Fosfato tricálcico: características, usos y cuidados

Fosfato tricálcico: características, usos y cuidados

¿Sabes si estás ingiriendo fosfato tricálcico en tus comidas? Te explicamos qué es, dónde puedes conseguirlo y los usos que le da la industria alimentaria.
Fosfato tricálcico: características, usos y cuidados

El fosfato tricálcico es un vehículo concentrado de calcio, un mineral fundamental para mantener la salud ósea y de los dientes. Se debe ingerir una cantidad determinada diaria de manera regular, pero muchas veces la dieta no es suficiente. Es por eso que para cubrirlo se recurre a este tipo de suplemento dietético.

Además de complementar la dieta, el fosfato tricálcico también se usa como aditivo dentro de la industria de los alimentos. Se añade como texturizante en procesos de panificación, como espesante, estabilizante, antiaglutinante en alimentos en polvo, emulsionante, regulador de acidez y para dar firmeza.

¿Qué es el fosfato tricálcico?

El fosfato tricálcico es una combinación de 2 minerales: el calcio y el fósforo. También se conoce como fosfato cálcico tribásico o fosfato cálcico precipitado.

Desde el punto de vista químico, el fosfato tricálcico o Ca3 (PO4)2 se considera una sal que se compone de una mezcla variable de moléculas de calcio unidas al fósforo. Ambos minerales se encuentran con normalidad en la naturaleza y son imprescindibles para el funcionamiento del cuerpo.

El fosfato tricálcico se encuentra de forma natural en la leche, los derivados lácteos y otros alimentos. Pero también se sintetiza para fortificar cereales y pastas alimenticias. Como aditivo, está incluido dentro del Codex Alimentarius.

Productos lácteos con fosfato tricálcico.
El fosfato tricálcico puede encontrarse en una variedad de productos lácteos.

Usos y beneficios

En general, el fosfato tricálcico ayuda al funcionamiento de las células, al crecimiento óseo y a la producción de energía. Además de otros beneficios y usos que veremos a continuación:

  • Se absorbe de manera fácil a nivel intestinal, sobre todo cuando se combina con la vitamina D. Esto lo hace funcionar como un buen suplemento nutricional, aunque menos eficaz que el citrato y el carbonato de calcio, según lo revela la Oficina de Suplementos Dietarios del NIH de los Estados Unidos.
  • Una revisión sobre el fosfato tricálcico lo resalta como un componente útil para la reparación ósea.
  • Se usa como un antiaglomerante en alimentos en polvo. Es decir, evita que se formen grumos o se apelmacen, mejorando así la fluidez de la leche en polvo y las especias, entre otros.
  • Se aplica en la fortificación de alimentos por su elevado aporte de calcio. Se mezcla con jugos, cereales, yogur y multivitamínicos.
  • Suplemento dietético para las mascotas: el fosfato tricálcico se convierte en una fuente importante de calcio para los alimentos de perros y gatos. Ayuda a fortificar sus huesos, mantener su salud dental e incrementar la transmisión de impulsos nerviosos.
  • Aumenta la eficiencia de las pastas dentales, pues evita una reacción entre el calcio y el flúor contenido en los dentífricos. De acuerdo a un estudio, con este aditivo se generan más iones de fluoruro y el calcio puede remineralizar el esmalte.
  • Mejorador de cosméticos: según datos de la Comisión Europea para Cosméticos, este aditivo puede actuar como antiaglutinante, opacificante, enmascarante y agente abrasivo.

Posibles riesgos y efectos secundarios del fosfato tricálcico

El uso sin prescripción médica del fosfato tricálcico puede conllevar a algunos riesgos y efectos secundarios que señalamos a continuación.

Formación de cálculos renales

De acuerdo a una revisión publicada por la Universidad de Oregon, un 6 % de mujeres y 15 % de hombres pueden desarrollar cálculos renales durante su vida. Aunque los datos son controversiales, los suplementos de calcio podrían incrementar el riesgo. 

Mayor riesgo cardiovascular

La revista Australian Prescriber publicó un informe en el que advierten sobre los riesgos de los suplementos de calcio. Según los autores, los ataques cardíacos pueden incrementarse en un 25 % en las mujeres consumidoras y los accidentes cardiovasculares en un 20 %.

Sin embargo, otros expertos sugieren que hay poca evidencia que relacione los suplementos de calcio con el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Este hallazgo es similar a lo divulgado por la revista Annals of Internal Medicine. Mientras los suplementos de calcio no excedan la ingesta recomendada, se consideran seguros para la salud del corazón.

Hipercalcemia

Se han reportado algunos casos médicos en los que se relaciona una elevada ingesta de fosfato tricálcico con el desarrollo de hipercalcemia. En general, los síntomas de esta condición son leves. Aunque puede cursar con estreñimiento, confusión, boca seca y pérdida del apetito.

Incrementa el riesgo en pacientes renales

En pacientes con enfermedad renal, los riñones no pueden eliminar el fósforo de manera eficaz. Además, los altos niveles del mineral afectan al calcio, provocando fragilidad en los huesos. La dieta no debe exceder los 1000 miligramos de fósforo para personas con daño renal.

Podría incrementar el riesgo de cáncer

Un ensayo en ratones encontró que dietas altas en fosfatos aumentan el riesgo a desarrollar cáncer de pulmón. Sin embargo, estos resultados no se pueden extrapolar a humanos. Otro estudio poblacional de la revista BMC Cancer relacionó los altos niveles séricos de fosfato inorgánico con el riesgo de cáncer en los hombres jóvenes. De todos modos, falta mucha más evidencia para establecer el vínculo.

Alimentos con fósforo.
La cantidad de fósforo que se ingiera con la dieta o con suplementos debe ser regulada en el caso de pacientes renales.

Dosis y recomendaciones de uso para el fosfato tricálcico

La European Food Safety Authority (EFSA) recomienda una ingesta diaria aceptable de fosfato tricálcico de 40 miligramos por kilogramo de peso corporal. En términos generales, las dosis diarias recomendadas para adultos varían según la edad o las condiciones especiales:

  • Niños y adolescentes de 9 a 18 años: necesitan 1300 miligramos.
  • Adultos de 19 a 50 años: necesitan 1000 miligramos.
  • Mujeres posmenopáusicos: 1200 miligramos.
  • Adultos mayores de 70 años: 1200 miligramos.

El suplemento debe conservarse a temperatura ambiente, lejos de la humedad y del calor. Además, es importante conocer si el suplemento a utilizar contiene algún alérgeno.

El fosfato tricálcico es muy versátil en cuanto a su uso. Puede resultar una buen opción como suplemento dietético para aumentar la ingesta de calcio en el marco de una alimentación saludable. Sin embargo, se deben seguir algunas recomendaciones medicas.

Su uso como aditivo en varios productos alimenticios los mejora en textura y los enriquece. También fortifica alimentos para animales, mejora cosméticos y la eficiencia de las pastas dentales.