Plantas medicinales que ayudan en la cistitis

Plantas medicinales que ayudan en la cistitis

Las propiedades de algunas plantas medicinales pueden contribuir al alivio del ardor y el dolor causado por la cistitis. ¿Te animas a probarlas?
11 plantas medicinales que ayudan en la cistitis

Durante mucho tiempo, algunas plantas medicinales se han empleado como base para la preparación de remedios naturales para la cistitis. Debido a su contenido en compuestos farmacológicos, se consideran un coadyuvante para calmar el ardor, la irritación y el dolor causados por esta afección. ¿Cuáles son las más utilizadas?

El perejil, el tomillo, la mejorana y el diente de león son algunas de las especies empleadas para reducir dicha sintomatología. Sin embargo, hay otras opciones interesantes que también resultan efectivas. En el siguiente espacio te contamos en detalle cuáles son y cómo consumirlas. ¡Toma nota!

¿Qué es la cistitis y cuáles son sus causas?

Antes de conocer las plantas medicinales que favorecen el alivio de la cistitis, cabe hacer un breve repaso sobre las principales características de esta enfermedad. Tal y como lo expone una publicación en National Center for Biotechnology Information, se trata de una infección del tracto urinario inferior; concretamente, en la vejiga urinaria.

A menudo, se manifiesta con una sensación de ardor o dolor al orinar y la necesidad imperiosa de ir al baño. Asimismo, puede provocar los siguientes síntomas:

  • Orina turbia o con sangre.
  • Orina con olor fuerte.
  • Fiebre leve (solo en algunos casos).
  • Calambres en la parte baja del abdomen o de la espalda.
  • Sensación de querer orinar, aunque se haya vaciado la vejiga.

Causas de la cistitis

En la mayoría de los casos, esta infección es producto de la proliferación de bacterias como Escherichia coli (E. coli). Se estima que este microorganismo está detrás de un 90 % de los casos.

No obstante, otros agentes patógenos también pueden ser culpables, como los siguientes:

  • Enterococcus.
  • Proteus mirabilis.
  • Klebsiella pneumoniae.
  • Staphylococcus saprophyticus.

Ahora bien, ciertos factores de riesgo aumentan las probabilidades de desarrollar la infección. Por ejemplo, estar embarazada, tener diabetes y aguantar las ganas de orinar por mucho tiempo.

La menopausia, el bloqueo de la vejiga y algunas intervenciones médicas que involucran las vías urinarias también pueden ser desencadenantes.

Cistitis en una mujer.
La cistitis es una infección del tracto urinario inferior. Sus agentes causales son bacterianos en la gran mayoría de los casos.

Plantas medicinales para promover el alivio de la cistitis

Es importante mencionar que las plantas medicinales no son una terapia de primera elección para combatir la cistitis. Pese a esto, se consideran un tratamiento complementario para promover el alivio de la polaquiuria (necesidad de orinar muchas veces), la urgencia y el dolor. Si la cistitis es severa, lo mejor es consultar al médico.

1. Gayuba (Arctostaphylos uva-ursi)

En la medicina tradicional, la gayuba ha sido un coadyuvante para promover el alivio de los síntomas de las infecciones urinarias. De acuerdo con un estudio divulgado en BMC Complementary Medicine and Therapies, esto se debe en gran medida a sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias.

En concreto, contiene una sustancia llamada arbutina, que tiene actividad antimicrobiana, lo que ayuda a detener el crecimiento de las bacterias en la vejiga. Asimismo, su ligero efecto diurético promueve el flujo de orina para favorecer la limpieza de las vías urinarias.

Ingredientes

  • 2-3 gramos de hojas secas de gayuba.
  • 200 mililitros de agua.

Instrucciones

  1. Incorpora las hojas secas de gayuba en agua caliente.
  2. Deja reposar la bebida de 10 a 15 minutos y cuélala.
  3. Toma la infusión, 2 o 3 veces al día, hasta sentir una mejoría.
  4. La ingesta no debe extenderse por más de 7 días.

