Sistema Damon: 6 ventajas de este tipo de ortodoncia

Sistema Damon: 6 ventajas de este tipo de ortodoncia

En la actualidad existen varias opciones de ortodoncia que permiten lograr mordidas funcionales y bonitas. Aquí te contamos sobre el sistema Damon, una alternativa con varias ventajas.
Sistema Damon: 6 ventajas de este tipo de ortodoncia

Los tratamientos de ortodoncia permiten resolver problemas de mordida, mejorar la sonrisa y aumentar la autoestima del paciente. Pero debes saber que existen diferentes métodos y tipos de aparatos para enderezar los dientes; entre ellos, el sistema Damon.

Este sistema cada vez gana más popularidad, pues posee varias ventajas en relación a los métodos tradicionales. Puede que seas candidato a usar este tipo de aparatología. De hecho, la mayoría de los casos pueden optar por este método.

De todos modos, siempre será el ortodoncista quien determine cuál es la mejor opción para cada caso clínico particular. El profesional te podrá asesorar si es conveniente para lograr la sonrisa que tanto deseas.

En este artículo te contamos en qué consiste el sistema de ortodoncia Damon y cuáles son sus ventajas. Sigue leyendo y entérate más.

¿En qué consiste el sistema Damon?

El sistema Damon es un tipo de ortodoncia que se utiliza para resolver la mayoría de los problemas de mordida. Si bien comparte el objetivo con los métodos tradicionales, se diferencia de estos en sus componentes y en la manera de enderezar las piezas dentarias.

La metodología Damon se considera un ejemplo de ortodoncia de baja fricción. Pues el mecanismo de tapas pasivas que utiliza es capaz de mantener el arco dentro del bracket y a la vez admitir el movimiento libre de los dientes.

Los brackets del sistema Damon poseen un sistema de pequeñas pestañas integradas que permiten su activación. Esto recibe la tensión del arco sin la necesidad de las ligaduras típicas de los sistemas tradicionales; por eso se lo denomina de autoligado.

Esto es lo que permite el libre movimiento de las piezas dentarias hacia su posición adecuada. De esta manera, se logran buenos resultados de forma armónica, rápida y cómoda.

Diferencias con la ortodoncia tradicional

Como ya mencionamos, el sistema Damon es un tipo de ortodoncia con menor fricción que permite un desplazamiento libre y armónico de las piezas dentarias. En sus componentes y en la manera de realizar los movimientos dentarios reside su mayor diferencia con las técnicas tradicionales.

A continuación, mencionamos las principales diferencias con los frenillos tradicionales:

  • El sistema Damon no utiliza ligaduras elásticas o metálicas alrededor de cada bracket que traban el arco, como la ortodoncia tradicional. Esto disminuye la tensión, pues el arco se puede ir moviendo de manera libre dentro del bracket.
  • El arco es mucho más ligero y posee memoria de forma. Esto disminuye la cantidad de ajustes y moviliza los dientes con mayor rapidez.
  • La ortodoncia tradicional muchas veces requiere extraer elementos dentarios sanos y usar aparatos auxiliares para ganar espacio. Estos procedimientos son incomodos, largos y el resultado muchas veces no logra una estética adecuada. El sistema Damon, en cambio, es capaz de crear espacio de manera natural usando las fuerzas biológicas y los procesos adaptativos del cuerpo.
Ortodoncia.
No existe un único método de ortodoncia. Hay una variedad de formas que se pueden elegir para cada paciente.

Ventajas del sistema Damon

Luego del diagnóstico, la minuciosa evaluación del caso y la planificación del tratamiento, el ortodoncista expondrá al paciente las mejores opciones para resolver sus problemas de mordida. El sistema Damon es una opción que se puede elegir en la mayoría de las situaciones.

Ya hemos mencionado las particularidades que hacen diferente al sistema Damon. Estas características le otorgan muchos beneficios que se deben tener en cuenta a la hora de decidir si es la opción adecuada al buscar una mordida correcta y una sonrisa bonita.

A continuación, mencionamos las 6 ventajas más significativas del sistema Damon.

1. Tratamientos más rápidos y cortos

Como ya lo adelantamos, la ortodoncia con el sistema Damon suele lograr los resultados esperados en un tiempo ligeramente menor que si se utilizaran frenillos tradicionales. Se considera que los tratamientos con este método pueden finalizar hasta 6 meses antes que con otros brackets.

Por las particularidades de este método, la necesidad de revisiones periódicas para reajustar la ortodoncia no es tan frecuente. Si bien el paciente deberá acudir cada cierto tiempo a controlar y modificar la aparatología, las citas no serán tan cercanas entre sí como con otros sistemas.

De todos modos, como en cualquier aparato, puede suceder algún imprevisto que requiera una consulta de urgencia o adelantar una visita.

3. Mayor comodidad para el paciente

Existen dichos de pacientes que usaron ambos métodos que afirman que el sistema Damon es menos doloroso. El mecanismo de deslizamiento del arco permite un movimiento dentario más natural y gradual.

Esto ocasiona una menor presión y fricción que podría resultar en menos dolor e incomodidad para el paciente. De todos modos, se trata de una apreciación subjetiva y no hay evidencia que respalde esta valoración.

Lo que sí puede significar mayor comodidad para el paciente es la posibilidad de evitar extracciones dentarias, cirugías complejas o usar aparatología extra para ganar espacio. Muchas veces, el sistema Damon es capaz de acomodar las piezas dentarias de manera armónica sin la necesidad de recurrir a estos métodos auxiliares que pueden resultar molestos.

