¿Qué es la dermatitis exfoliativa generalizada y qué la causa?

¿Qué es la dermatitis exfoliativa generalizada y qué la causa?

La dermatitis exfoliativa generalizada es una afección que puede tener múltiples causas. Por fortuna, la misma solo representa un peligro para la vida cuando aparecen complicaciones severas.
¿Qué es la dermatitis exfoliativa generalizada y qué la causa?

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y cuenta con funciones importantes, como la protección contra agentes patógenos. Por desgracia, existen muchas enfermedades capaces de afectar esta estructura. Una de estas patologías es la dermatitis exfoliativa generalizada.

La dermatitis exfoliativa generalizada, también conocida como eritrodermia, no es más que el enrojecimiento, inflamación y descamación de la piel. Se caracteriza por afectar a más del 90 % de la superficie corporal. Al ser tan extensa, compromete la capacidad de la piel para regular la temperatura.

Los síntomas de esta enfermedad suelen iniciar como pequeños parches que se expanden con rapidez. La descamación generalizada de la piel puede aparecer por diferentes razones, desde el consumo de algunos medicamentos hasta la presencia de patologías de base.

¿Qué causa la dermatitis exfoliativa generalizada?

La dermatitis exfoliativa generalizada es una patología multifactorial, es decir, puede tener múltiples orígenes. Sin embargo, algunos estudios establecen que la eritrodermia no tiene una causa específica hasta en el 23 % de los pacientes.

Por otro lado, ciertas condiciones específicas pueden ser responsables de su aparición. En estos casos, tan solo será necesario eliminar la causa existente para mejorar la condición general.

Enfermedades cutáneas

Las enfermedades preexistentes de la piel son la principal causa de la eritrodermia. La misma suele aparecer como una complicación de estas patologías, sobre todo cuando no se tratan de forma adecuada.

Una de las patologías cutáneas más asociadas a la eritrodermia es la psoriasis. La misma está caracterizada por la presencia de placas blanquecinas y descamativas en la superficie de la piel. Estas placas suelen ubicarse en áreas específicas, como el cuero cabelludo.

Otras patologías que presentan una clínica y evolución similar a la psoriasis también pueden generar la aparición de la dermatitis exfoliativa generalizada:

  • Dermatitis seborreica.
  • Dermatitis eccematosa.
  • Pitiriasis rubra pilaris.
  • Ictiosis adquirida.
  • Lupus cutáneo.
Psoriasis que causa dermatitis exfoliativa.
La psoriasis es la principal patología cutánea asociada a la dermatitis exfoliativa.

Consumo de medicamentos

Todos los fármacos comercializados en la actualidad tienen la capacidad de generar ciertas reacciones no deseadas. En este sentido, algunos medicamentos pueden generar la aparición de eritrodermia como parte de sus efectos adversos.

Estudios demuestran que los anticonvulsivantes son los compuestos más relacionados con la dermatitis exfoliativa. Pueden ser responsables de hasta el 50 % de los casos. Dentro de este grupo, la carbamazepina es la responsable de la mayoría.

Por su parte, medicamentos pertenecientes a otros grupos también son capaces de causar dermatitis exfoliativa generalizada. En este sentido, las personas deben tener sumo cuidado cuando se administren los siguientes:

  • Vancomicina.
  • Cefalosporinas.
  • Amoxicilina.
  • Alopurinol.
  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINEs).
  • Litio.

Enfermedades neoplásicas

Otra de las posibles causas de la eritrodermia es la presencia de alguna neoplasia maligna. Por fortuna, esta causa es poco frecuente, representando solo el 1 % de todos los casos, según estudios. Las neoplasias más asociadas son el linfoma cutáneo de células T, el síndrome de Sézary y la leucemia crónica de células B.

Algunos carcinomas de órganos sólido también pueden generar la aparición de esta manifestación cutánea. En este sentido, puede presentarse en algunas personas con cáncer de colon, hígado, próstata y pulmón.

Signos y síntomas principales de la dermatitis exfoliativa generalizada

Los principales síntomas de la dermatitis exfoliativa generalizada aparecen en la superficie cutánea. Esta patología suele iniciar con el enrojecimiento y descamación en la piel en pequeños parches. Los mismos se pueden ubicar en cualquier zona del cuerpo y se extenderán de forma progresiva hasta afectar casi la totalidad de la piel.

Tanto el enrojecimiento como la descamación pueden llevar a resequedad, prurito y dolor en la zona afectada. Además, las uñas pueden verse afectadas, llegando a ser más gruesas y frágiles, incluso desprendiéndose.

Las personas también pueden presentar manifestaciones generales que no son específicas de la patología, como fiebre y escalofríos. Esto se debe a que el desprendimiento de la piel altera la capacidad del órgano de regular la temperatura corporal.

Posibles complicaciones de la dermatitis exfoliativa generalizada

La descamación de las capas superficiales de la piel altera la función de este órgano, generando la aparición de complicaciones. En primer lugar, las personas pierden una gran cantidad de líquidos y proteínas a través de las lesiones. De esta manera, aparece deshidratación y deficiencia proteica.

La deshidratación puede generar alteraciones en los niveles de electrolitos. Por ello, es importante que los especialistas estén atentos a los niveles séricos de sodio, potasio y calcio.

Por su parte, la piel representa la primera barrera de defensa contra el ingreso de microorganismos nocivos. La descamación constante genera lesiones que sirven como puerta de entrada para múltiples gérmenes.

Tanto el desequilibrio electrolítico como la presencia de infecciones pueden generar complicaciones que pongan en peligro la vida. Dentro de las más graves destacan la insuficiencia cardíaca, la septicemia y la neumonía.

Sepsis por eritrodermia.
Si los microorganismos alcanzan la sangre es posible que se desarrolle sepsis, con grave riesgo vital.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la dermatitis exfoliativa generalizada está basado en la clínica del paciente. El especialista deberá indagar acerca del inicio de los síntomas y preguntar sobre los medicamentos ingeridos y las enfermedades padecidas.

La inspección de las lesiones en la piel ofrece información muy importante, permitiendo establecer diagnósticos diferenciales. En algunos casos se debe emplear un dermatoscopio para inspeccionar la lesión con más detalle. Las biopsias de piel, pruebas de alergia y exámenes de sangre pueden ser necesarios en algunos casos.

Las personas con eritrodermia deben ser hospitalizadas. En términos generales, se usan fármacos llamados corticoides para disminuir la inflamación. Además, los antibióticos evitan las infecciones. Por último, la piel debe vendarse y se deben aplicar cremas emolientes.

Una alteración cutánea de sumo cuidado

La dermatitis exfoliativa generalizada es una afección que cursa con inflamación, enrojecimiento y descamación de gran parte de la piel. La misma puede tener múltiples causas, no obstante, la más frecuente es la presencia de enfermedades cutáneas como la psoriasis.

La descamación en la piel puede generar la aparición de múltiples complicaciones, entre las que destacan la insuficiencia cardíaca. En este sentido, las personas deben buscar atención médica lo antes posible ante la presencia de síntomas sugestivos. Solo el médico estará en la capacidad de establecer un diagnóstico e iniciar el tratamiento adecuado.