Micropigmentación o tatuaje en los labios: ¿puede ser peligroso?

Micropigmentación o tatuaje en los labios: ¿puede ser peligroso?

Si has decidido hacerte una micropigmentación en los labios, debes saber que este procedimiento puede tener sus riesgos. Sigue leyendo y conoce más.
Micropigmentación o tatuaje en los labios: ¿puede ser peligroso?

La micropigmentación en los labios es una forma de maquillaje semipermanente. En inglés se le conoce como lip blushing o lip tint tattooing. Hay que aclarar que este procedimiento se diferencia del tatuaje tradicional de labios.

En la micropigmentación se utiliza una aguja para inyectar en la epidermis un pigmento personalizado. Esto se hace con el fin de realzar el color de los labios.

El proceso demora un par de horas, pero los efectos pueden permanecer hasta 3 años. El rubor de labios se promociona como una técnica eficaz y poco invasiva para lucir una boca sensual.

Sin embargo, existe la posibilidad de que no salga bien o que se estropee. Es decir, pueden no alcanzarse los resultados de apariencia natural que se desean. Asimismo, la micropigmentación implica gastos y puede ser dolorosa.

¿Qué es la micropigmentación y para qué se usa?

Comencemos por aclarar que hay una diferencia entre los procedimientos que tienen que ver con el maquillaje de los labios y los tatuajes. Es decir, hay personas que se tatúan diversos motivos o expresiones en los labios, particularmente en el inferior, con una finalidad estética.

Por su parte, en la micropigmentación varía la intención, la técnica, los instrumentos y los pigmentos utilizados. Incluso el área trabajada no es la misma, ya que en este caso se abarca toda la zona de los labios que se cubre con lápiz labial.

Como se mencionó, la micropigmentación es una forma de maquillaje semipermanente. En este procedimiento cosmético, los pigmentos se introducen solo hasta la epidermis, utilizando unas agujas diseñadas para tales fines. Es algo similar a lo que se hace con el microblading de cejas.

En cuanto a los fines, con la micropigmentación se busca afianzar el color y uniformar el tono, eliminando o reduciendo la necesidad de aplicar labial. De este modo, también se crea un efecto de volumen.

Aparte de esto, la micropigmentación también se aplica en las personas con vitíligo, para que las manchas en la piel no sean tan notorias. Aunque no es un procedimiento que ayude en la curación. Al contrario, se desaconseja su uso.

Chico con vitíligo.
Un abordaje complementario de las manchas causadas por vitíligo se hace con esta técnica, aunque los profesionales de la salud la desaconsejan.

¿Cómo se realiza el procedimiento?

Antes de comenzar con el procedimiento de micropigmentación se deberá firmar un consentimiento y realizar pruebas de alergia. Hay que asegurarse que la persona no vaya a tener una reacción ante determinados componentes de las sustancias.

En segundo lugar viene el momento de diseño. Esta fase puede tener lugar unos minutos antes del procedimiento o días previos. En la actualidad hay programas informáticos que permiten tener una imagen para visualizar cuál sería el potencial resultado.

Como un paso previo a la inserción de las agujas se aplica una crema tópica con propiedades anestésicas para adormecer la zona y reducir las molestias durante la realización de la micropigmentación. Una vez que haya hecho su efecto el anestésico, comienza el procedimiento con las agujas.

Se van trazando puntos en los labios, dibujando el contorno. El color se aplica de afuera hacia dentro, degradando a medida que se penetra la mucosa.

Una vez concluido, se hace un repaso para asegurarse de llenar los espacios donde el pigmento haya quedado menos uniforme. Incluso se pueden requerir sesiones posteriores para retoques.

Resultados y beneficios

El resultado después de aplicar el rubor de labios es de un mejor tono y apariencia de volumen. Es oportuno aclarar que este procedimiento no se considera propiamente un relleno ni mucho menos se inyectan sustancias como ácido hialurónico u otras similares.

