¿Qué es el atenolol y cuáles son sus efectos?

¿Qué es el atenolol y cuáles son sus efectos?

El atenolol es un medicamento empleado en el tratamiento de la hipertensión y otras patologías cardiovasculares. No obstante, el uso indiscriminado del mismo puede traer consecuencias graves en las personas que lo consumen.
¿Qué es el atenolol y cuáles son sus efectos?

La hipertensión arterial es una patología caracterizada por la elevación de la presión de los vasos sanguíneos de forma persistente. La misma es capaz de causar daños graves en el corazón y diversos órganos si no se trata de forma adecuada. Por fortuna, existen medicamentos como el atenolol, que ayudan a mantener la presión arterial en niveles adecuados y evitar complicaciones.

El atenolol es un medicamento perteneciente al grupo de los betabloqueantes de segunda generación, siendo uno de los más usados en todo el mundo, según diversos estudios de prevalencia. Este grupo de fármacos impide la acción de ciertas sustancias en el organismo, generando así su efecto.

El medicamento en cuestión es de utilidad en el tratamiento de múltiples patologías, entre las que destacan la hipertensión arterial y las anginas de pecho. Solo se debe consumir bajo previa prescripción médica, ya que posee efectos secundarios severos y múltiples interacciones farmacológicas.

Características del atenolol

El atenolol es un bloqueador selectivo de los receptores adrenérgicos beta 1 (B1), es decir, tiene mayor afinidad por los receptores B1 ubicados en el corazón. El medicamento se une a dichos receptores, evitando la unión de otras sustancias, como la adrenalina. De esta manera, logra disminuir la frecuencia cardíaca y la contractilidad del corazón.

El medicamento en cuestión también tiene efectos sobre el sistema de conducción eléctrica. Disminuye la frecuencia de despolarización del nódulo sinusal y de cualquier marcapasos anormal presente en el órgano. Además, reduce la presión arterial en las personas hipertensas.

En términos generales, este fármaco tiende a disminuir la capacidad de trabajo y los requerimientos del corazón, mejorando así el funcionamiento del mismo. La absorción en el tubo digestivo es incompleta; solo se absorbe el 50 % de la dosis ingerida. No obstante, circula libre en el plasma, ejerciendo su efecto máximo entre 2 y 4 horas tras la ingesta.

¿Para qué sirve?

Uno de los principales usos del atenolol es el control de la hipertensión arterial sistémica, aunque el mecanismo a través del que lo logra no es bien conocido. Sin embargo, el medicamento logra disminuir la resistencia vascular periférica a largo plazo.

Por otro lado, también es de gran utilidad para controlar el dolor generado por una angina de pecho. Esta afección aparece cuando existe un desbalance entre el aporte y los requerimientos de oxígeno del corazón.

El infarto agudo de miocardio y las arritmias son otras de las patologías en las que se administra el compuesto. El mismo posee un efecto antiisquémico al reducir la capacidad de trabajo, así como un efecto antiarrítmico al actuar en el sistema de conducción eléctrica. La reducción de la frecuencia cardíaca y de la contractilidad también ayudan a limitar el daño.

El atenolol se utiliza como tratamiento profiláctico para evitar la aparición de ciertos tipos de migraña. Existen estudios que demuestran que el medicamento puede ser de utilidad en el abordaje de los síntomas de ansiedad. De hecho, obtuvo resultados positivos en el 86 % de los casos estudiados.

Corazón.
El músculo cardiaco es una zona predilecta de acción del atenolol.

Recomendaciones de uso

El medicamento está disponible en tabletas de 25, 50 y 100 miligramos para su administración por vía oral. Las tabletas se deben tragar enteras, sin masticar ni triturar. También se puede administrar por vía intravenosa en ampollas de 0,5 miligramos por cada mililitro.

La dosis necesaria y las instrucciones pueden variar, dependiendo de la condición que se desea tratar y de la gravedad de la misma. En términos generales, se debe ingerir 1 o 2 veces al día todos los días. Lo más recomendable es esperar al menos 10 horas entre cada dosis.

La cantidad de fármaco necesaria para tratar la hipertensión puede variar entre 25 y 50 miligramos diarios. En algunos casos, el médico puede indicar aumentar la dosis hasta un máximo de 100 miligramos.

Por su parte, el tratamiento de la angina de pecho inicia con el consumo de 50 miligramos. No obstante, investigaciones sostienen que la dosis se debe aumentar a 100 miligramos si los síntomas no mejoran en 1 semana. Incluso, algunas personas pueden requerir hasta 200 miligramos por jornada.

