líquidos en estos pacientes pequeños.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la enteritis se basa en las manifestaciones clínicas y las pruebas complementarias. El médico realizará un adecuado interrogatorio acerca de viajes recientes, tipo de alimentación y antecedentes de enfermedades familiares.

Además, el examen físico detallado aportará datos de gran valor. Ante la sospecha de una enteritis bacteriana, es posible solicitar un cultivo de heces para identificar al microorganismo responsable. De igual forma, si los síntomas persisten, el profesional puede solicitar la valoración del tubo digestivo por endoscopia o colonoscopia.

Hidratación para la enteritis en un paciente varón.
Asegurar la hidratación adecuada es fundamental en los pacientes, por lo que el diagnóstico precoz mejora el pronóstico.

Tratamiento y pronóstico

En la mayoría de los casos, la enteritis es autolimitada y desaparece al cabo de un par de días. Por lo que el tratamiento tiene como objetivos aliviar los síntomas y frenar la deshidratación.

Está indicada la rehidratación oral con preparados comerciales para equilibrar la pérdida de electrolitos y minerales por los vómitos y la diarrea. En algunas personas con deshidratación severa es necesaria la administración de líquidos por vía endovenosa.

Pueden indicarse antibióticos para eliminar al microorganismo responsable o reducir el sobrecrecimiento bacteriano (en caso de enteritis por radiación). No es recomendable el uso de antidiarreicos sin previa indicación médica, ya que podrían empeorar el cuadro.

¿Es posible prevenir la enteritis?

Es posible seguir varias medidas para disminuir el riesgo de enteritis por alimentos y agua contaminada. Algunas de las principales recomendaciones son las siguientes:

  • Refrigerar bien los alimentos.
  • Mantener el esquema de vacunación al día.
  • Evitar el consumo de agua de origen desconocido.
  • Asegurar la limpieza de los instrumentos de cocina.
  • Evitar el contacto entre la carne cruda y los vegetales.
  • Realizar una adecuada cocción de los alimentos, especialmente de la carne.
  • Lavarse las manos con abundante agua y jabón después de ir al baño y antes de comer.

¿Cuándo buscar atención médica?

Es recomendable consultar con un médico en caso de que los síntomas persistan por más de una semana. De igual forma, la presencia de signos de deshidratación, como piel pálida, sudor frío, palpitaciones y somnolencia, requiere abordaje profesional lo antes posible.

Otros signos de alarma son la aparición de abundante sangre en las heces y la fiebre mayor a 39 ° C. En cualquier caso, los profesionales de salud son los únicos capacitados para brindar la atención necesaria y evitar complicaciones mortales.

La falta de seguimiento y control profesional podrían traer graves consecuencias. Por lo que no dudes en consultar con un médico especialista ante cualquier inquietud acerca de esta patología.