Estudiantes del Reino Unido utilizan jugo de naranja para falsear resultados positivos de COVID-19

Estudiantes del Reino Unido utilizan jugo de naranja para falsear resultados positivos de COVID-19

“Dicen que es una forma estupenda de conseguir dos semanas de vacaciones en la escuela”, denunció un profesor

Los estudiantes han descubierto que aplicar jugo de naranja en las pruebas rápidas de COVID puede generar un resultado “positivo” falso. Este tipo de test, pruebas de flujo lateral, son muy populares en Reino Unido porque el Gobierno envió dos por mes a cada ciudadano para favorecer el testeo regular de la población.

El fenómeno -que ha sido comprobado mediante un experimento realizado por The Guardian- no se debe a que el jugo contenga el virus. Más bien parece estar relacionado con su acidez, que básicamente rompe la prueba. Al parecer, el efecto también se ha observado con otros alimentos y bebidas, como el ketchup y la Coca-Cola.

Un profesor de ciencias del Reino Unido dijo que sus alumnos les mostraron el efecto del jugo de naranja. “Dicen que es una forma estupenda de conseguir dos semanas de vacaciones en la escuela”, reveló.

El profesor Andrea Sella, del University College de Londres, dijo que el descubrimiento no era sorprendente. “Si alguien estropea deliberadamente el protocolo, por supuesto que se obtendrá un resultado erróneo. Pero yo añadiría que no se trata de un “falso positivo” en el verdadero sentido. Porque los falsos positivos son los que se producen a pesar del cumplimiento del protocolo”.

El “truco” también ha aparecido en TikTok, con vídeos de personas probando diferentes líquidos. Según el diario i, se han visto más de 6,5 millones de vídeos subidos a la plataforma de redes sociales bajo el término de búsqueda #fakecovidtest.

Jon Deeks, profesor de bioestadística de la Universidad de Birmingham, criticó esta práctica. “Los falsos positivos no sólo afectan a ese niño, sino a su familia y a su burbuja en la escuela, así que [es algo] bastante egoísta. Hay formas menos perjudiciales de fingir un día de ausencia en la escuela”, dijo en diálogo con The Guardian.

En la revista Conversation, Mark Lorch, profesor de comunicación científica y química de la Universidad de Hull, afirma que es posible detectar un positivo “falso” lavándolo con una solución amortiguadora que restablece el pH correcto del dispositivo. Tras este proceso, la línea “positiva” de una prueba falsa desaparece, revelando el resultado negativo.

El diario británico advierte que la mentira, de todas formas durará poco. Es que aunque la falsificación de las pruebas puede ser motivo de preocupación, sobre todo porque todos los miembros de una familia deben autoaislarse inmediatamente si la prueba da un resultado positivo, cualquier persona con una prueba positiva debe someterse posteriormente a una prueba de PCR más precisa para confirmar una infección.

Geoff Barton, secretario general de la Asociación de Directores de Escuelas y Colegios, dijo: “Utilizar indebidamente las pruebas de flujo lateral de cualquier manera es enormemente inútil y desaconsejamos enérgicamente este comportamiento.

Estamos seguros de que se trata de una minoría muy pequeña de alumnos y de que, en su mayor parte, las pruebas se utilizan correctamente. “Sin embargo, instamos a los padres a que se aseguren de que no se hace un mal uso de las pruebas, y sugerimos a los alumnos que estén interesados en las reacciones químicas que el mejor lugar para aprender sobre ellas es en las clases de química de la escuela.