En general, se le atribuyen a la micropigmentación los siguientes beneficios:

  • Personalizas el color a tu gusto.
  • El tono resultante puede ser más acorde con tu piel.
  • Se hace más uniforme el color.
  • Una vez hecha la micropigmentación no es necesario usar lápiz labial.
  • Puede corregir algunos defectos, como la asimetría.
  • También ayuda a que pasen inadvertidas las pequeñas irregularidades de los labios.

Duración de la micropigmentación en los labios

El efecto de la micropigmentación es semipermanente. Esto quiere decir que se mantiene en el tiempo, por lo menos un par de años.

A menudo se requieren retoques, a los 12 o 18 meses. Luego se deberá repetir todo el proceso para mantener los resultados. Esto dependerá del tipo de piel y la edad de la persona.

Varios factores pueden contribuir para que se acorte la duración o vida útil de la micropigmentación, haciendo que el pigmento se desvanezca o diluya pronto. Entre los mismos se encuentran la exposición al sol, el hecho de fumar, la piel grasosa o padecer deficiencia de hierro.

Si la persona lo desea, en cualquier momento puede pedir que se elimine la micropigmentación mediante un procedimiento con láser.

Precauciones y contraindicaciones

Hay una serie de recomendaciones que se deben tener en cuenta antes de realizar la micropigmentación. Al respecto, los expertos recomiendan evitar medicamentos que tengan efectos vasodilatadores 24 horas antes.

Asimismo, no se debe consumir naproxeno, ibuprofeno o aspirina, ni tampoco suplementos de vitamina E. Otras sustancias a evitar son el café y el alcohol, ya que pueden afectar la absorción del pigmento.

En cuanto a las contraindicaciones, no se recomienda la micropigmentación en los siguientes casos:

  • Mujeres embarazadas o amamantando.
  • Pacientes con diabetes, cáncer, VIH, trastornos del sistema inmunitario, problemas de coagulación, hepatitis o psoriasis.
  • Personas en tratamiento con quimioterapia.
  • Pacientes que consuman esteroides de manera regular.

Posibles efectos secundarios

La mayor parte de las personas manifiesta que experimenta dolor leve a moderado durante el tratamiento de micropigmentación de los labios. Esto se debe a que la zona es un área sensible.

También se presenta enrojecimiento, inflamación, sangrado y hematomas. Aunque todos estos efectos pueden variar de una persona a otra. Posteriormente, suele haber descamación y exudación de líquidos linfáticos, como sucede en la mayoría de los tatuajes.

Otros efectos secundarios que se presentan en algunos casos incluyen infección, fiebre, resequedad, sarpullido y pigmentación desigual. Según las investigaciones realizadas, se han reportado casos de herpes posterior a la micropigmentación.

Herpes labial.
Debido a los reportes de herpes labial asociado a la técnica, se desaconseja si el paciente tiene una lesión activa por el virus.

Cuidados después de la micropigmentación

Posterior al procedimiento de micropigmentación de los labios, el proceso de recuperación puede demorar hasta una semana y media. Todo depende de las características de la persona y del cuidado que tenga.

En tal sentido, se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Evitar exponerse al sol.
  • No practicar deportes por un tiempo y evitar sudar.
  • Abstenerse de la comida picante o muy caliente.
  • Mantener el área limpia usando toallitas húmedas o agua.
  • Evitar pellizcar las heridas o arrancar las costras.
  • No dormir boca abajo.

Es posible que la micropigmentación no se note de inmediato. Incluso, en algunos casos parece desaparecer el color inmediatamente después de la curación. Esto es normal y no hay por qué preocuparse.

Los efectos comienzan a hacerse notorios en unas semanas. Al principio, el color también puede ser más brillante.

En estos primeros momentos es necesario ser paciente y no solicitar un retoque. Una vez que se vea cuál es el resultado real, debes acudir a tu cita de seguimiento y control.

Realiza la técnica con profesionales

Es muy importante que todo el procedimiento se practique en un ambiente controlado y seguro y que sea realizado por alguien con experiencia. Es responsabilidad de la persona realizar la elección adecuada para minimizar los riesgos.

Esta técnica debe ser llevada a cabo por un profesional de la estética, no por un tatuador. Asimismo, debes contar con asesoramiento de tu médico y un dermatólogo. Plantéales cualquier duda que tengas.