Jarabe expectorante de cebolla para calmar la tos

Jarabe expectorante de cebolla para calmar la tos

Uno de los remedios tradicionales más utilizados para calmar la tos es un jarabe elaborado con cebolla. ¿Quieres saber más sobre sus propiedades?
Jarabe expectorante de cebolla para calmar la tos

El jarabe expectorante de cebolla es un remedio popular que se emplea como coadyuvante para calmar la tos y otras molestias que comprometen la salud respiratoria. En particular, su consumo se asocia a una disminución de las flemas y de la congestión. Además, es un buen complemento para aumentar las defensas.

Como lo expone un estudio divulgado en Pharmaceutical Biology, la cebolla (Allium cepa) concentra varios componentes con potencial farmacológico, como vitaminas, minerales, flavonoides, organosulfurados, entre otros. Por ello, se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, antioxidantes e inmunomoduladoras.

Si bien hasta la fecha no hay estudios que como tal que hablen de los efectos de este jarabe, los datos anecdóticos sugieren que sí resulta de ayuda en episodios de tos, gripe y resfriados. ¿Te animas a probarlo? ¡Descubre la receta!

¿Por qué se recomienda el jarabe expectorante de cebolla para la tos?

Antes que nada, es importante comentar que experimentar tos es bastante normal. De hecho, cumple una función como mecanismo de defensa, ya que mantiene la garganta despejada, libre de flemas y otros agentes irritantes.

No obstante, cuando se produce de forma prolongada, es bastante molesta y debilitante. Si bien tiende mejorar poco a poco con los días, lo idóneo es tratar de controlarla con medidas de autocuidado y algunos remedios. De estos últimos, el jarabe expectorante de cebolla es uno de los favoritos.

Aunque no se han hecho investigaciones para evaluar de forma concreta las propiedades de esta preparación tradicional, hay estudios que hablan de los efectos positivos de la cebolla contra las enfermedades respiratorias. Por ejemplo, una revisión divulgada en Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine detalla que los componentes de este vegetal tienen potencial farmacológico contra los trastornos respiratorios, las alergias y los problemas inmunitarios.

Para ser más exactos, los investigadores creen que su contenido de vitaminas, minerales, aminoácidos azufrados, flavonoides, fitoesteroles y saponinas están detrás de su capacidad terapéutica. Sin embargo, aún se requieren más evidencias.

Otros ingredientes también ayudan

Vale la pena destacar que este jarabe también contiene otros ingredientes que fortalecen el sistema inmunitario: la miel y el limón. Ambos han hecho parte de la medicina tradicional durante siglos y han sido objeto de varias investigaciones.

Respecto a la miel, un artículo científico compartido en Cochrane Library detalló que su administración en niños con tos puede disminuir el síntoma y su duración. Por otro lado, se ha determinado que ayuda a reducir la irritación de la garganta y la acumulación de flemas.

Una revisión sistemática reciente compartida en BMJ concluyó que la miel tiene efectos concretos para mejorar los síntomas de las infecciones del tracto respiratorio superior en comparación con los cuidados habituales. Además, destacó su potencial para mitigar la propagación de la resistencia a los antimicrobianos.

Por su parte, el limón potencia estos efectos con su contenido de vitamina C, un nutriente clave para el óptimo funcionamiento del sistema inmunitario. Tal y como lo expone una publicación en la revista Nutrients, actúa como antioxidante, inmunomoduladora y antimicrobiana.

Limón para té de cebolla.
El limón aporta vitamina C en diversas infusiones que tienen el fin de ayudar a controlar las infecciones respiratorias.

¿Cómo preparar este jarabe expectorante de cebolla para la tos?

Es posible que las propiedades de los ingredientes utilizados en este jarabe expectorante estén detrás de su efecto calmante contra la tos. De todos modos, hay que considerar que es un remedio complementario y no un tratamiento de primera elección

La tos puede tener su origen en alergias y procesos infecciosos que deben ser abordados por el médico. Por eso, para un alivio óptimo, lo mejor es consultar al profesional y seguir sus indicaciones. Con esto claro, veamos en detalle la receta.

Ingredientes

  • 3 cebollas.
  • El zumo de 3 limones.
  • 3 cucharadas de miel de abeja (45 g).

Preparación

  1. Ralla la cebolla o pícala en un procesador de alimentos.
  2. Ahora escurre el jugo y mézclalo con la miel de abejas en partes iguales.
  3. Para terminar, incorpora el zumo de los limones y deja reposar la preparación durante 2 horas.
  4. Pasado el tiempo indicado estará listo para su consumo.
  5. Toma de 3 a 4 cucharadas durante 7 días.

Receta alternativa

Otra forma de utilizar la cebolla como aliada contra la tos es mediante la preparación de un té. En este caso, realiza los siguientes pasos:

  1. Corta la cebolla en 4 partes y ponla a hervir en agua a fuego lento.
  2. Cuando esté cocida, déjala reposar durante 1 hora.
  3. Luego, cuela la bebida y agrégale 2 cucharadas de miel.
  4. Toma medio vaso, 2 veces al día, hasta sentir una mejoría.

Recomendaciones para el consumo seguro del jarabe expectorante de cebolla para la tos

Para la mayoría de los adultos sanos y niños, el jarabe expectorante de cebolla se considera seguro. Por supuesto, su ingesta debe ser moderada y puntual. No obstante, no debe suministrarse en menores de un año debido al riesgo de botulismo.

Tampoco se aconseja su consumo en personas con hipoglucemia, diabetes y antecedentes de intolerancias a la cebolla. Debido al riesgo de interacciones, no debe tomarse de forma simultánea con medicamentos anticoagulantes.

Miel para la tos.
La miel es útil para calmar los ardores de garganta, aunque los menores de 2 años no deberían ingerirla.

¿Cuándo hay que consultar al médico?

Lo habitual es que la tos sea transitoria y mejore en cuestión de días sin necesidad de tratamientos específicos. No obstante, si se presenta de forma severa, acompañada con síntomas como dificultad respiratoria o fiebre por encima de los 38 ºC, lo mejor es acudir al médico lo antes posible.

Una vez el profesional obtenga un diagnóstico, podrá orientar hacia otros abordajes. Según la causa de la tos se podrán prescribir antibióticos o antivirales. La hidratación también es determinante para superar este síntoma.