Qué es el hipopituitarismo y cómo se expresa?

Qué es el hipopituitarismo y cómo se expresa?

La producción insuficiente de hormonas hipofisiarias puede generar diversos problemas de salud, como infertilidad o retraso del crecimiento. Afortunadamente, el tratamiento adecuado ayuda a revertir estos efectos.
¿Qué es el hipopituitarismo y cómo se expresa?

El cuerpo humano cuenta con múltiples estructuras llamadas glándulas, las que producen sustancias que regulan diferentes procesos. Una de las más importantes es la hipófisis, ya que funciona como centro del sistema endocrino. Por desgracia, existen ciertas condiciones capaces de alterar su funcionamiento, como el hipopituitarismo.

La glándula pituitaria o hipófisis es una pequeña estructura ubicada en la parte inferior del encéfalo, conectada al hipotálamo a través de un pequeño tallo. La principal función es producir diversas hormonas, cuyo órgano blanco suele ser otra glándula.

Esta estructura cuenta con 2 lóbulos diferentes; cada uno encargado de producir hormonas específicas. El lóbulo anterior es el afectado con mayor frecuencia en el hipopituitarismo. La aparición de esta condición puede deberse a muchas causas, siendo muy frecuente la lesión cerebral, según diversos estudios.

¿Qué es el hipopituitarismo?

El hipopituitarismo, también conocido como insuficiencia hipofisiaria, es una condición en la que la hipófisis es incapaz de sintetizar cantidades adecuadas de una o varias hormonas. La disminución en la síntesis puede afectar diferentes funciones.

Esta condición también puede aparecer debido la alteración en la función del hipotálamo. Esta es una región del encéfalo encargada de producir factores que estimulan la liberación de hormonas hipofisiarias. En este sentido, el funcionamiento de la hipófisis depende del hipotálamo.

El mecanismo mediante el que aparece el hipopituitarismo involucra lesiones directas en la hipófisis o en el hipotálamo, así como cambios inflamatorios en el sistema nervioso central. De esta manera, dentro de las causas más frecuentes destacan los traumatismos craneoencefálicos, los tumores hipofisiarios y los tratamientos con radiación.

Lee también: 5 cosas que te causan desequilibrios hormonales sin saberl

Hormonas afectadas

Las hormonas cuya síntesis disminuye cuando se presenta esta alteración son aquellas producidas en el lóbulo anterior de la hipófisis. Se verá alterada la síntesis de al menos una de las siguientes:

  • Hormona adrenocorticotropa (ACTH).
  • Hormona luteinizante (LH) y folículoestimulante (FSH).
  • Prolactina.
  • Hormona tirotropa o estimulante de la tiroides (TSH).
  • Hormona del crecimiento (GH).
Problemas de tiroides.
Las hormonas afectadas, como las tiroideas, dependen de los factores estimulantes que parten de la hipófisis.

Síntomas relacionados con el hipopituitarismo

Los síntomas presentados por las personas con hipopituitarismo pueden variar, dependiendo de las hormonas que se encuentren afectadas. La patología puede manifestarse de forma diferente en cada persona, no obstante, estudios exponen que los niños con hipopituitarismo presentan baja estatura, alteraciones cognitivas y retraso en la pubertad.

En el caso de los adultos, resulta conveniente estudiar las manifestaciones clínicas de la afección, dependiendo de las hormonas alteradas. De esta manera, se pueden presentar los siguientes síntomas.

Deficiencia de la hormona adrenocorticotropa

Esta hormona estimula la liberación de cortisol y otras sustancias producidas en las glándulas suprarrenales. El cortisol ayuda al cuerpo a reaccionar al estrés, manteniendo la presión arterial y los niveles de glucosa en sangre.

Las personas con hipopituitarismo y deficiencia de la hormona adrenocorticotropa pueden experimentar los siguientes síntomas:

  • Presión arterial baja.
  • Desmayos frecuentes.
  • Confusión.
  • Fatiga intensa.
  • Nausea, vómitos o dolor a nivel del abdomen.
  • Infecciones frecuentes.

Deficiencia de la hormona luteinizante y folículoestimulante

Ambas hormonas son las encargadas de intervenir en el proceso de reproducción. En las mujeres regulan el ciclo menstrual, mientras que en los hombres estimulan la producción de semen y testosterona. A su vez, también generan la aparición de las características sexuales secundarias.

El déficit de estas hormonas puede causar síntomas evidentes, tanto en los adultos como en los niños. En el caso de los más pequeños, suele causar retraso en la pubertad y ausencia de características sexuales secundarias.