Nota: la gayuba se puede combinar en partes iguales con la cola de caballo, las hojas de abedul y la arenaria (Arenaria rubra) para potenciar sus efectos.

Efectos secundarios y contraindicaciones

La gayuba no debe consumirse en exceso porque puede provocar intoxicación. En caso de efectos secundarios, como náuseas o vómitos, hay que suspender su consumo. La planta está contraindicada en enfermedad renal, embarazo y lactancia.

2. Ortosifón o té de Java (Orthosiphon stamineus Benth)

El ortosifón se valora por su abundante concentración de polifenoles, flavonoides, aceites esenciales y minerales. De acuerdo con un estudio en Journal of Ethnopharmacology, la planta exhibe actividad diurética. Debido a esto, puede ayudar a estimular el flujo de orina y a reducir la cistitis.

Ingredientes

  • 3 gramos de ortosifón seco.
  • 250 mililitros de agua.

Preparación

  1. Incorpora el ortosifón seco en el agua hirviendo.
  2. Deja reposar la bebida 10 minutos, cuela y consume.
  3. Repite su ingesta 2 o 3 veces al día.

Nota: la planta también está disponible en extractos y ampollas.

Efectos secundarios y contraindicaciones

En general, el consumo moderado de la planta se considera seguro. Sin embargo, está contraindicado en caso de enfermedad hepática, insuficiencia renal, enfermedades cardíacas, dispepsias, embarazo y lactancia.

3. Brezo (Calluna vulgaris)

Debido a su contenido de flavonoides y taninos, el brezo tiene propiedades antiinflamatorias que contribuyen a reducir la irritación de la vejiga. De hecho, como lo expone un estudio compartido en Bosnian Journal of Basic Medical Sciences, los extractos de la planta exhiben efectos antimicrobianos.

Por lo anterior, se considera un complemento para detener el crecimiento de los patógenos que causan las infecciones urinarias. Además, su ingesta también disminuye la sensación de quemazón y dolor al orinar.

Ingredientes

  • 5 gramos de brezo.
  • 300 mililitros de agua.

Preparación

  1. Hierve el agua y agrega la planta seca.
  2. Seguidamente, deja reposar 10 minutos y cuela.
  3. Ingiere la bebida 2 veces al día.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Un consumo excesivo de brezo puede provocar intoxicación y síntomas como náuseas, vómitos y molestias estomacales. No se recomienda su ingesta durante el embarazo, la lactancia o en niños. Tampoco debe ser tomada por pacientes con enfermedad hepática, insuficiencia renal, enfermedades cardíacas o dispepsias.

4. Mejorana (Origanum majorana)

Los compuestos fenoles de la mejorana tienen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antimicrobianas que resultan útiles para acelerar la recuperación en casos de cistitis.

De hecho, en un estudio divulgado en la revista Molecules, el aceite esencial obtenido de esta planta exhibió actividades antibacterianas y antibiopelículas que combaten a la Escherichia coli, microorganismo responsable de esta infección.

Ingredientes

  • 5 gramos de mejorana seca.
  • 250 mililitros de agua.

Preparación

  1. Pon a hervir el agua y, una vez llegue a ebullición, agrega la planta seca.
  2. Deja reposar la bebida de 10 a 15 minutos, cuela y consume.
  3. Puedes repetir la ingesta 2 o 3 veces al día.

Nota: la bebida también se puede preparar con aceite esencial de mejorana. En ese caso, se mezclan 6 gotas por cada taza de agua. También está disponible en comprimidos y extractos.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Las reacciones adversas por el consumo de mejorana suelen ser escasas. Aun así, en algunos pacientes puede provocar dermatitis de contacto y estreñimiento. Está contraindicada en personas con alergias a las plantas de la familia de las lamiáceas (como el tomillo o la salvia).

Asimismo, debe ser evitada durante el embarazo, la lactancia y en niños menores de 6 años. Lo ideal es consultar al médico antes de utilizarla como suplemento.

5. Diente de león (Taraxacum officinale)

El diente de león es uno de los remedios tradicionales para promover el alivio de la cistitis. Una revisión reciente divulgada en Bulletin of the National Research Centre destaca que esta especie concentra fitoquímicos que son beneficiosos para la salud humana.