La inyección intravenosa se emplea en el infarto agudo de miocardio. La recomendación es administrar 5 miligramos del medicamento a los 5 minutos del ingreso al hospital y otros 5 miligramos 10 minutos después de la primera dosis. A las 12 horas, se debe iniciar la vía oral del compuesto por un periodo que varía entre 6 y 9 días.

Las arritmias se pueden controlar con dosis entre los 50 y los 100 miligramos diarios, mientras que las migrañas suelen necesitar entre 25 y 100 miligramos 2 veces al día. A pesar de todo, siempre es necesario consultar al médico y seguir las instrucciones brindadas por el profesional.

Riesgos y efectos secundarios del atenolol

Todos los medicamentos comercializados en la actualidad tienen la capacidad de generar efectos no deseados en las personas que los consumen. El atenolol no es la excepción a esta regla.

La somnolencia posterior a la primera dosis es uno de los efectos más frecuentes. En este sentido, los especialistas recomiendan iniciar el tratamiento unas horas antes de dormir.

Otros de los efectos secundarios son los siguientes:

  • Mareos y nauseas.
  • Diarrea.
  • Dolor de cabeza.
  • Cansancio.
  • Dedos de las manos y los pies fríos.

Por otro lado, el consumo de atenolol puede generar la aparición de efectos secundarios más severos. Una de las consecuencias más graves que se pueden presentar es una reacción alérgica.

Interacciones farmacológicas

El atenolol es un medicamento que tiene múltiples interacciones farmacológicas. En este sentido, existen fármacos capaces de aumentar o disminuir el efecto del compuesto en el organismo. La reserpina y los inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAOs) pueden aumentar el efecto del atenolol.

Por otro lado, la combinación de este compuesto con otros medicamentos cardiovasculares debe ser vigilada de cerca por un médico. El uso simultáneo de atenolol y otros antiarrítmicos causa un descenso brusco de la frecuencia cardíaca. Además, la combinación con bloqueadores de los canales de calcio disminuirá en exceso la presión arterial.

La única forma de evitar las interacciones farmacológicas es notificarle al médico tratante todos los medicamentos que se consumen. De esta manera, el especialista ajustará la dosis o buscará una alternativa.

Contraindicaciones del atenolol

Una de las principales contraindicaciones del medicamento es la alergia al principio activo o a alguno de sus excipientes. Además, existen múltiples situaciones en las no está recomendado el uso de atenolol:

  • Frecuencia cardíaca baja.
  • Shock cardiogénico.
  • Presión arterial muy baja.
  • Insuficiencia cardíaca no controlada.
  • Bloqueo cardíaco de segundo o tercer grado.
  • Feocromocitoma no controlado.

El uso del medicamento en estas situaciones puede empeorar la condición de base y poner en peligro la vida del paciente. Por su parte, la prescripción durante el embarazo solo está recomendada en el segundo y tercer trimestre. La dosis del fármaco se debe reducir en las personas ancianas y en los que presenten enfermedad renal crónica.

Bloqueo AV contraindica atenolol.
El bloqueo AV de segundo y tercer grado contraindica el uso del atenolol, pues podría empeorar el cuadro de manera severa.

¿Cuándo consultar al médico?

Las personas deben consultar al médico ante la presencia de cualquier síntoma de enfermedad cardiovascular. En este sentido, los principales signos de alerta son el dolor opresivo en el pecho, la dificultad respiratoria, los desmayos, los dolores de cabeza repentinos y las palpitaciones.

El médico especialista es la única persona capacitada para determinar la dosis necesaria para tratar la afección. También debe determinar la duración del tratamiento y la complementación con otros fármacos, en caso de ser necesario.

También es importante consultar al médico si los efectos secundarios limitan las actividades diarias. Las personas deben estar alerta ante la presencia de alguna reacción alérgica, por lo que deben buscar atención médica ante los siguientes síntomas:

  • Erupción cutánea extensa.
  • Dificultad respiratoria.
  • Fiebre.
  • Sudoración profusa.
  • Inflamación de las manos, los pies, la lengua o la garganta.

Un fármaco útil que se debe emplear bajo estricta supervisión

El atenolol es un medicamento que permite tratar múltiples trastornos cardiovasculares severos, como la hipertensión, la angina de pecho y las arritmias. Por fortuna, suele generar pocos efectos secundarios cuando se administra de forma adecuada.

No obstante, debe usarse bajo estricta supervisión médica, sobre todo si se consumen otros medicamentos. Las interacciones farmacológicas que posee son muy peligrosas, ya que pueden alterar el funcionamiento del corazón.

El presente artículo solo debe ser tomado como una fuente de información y no reemplazará la opinión un especialista bajo ninguna circunstancia.