Oncología RD, “atada de manos” a pesar de tener tecnología y personal

Oncología RD, “atada de manos” a pesar de tener tecnología y personal

Santo Domingo.-La ausencia de estrategia de prevención y la actualización del Plan de Servicios de Salud (PDSS) del Sistema Dominicano de la Seguridad Social (SDSS) que permita ofrecer una atención completa a pacientes con cáncer mantiene “atada de manos” a la oncología dominicana.

El primer aspecto contribuiría a reducir el impacto, y por ende un cambio en las estadísticas de los afectados; y el segundo aspecto, estos últimos puedan acceder a procedimientos y medicamentos más modernos.

Esta explicación la ofrece el director José Ramírez, director del Instituto Nacional del Cáncer Rosa Emilia Sánchez Pérez de Tavares (Incart), quien dice que a pesar de que la República Dominicana tiene equipos tecnológicos de última generación, personal preparado y medicamentos, los elementos antes señalados entorpecen hoy día que la nación pueda mostrar un mayor avance en la prevención de la enfermedad.

Dentro de la colección de cánceres que pueden afectar a un individuo, el cirujano oncólogo cita que los más frecuentes son los del seno, la próstata, el cérvico uterino, colon y recto. Y también los linfomas.

“Los dos primero no cuentan con programas de prevención efectivos. Debemos tener programas de detección temprana, que no los hay.

En el caso de los cánceres cérvico uterino y colon, debido a que tanto el hombre como la mujer deben realizarse su chequeo anual del Papanicolau y su colonoscopía, podemos lograr una variación en las incidencias de estas. Hasta ahora no ha habido programas, solo intentos y estamos quemados”, precisó

Aunque reconoce, durante una entrevista, que se ha ido avanzando, también dice que si diez años atrás le hubiesen preguntado si la población tiene la conciencia de realizarse un chequeo de rutina habría dicho que no, pero hoy día eso ha cambiado, y se tiene acceso a información sobre el Papanicolaou, la mama, la sonografía y otros

Un millón no alcanza
Hace once años que el Sistema Dominicano de la Seguridad Social (SDSS) aumentó la cobertura de las enfermedades catastróficas de medio millón a un millón de pesos. Es decir, que cada paciente que tenga un tipo de cáncer tiene hoy día una cobertura hasta ese monto, el cual, de acuerdo con la explicación del especialista, lo consumiría en menos de 72 horas.

Al preguntarle al doctor Ramírez sobre esa cobertura, describe que en cuanto al manejo del cáncer “estamos muy bien”, que se cuenta con suficiente capital humano, por lo que afirma que en el área de la región del Caribe “somos los mejores”.

No obstante, la inflación se ha tragado ese monto, “ese millón de pesos no es nada. Hay medicamentos de esos que salvan vidas de un cáncer. Ejemplo de esto es Domingo Páez, que tenía un tumor grandísimo que yo lo tenía listo para operarlo y él consiguió que lo llevaran a Estados Unidos y le pusieron un pembrolizumab que hizo que desapareciera el tumor. Pero una dosis de ese medicamento que le aplicaron aquí cuesta más de medio millón de pesos”.

Al proseguir, el galeno resaltó que el país cuenta con los medicamentos y los especialistas que saben aplicarlo, pero que actualmente “están con las manos atada por el PDSS porque carece de procedimientos quirúrgicos y medicamentos que no están en el catálogo”.

Lamentó que para una paciente poder adquirirlo debe acudir al Ministerio de Salud Pública para “que te den de favor el medicamento, porque no es un derecho, ese es el primer problema de la oncología dominicana. Los procedimientos en oncología han avanzado mucho, pero la inclusión de esos nuevos medicamentos y procedimientos tardan mucho”.

Sin inclusión
El Estado dominicano tiene un proyecto denominado PET-CT (Positron Emission Tomography) y para esto compró un ciclotrón por un monto de 18 millones de dólares.

Este equipo forma parte del objetivo de estrategia salud y seguridad social integral de la Estrategia Nacional de Desarrollo con el cual asegura la provisión permanente de radiofármacos en el país y la realización de estudios diagnósticos que permitirán la detección temprana del cáncer, así como la planificación adecuada del tratamiento oncológico.

A pesar de tener todo ese equipamiento, el director del Incart afirmó que “todavía eso no está en el PDSS, cuando ese proceso forma parte de la mayoría de patologías en oncología”.

A través de ese proyecto se produce toda la sustancia que utilizan los equipos de este tipo en el país y con esos ingresos generados por el hospital se puede reinvertir en desarrollar programas de una serie de planes, entre ellas la de prevención, y que no se pueden hacer por la falta de recursos económicos.

A esto añade que “tenemos cuatro años discutiendo que si se introduce al PDSS”.

De hecho, el Incart cuenta con tres modernos equipos de radioterapia, sin embargo, la gran mayoría de los afiliados al régimen subsidiado no realizan ese procedimiento con ellos y más del 50% acude al sector privado, dejando la red pública de percibir los recursos económicos.

Atribuyó esta situación a que el Seguro Nacional de Salud (SeNaSa) les aprueba las radioterapias a las clínicas privadas y no debería hacerlo.

El hospital recibe un presupuesto 18 millones de pesos mensuales y la visión es que sea sostenible, “para lograrlo requerimos un empujón de 30 millones más para completar el presupuesto”, dijo.

*Por Dayana Acosta/Carol Martinez