En concreto, es una fuente natural de fibra, minerales, vitaminas y ácidos grasos esenciales. Además, actúa como diurético, antiinflamatorio, antioxidante e inmunomodulador. Debido a ello, su consumo ayuda al cuidado de las vías urinarias.

Un estudio publicado en Journal of Alternative and Complementary Medicine concluyó que esta planta promueve la diuresis en humanos. Si bien se requieren más estudios, por ahora se considera un complemento ante problemas como la irritación de la vejiga.

Ingredientes

  • 5 gramos de diente de león seco.
  • 250 mililitros de agua.

Preparación

  1. Vierte el diente de león seco en el agua hirviendo.
  2. Tapa la bebida y déjala reposar entre 8 y 10 minutos.
  3. Pasado este tiempo, cuela y consume.
  4. Toma 2 o 3 tazas de la bebida durante el día.

Efectos secundarios y contraindicaciones

En raros casos, el diente de león puede causar gases, diarrea y molestias intestinales. Las personas alérgicas pueden experimentar dermatitis, picor e irritación. Además, está contraindicada en caso de trastornos hemorrágicos, insuficiencia renal, embarazo y lactancia.

Infusión de diente de león.
La infusión de diente de león es una de las clásicas y más reconocidas como adyuvante para las cistitis.

6. Sello de oro (Hydrastis canadensis)

El sello de oro contiene dos principios activos con efectos antisépticos: la hidrastina y la berberina. Una revisión compartida en Pharmacological Research destaca que tiene efectos terapéuticos como antimicrobiano y antiinflamatorio. Por ello, es una de las plantas medicinales recomendadas para calmar la cistitis.

Ingredientes

  • 3 gramos de polvo de raíz de sello de oro.
  • 250 mililitros de agua.

Preparación

  1. Hierve el agua y agrega el polvo de raíz de sello de oro.
  2. Tapa la bebida durante 15 minutos o hasta que esté apta para el consumo.
  3. Ingiere la infusión 2 veces al día.

Nota: esta planta también está disponible en forma líquida, cápsulas y tabletas. Para un consumo seguro hay que atender las indicaciones del fabricante.

Efectos secundarios y contraindicaciones

El consumo de esta planta debe ser moderado y puntual. En exceso puede causar irritación, molestias digestivas, contracciones uterinas y empeoramiento de la presión arterial alta. Está contraindicada en caso de embarazo, lactancia, epilepsia y problemas de coagulación.

7. Tomillo (Thymus)

Una de las plantas medicinales más populares para el tratamiento de la cistitis es el tomillo. Según una investigación compartida en Journal of Applied Microbiology, su contenido de compuestos como el timol contribuye a reducir la proliferación de la bacteria Escherichia coli, responsable de esta infección.

En un estudio divulgado en Antibiotics también se hicieron hallazgos similares. En este caso, el aceite esencial de tomillo mostró actividades bactericidas contra los uropatógenos. De todos modos, se sugiere la recopilación de más evidencias.

Ingredientes

  • 5 gramos de tomillo.
  • 250 ml de agua.

Preparación

  1. Incorpora el tomillo en una olla con agua y ponlo a hervir.
  2. Una vez rompa el hervor, retira la bebida del fuego y déjala reposar 10 minutos.
  3. Cuela y consume.
  4. Puedes ingerir 2 o 3 tazas al día.

Efectos secundarios y contraindicaciones

El tomillo y sus derivados suelen ser seguros para la mayoría de los adultos sanos. No obstante, si se consumen en exceso pueden derivar problemas en el hígado, los riñones y la tiroides.

Su ingesta oral no está indicada para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Tampoco para pacientes con gastritis, úlceras o enfermedades neurológicas.

8. Arándano rojo americano (Vaccinium macrocarpon) 

El arándano rojo americano es una de las plantas medicinales más utilizadas para el tratamiento y la prevención de las infecciones urinarias. ¿La razón? Según lo detalla el libro Medicinal and Aromatic Plants of North America, contiene oligómeros de proantocianidina (PAC), que actúan contra la bacteria E.coli al evitar que se adhiera a las células uroepiteliales.