Por su parte, en los adultos pueden haber los siguientes síntomas:

  • Disminución en la producción de hormonas sexuales (estrógenos y testosterona).
  • Alteraciones en la menstruación y disminución en la producción de esperma.
  • Reducción del deseo sexual.
  • Infertilidad.
  • Disfunción eréctil.

Quizás te pueda interesar el siguiente artículo: ¿Cuáles son las hormonas que influyen en el ciclo menstrual?

Deficiencia de prolactina

La prolactina es la hormona encargada de estimular la producción de leche materna para la lactancia. Por fortuna, la deficiencia de la misma no suele tener ninguna repercusión en la salud mientras no se esté embarazada. No obstante, se asocia a una patología rara llamada síndrome de Sheehan durante el parto, que también puede impedir la lactancia.

Deficiencia de hormona tirotropa o estimulante de la tiroides

La principal función de esta hormona es estimular la liberación de las hormonas tiroideas triyodotironina y tiroxina. Las mismas tienen una función fundamental al regular el metabolismo celular de todo el organismo.

La deficiencia de hormonas tiroideas genera una disminución del metabolismo basal, pudiendo presentarse síntomas similares al hipotiroidismo, como los siguientes:

  • Aumento de peso.
  • Fatiga y debilidad.
  • Estreñimiento.
  • Dificultad para regular la temperatura corporal.
  • Piel seca.

Deficiencia de la hormona del crecimiento

La deficiencia de hormona del crecimiento adquiere mayor importancia en los niños, debido a que las células se encuentran en constante división, pudiendo aparecer un retraso significativo en el desarrollo. Por su parte, en los adultos se pueden referir algunos de los siguientes síntomas:

  • Fatiga y debilidad muscular.
  • Cambios en la disposición del tejido graso.
  • Alteraciones psiquiátricas que simulan depresión.

¿Cómo se puede diagnosticar el hipopituitarismo?

El especialista deberá analizar la sintomatología presentada por el paciente con la finalidad de identificar la hormona que se encuentra afectada por el hipopituitarismo. Para ello se debe realizar un interrogatorio exhaustivo y un examen físico adecuado.

Posteriormente, el médico indicará la realización de exámenes de sangre para medir los niveles hormonales en condiciones basales y constatar la disminución. Existe un examen llamado prueba dinámica o estimulación, que mide los niveles hormonales posterior a la administración de hormonas hipofisiarias exógenas. Permite determinar si el déficit se debe a un problema en la hipófisis o en las glándulas blanco.

En algunos casos suelen necesitarse imágenes, como una tomografía computarizada. Esto es para detectar la presencia de una tumoración que explique el trastorno. Algunos tumores puede afectar la visión, por lo que también puede ser necesaria la realización de una prueba de agudeza visual.

Prueba de laboratorio para hormonas.
Medir las hormonas en la sangre es algo indispensable para evaluar la funcionalidad de la hipófisis.

Tratamientos disponibles para el hipopituitarismo

El tratamiento indicado para aliviar los síntomas del hipopituitarismo dependerá de las hormonas afectadas. En términos generales, la principal técnica empleada es la terapia de sustitución hormonal. Consiste en la administración exógena de las hormonas alteradas en dosis precisas.

La terapia de sustitución hormonal puede hacer que el organismo recupere su habilidad para sintetizar las hormonas afectadas. No obstante, no representa la cura en la totalidad de los casos, por lo que puede ser necesario ingerir los fármacos recetados de por vida.

Entre los medicamentos indicados para tratar el hipopituitarismo destacan los siguientes:

  • Corticosteroides, como prednisona o hidrocortisona en el caso de déficit de ACTH.
  • Levotiroxina, con la finalidad de aumentar los niveles de hormonas tiroideas por la ausencia de TSH.
  • Hormonas sexuales, como estrógenos y testosterona, ante la ausencia de FSH y LH.
  • Somatotropina, sobre todo en los niños con disminución de GH.
  • Hormonas de fertilidad para aumentar la producción de esperma y de óvulos.

Una condición poco frecuente con múltiples manifestaciones

El hipopituitarismo no es más que el funcionamiento inadecuado de la glándula pituitaria, lo que genera la disminución en la síntesis de una o varias hormonas. Las sustancias afectadas suelen ser sintetizadas en el lóbulo anterior de la glándula, por lo que las manifestaciones clínicas de la enfermedad son muy variadas.

Por fortuna, el diagnóstico es sencillo y solo es necesario medir los niveles de hormonas en sangre en condiciones basales. La deficiencia interfiere con el correcto funcionamiento del organismo y puede generar complicaciones severas. Es importante consultar al médico de forma inmediata ante la presencia de algún signo.