Perder peso disminuye hasta 60% el riesgo de padecer cuadros graves de COVID-19

Perder peso disminuye hasta 60% el riesgo de padecer cuadros graves de COVID-19

Entre los pacientes que lograron un descenso pronunciado de peso, se detectó que el 49% tenía menos probabilidades de ser hospitalizado debido a COVID-19 (EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo)

La pérdida de peso sustancial, a través de una cirugía o por un plan intenso de adelgazamiento, puede reducir el riesgo de enfermarse gravemente por COVID-19, encontraron investigadores de la Clínica Cleveland, de los Estados Unidos en un estudio publicado el miércoles en la revista JAMA Surgery revisada por pares.

Entre los resultados más destacados, los investigadores observaron que el descenso pronunciado de peso genera 60% menos de probabilidades de desarrollar complicaciones graves.

Si bien desde el inicio de la pandemia, las personas que padecen obesidad fueron incluidas en los grupos de riesgo frente al SARS-CoV-2, por la probabilidad de desarrollar síntomas graves de COVID-19 debido a una función respiratoria deteriorada y problemas cardíacos asociados con la afecciónno se había probado previamente que la pérdida de peso quirúrgica podría disminuir los riesgos.

Para determinar si la pérdida de peso quirúrgica previa podría reducir el riesgo de complicaciones de COVID-19, los investigadores estudiaron a 20,212 adultos con obesidad, de los cuales 5,053 tenían un índice de masa corporal (IMC) de 35 o más (obesidad severa a mórbida) y tenían se sometieron a cirugía bariátrica en el Cleveland Clinic Health System antes de la irrupción mundial de SARS-CoV-2.

El SARS-CoV-2 infecta el tejido adiposo o graso humano para multiplicarse y provocar una respuesta inflamatoria que se corresponde con el COVID-19 grave.

El SARS-CoV-2 infecta el tejido adiposo o graso humano para multiplicarse y provocar una respuesta inflamatoria que se corresponde con el COVID-19 grave.

Se examinó la pérdida de peso y la muerte por causas no relacionadas con COVID-19. Los pacientes que se habían sometido a cirugía bariátrica perdieron un 19% más de peso corporal antes de que comenzara el brote de COVID-19 en Cleveland el 1 de marzo de 2020, que los que no se habían sometido a la cirugía.

Después del inicio de la pandemia, se evaluaron cuatro resultados: “resultado positivo de la prueba de SARS-CoV-2, hospitalización, necesidad de oxígeno suplementario e infección grave por COVID-19 (una combinación de ingreso en la unidad de cuidados intensivos, necesidad de ventilación mecánica o muerte). «

Los investigadores encontraron que la tasa de contraer SARS-CoV-2 era comparable, con un 9,1% de los pacientes que habían recibido cirugía bariátrica antes del brote contrayendo el virus y un 8,7% de los que no habían recibido cirugía contrayendo el virus.

Sin embargo, el grupo que se había sometido a una cirugía de pérdida de peso tenía un 49% menos de probabilidades de ser hospitalizado debido a COVID-19, un 63% menos de probabilidades de requerir oxígeno suplementario y un 60% menos de probabilidades de desarrollar complicaciones graves de la enfermedad en comparación con los pacientes que no se había sometido a una cirugía de pérdida de peso.

 los investigadores observaron que el descenso pronunciado de peso genera 60% menos de probabilidades de desarrollar complicaciones graves (REUTERS/Lucy Nicholson/File Photo)

los investigadores observaron que el descenso pronunciado de peso genera 60% menos de probabilidades de desarrollar complicaciones graves (REUTERS/Lucy Nicholson/File Photo)

Los resultados del estudio indicaron que “la pérdida de peso sustancial lograda con la cirugía bariátrica se asoció con mejores resultados frente a la infección por COVID-19, lo que sugiere que la obesidad puede ser un factor de riesgo modificable para la gravedad de la infección por COVID-19″.

Esto significa que la pérdida de peso podría ser una estrategia importante para mejorar los resultados en los pacientes con COVID-19, especialmente en los Estados Unidos, donde la obesidad está muy extendida.

El cardiólogo Steven Nissen, autor principal del estudio y director académico del Instituto del Corazón, Vascular y Torácico de la Clínica Cleveland, enfatizó este punto: “Los hallazgos sorprendentes del estudio actual apoyan la reversibilidad de las consecuencias para la salud de la obesidad en los pacientes con COVID-19″.

Este estudio sugiere que un énfasis en la pérdida de peso como una estrategia de salud pública puede mejorar los resultados durante la pandemia de COVID-19 y futuros brotes o enfermedades infecciosas relacionadas”, dijo Nissen y agregó: “Ese es un hallazgo muy importante considerando que el 40% de los estadounidenses tienen obesidad”.

Estudios recientes, explicaron por qué las personas obesas y con sobrepeso tienen mayor riesgo de enfermedad grave por coronavirus, y alertaron que las células grasas podrían ser un reservorio para la infección por COVID-19.

Un gran grupo de especialistas de la Facultad de Medicina de Stanford, de EEUU, y del Instituto de Patología del Hospital Cantonal Base-land de Suiza, publicó un estudio de preimpresión, aún no contrastado por pares, que demuestra que el SARS-CoV-2 infecta el tejido adiposo o graso humano para multiplicarse y provocar una respuesta inflamatoria que se corresponde con el COVID-19 grave.