Esto mismo lo determinó una investigación compartida en Journal of Functional Foods, en la que se concluyó que los oligosacáridos del arándano, además de sus componentes fenólicos, tienen efectos preventivos contra las infecciones del tracto urinario.

Modo de consumo

Para el tratamiento de la cistitis, lo idóneo es adquirir suplementos de arándano rojo americano. Están disponibles en forma de cápsulas, sobres, comprimidos y en líquido.

Las dosis varían en cada presentación. Así pues, es primordial revisar las etiquetas y seguir las recomendaciones. Otra opción es consumir un vaso de zumo al día.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Por ahora, no se han descrito efectos secundarios por el consumo prolongado de arándano rojo americano. De todos modos, los suplementos derivados deben tomarse bajo supervisión médica.

9. Perejil (Petroselinum crispum)

Desde la antigüedad, el perejil ha sido empleado como remedio natural para calmar los síntomas que provoca la irritación de la vejiga. Incluso, se utiliza como coadyuvante contra los cálculos renales y otras infecciones urinarias. 

De acuerdo con una publicación en Journal of Traditional and Complementary Medicine, esta planta tiene propiedades diuréticas, antioxidantes, antiespasmódicas y antiinflamatorias. Por su parte, un estudio en Journal of Ethnopharmacology destaca su capacidad para incrementar la diuresis y limpiar las vías urinarias.

Ingredientes

  • 5 gramos de perejil.
  • 250 mililitros de agua.
  • Limón (opcional).

Preparación

  1. Vierte el perejil en una olla con agua y déjalo hervir.
  2. Tapa la bebida, retírala del fuego y déjala reposar 10 minutos.
  3. Cuela y agrega zumo de limón (si lo deseas).
  4. Consume 2 o 3 tazas de té al día.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Esta bebida no debe ser ingerida por personas con gastritis, mujeres embarazadas o pacientes con enfermedades renales. Tampoco se recomienda su consumo simultáneo con medicamentos anticoagulantes.

10. Cola de caballo (Equisetum arvense)

Al igual que otras plantas medicinales para la cistitis, la cola de caballo actúa como diurético. En particular, sus flavonoides y sales de potasio incrementan la eliminación de líquidos y ayudan a expulsar las bacterias de las vías urinarias.

Ingredientes

  • 5 gramos de cola de caballo seca.
  • 250 ml de agua.

Preparación

  1. Vierte la cola de caballo en una olla con agua y ponla a hervir.
  2. Cuando alcance su punto de ebullición, retira la bebida del fuego y déjala reposar hasta que esté tibia.
  3. Consume 2 o 3 tazas al día, hasta sentir una mejoría.

Efectos secundarios y contraindicaciones

En exceso, la cola de caballo provoca irritación gástrica y dificultad para absorber vitamina B1. Asimismo, puede perjudicar la salud renal y neurológica. Su consumo oral está contraindicado en caso de embarazo, lactancia, gastritis, síndrome del colon irritable e  hipopotasemia.

11. Geranio (Geranium seemannii)

En la medicina popular, el geranio se ha utilizado como aliado para estimular la retención de líquidos. Su capacidad para aumentar la diuresis también se asocia con el alivio de las infecciones urinarias. De cualquier modo, se requieren más estudios al respecto.

Ingredientes

  • 5 gramos de geranio.
  • 250 ml de agua.

Preparación

  1. Pon a hervir el agua y agrega la planta cuando llegue a ebullición
  2. Apaga el fuego y deja infusionar durante 10 minutos.
  3. Cuando la bebida esté tibia, fíltrala con un colador y consúmela.
  4. Puedes tomar 2 tazas al día.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Debido a su contenido de taninos, el geranio no debe consumirse en cantidades excesivas o por tiempo prolongado; de lo contrario, puede derivar en problemas renales y hepáticos. Está contraindicado en caso de embarazo y lactancia.