Los casos de coronavirus en Estados Unidos bajaron un 64% en las últimas dos semanas

La ola de omicron que atacó a los Estados Unidos este invierno también reforzó sus defensas, dejando suficiente protección contra el coronavirus para que los picos futuros probablemente requieran una interrupción mucho menor, si es que alguna, dramática para la sociedad.

El sistema inmunitario de millones de estadounidenses individuales ahora reconoce el virus y está preparado para combatirlo si se encuentra con omicron, o incluso con otra variante.

Aproximadamente la mitad de los estadounidenses elegibles han recibido vacunas de refuerzo, ha habido casi 80 millones de infecciones confirmadas en general y nunca se han informado muchas más infecciones. Un modelo influyente usa esos factores y otros para estimar que el 73% de los estadounidenses son, por ahora, inmunes al omicron, la variante dominante, y eso podría aumentar al 80% a mediados de marzo.

Esto evitará o acortará nuevas enfermedades en las personas protegidas y reducirá la cantidad de virus que circula en general, lo que probablemente aplaste nuevas oleadas. Los hospitales tendrán un descanso de las UCI abrumadas, según los expertos.

Además, explicaron que los casos de covid se están desplomando en todo el país, en algunos lugares incluso cayendo a niveles relativamente manejables. Pero las muertes siguen siendo obstinadamente altas.

El medio Axios, habló de que en el panorama general los estados y ciudades de todas las tendencias políticas están eliminando los mandatos de máscaras y vacunas a medida que la variante Omicron pierde fuerza, aunque en algunas regiones todavía hay un camino por recorrer antes de que el virus esté realmente bajo control.

Un médico testea a un paciente

Un médico testea a un paciente
Por otro lado, los números a nivel nacional también tuvieron una drástica caída, ya que ahora el país está promediando aproximadamente 140,000 nuevos casos de COVID por día, una caída del 64% en las últimas dos semanas. Además, el ritmo de nuevas infecciones también se encuentra disminuyendo en todos los estados.

Pero hay una diferencia entre un número decreciente de casos y un pequeño número de casos, advierte Axios. Algunas regiones de los Estados Unidos han logrado ambas cosas: los casos de COVID han caído hasta niveles que los expertos consideran al menos relativamente seguros.

Por su parte, Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut están promediando menos de 25 casos nuevos por cada 100,000 personas por día. También lo está haciendo Washington, D.C., y Maryland lo está haciendo aún mejor, con solo 12 casos por día por cada 100,000 residentes.

Gran parte de los Estados Unidos, sin embargo, aún no llega a esas cifras. En Alaska, por ejemplo, los nuevos casos están disminuyendo significativamente, pero el estado todavía está promediando 100 casos por cada 100,000 personas, la tasa más alta del país.

Según la nota, lo que se está viendo en Estados Unidos es que ómicron está claramente en camino de salir, y la situación general en el país está mejorando mucho. Pero los estadounidenses no vacunados siguen en riesgo de enfermedad grave y muerte.

En promedio el virus está matando a más de 2,300 estadounidenses por día. Eso es una mejora del 13% en las últimas dos semanas, pero aún así se suma a una cantidad significativa de muerte y sufrimiento prevenibles.