4. Mejor higiene bucal

Los elásticos de los brackets tradicionales retienen una gran cantidad de placa bacteriana y dificultan la limpieza dental. Es así que muchas enfermedades asociadas al acúmulo de microorganismos, como las caries y la gingivitis, son frecuentes en los pacientes con frenillos convencionales.

Al tener brackets de menor tamaño y no poseer estas ligaduras, el sistema Damon facilita la higiene oral, permitiendo un mejor acceso del cepillo e hilo dental. De esta manera, se reduce el número de bacterias y con ello el riesgo de lidiar con encías sangrantes o la destrucción de los dientes por caries.

5. Baja fricción

Como ya mencionamos, los brackets del sistema Damon trabajan con compuertas por las que pasa el arco, en vez de ligaduras elásticas. Esto requiere una fuerza menor para movilizar los dientes, ocasionando menos fricción y tensión.

Las fuerzas ligeras, además, permiten que las piezas dentarias se vayan adaptando de manera libre a su posición ideal. Los movimientos que se logran son mucho más armónicos y naturales.

6. Diferentes estilos para elegir

Existen múltiples diseños para elegir según las necesidades y posibilidades de cada paciente. Existen los clásicos soportes metálicos, por ejemplo, y también los transparentes para aquellas personas que prefieren una aparatología menos visible.

Cómo se colocan los aparatos del sistema Damon

Una vez que se ha elegido realizar el tratamiento de ortodoncia con el sistema Damon, los pasos para su colocación son los siguientes:

  1. Tomar un modelo de la boca: se realiza una impresión para obtener un modelo de yeso de ambos maxilares del paciente. Sobre ellos se colocan los brackets.
  2. Confección de una férula transparente: sobre el modelo con los brackets se confecciona una férula termomoldeable. La misma se utiliza para llevar, ubicar y cementar los brackets de manera precisa sobre las superficies dentarias.
  3. Preparación de las piezas dentarias: en la consulta odontológica, los elementos dentarios del paciente se limpian, se secan y se les coloca el sistema adhesivo.
  4. Colocación de los brackets: se coloca adhesivo a la superficie de los brackets y los mismos se llevan a la boca en la férula de transferencia.
  5. Retirado de la férula: una vez endurecido el adhesivo, el ortodoncista retira la férula, quita los excesos de resina y los brackets ya quedan ubicados en su posición correcta. De esta manera, se puede colocar el arco y comenzar el tratamiento de ortodoncia.

Cuidados necesarios con este tratamiento

Una vez elegido el sistema Damon y colocada la aparatología, los cuidados a tener en cuenta son los mismos que para cualquier tipo de ortodoncia. A continuación, compartimos algunos consejos para cuidar de manera adecuada tu boca con frenillos.

Higiene oral

Ya mencionamos que por el menor tamaño de los brackets y por la ausencia de ligaduras elásticas alrededor de los mismos, la higiene dental con el sistema Damon es mucho más fácil. De todos modos, el paciente debe ocuparse de realizar un cepillado exhaustivo todos los días.

Se recomienda utilizar un cepillo de cerdas blandas y pasta dental con flúor luego de cada comida, procurando acceder a todas las caras de todas las piezas dentarias. Además, se debe complementar la limpieza usando hilo dental al menos una vez al día.

Los cepillos eléctricos y manuales interdentarios, así como los irrigadores dentales, pueden resultar de gran ayuda para evitar el acúmulo de placa bacteriana en la boca.

Usar hilo dental con la ortodoncia.
El hilo dental es parte de la higiene bucal recomendada para los pacientes que poseen ortodoncia.

Alimentación

Al llevar ortodoncia es aconsejable ser cuidadoso con la ingesta de algunos alimentos que pueden dañar la estructura del aparato. Se deben evitar comidas con texturas muy duras y pegajosas.

Los frutos secos, las manzanas enteras, los caramelos, los dulces, los turrones y los chocolates no están recomendados. Además, la comida habitual debe cortarse en trozos pequeños.

Acudir a los controles con el ortodoncista

Como ya te contamos, el sistema Damon tiene la particularidad de requerir menos controles que los métodos de ortodoncia convencional. De todos modos, las visitas cada cierto tiempo serán necesarias.

Es fundamental cumplir con estas citas para que el ortodoncista pueda evaluar el progreso del tratamiento y realizar los ajustes pertinentes. Dejar pasar estos controles puede retrasar el proceso terapéutico.

Además, es importante acudir al profesional cuando se presente una situación que lo amerite. Si el arco daña las mucosas o se rompe, o bien se despega un bracket, consultar al odontólogo es fundamental para resolver el problema lo antes posible.

Respetar el momento de retención

Una vez culminado el tratamiento con los aparatos, estos se retiran, pero es necesario usar retenedores. Se trata de unos dispositivos removibles que se utilizan por un tiempo más para mantener la posición lograda y evitar que los dientes vuelvan a su ubicación inicial.

Si este período no se respeta, la mordida que se logró por el uso de la ortodoncia puede perderse. El profesional indicará el tiempo de uso de los retenedores.

Sistema Damon: una buena opción para corregir la mordida

Los problemas de mordida son bastante habituales y en la actualidad existen muchos tipos de ortodoncia para revertirlos. El sistema Damon es una opción de aparatología que presenta muchos beneficios y ventajas.

A la hora de elegir el aparato ideal deberás tener en cuenta las recomendaciones de tu ortodoncista, que es quien mejor conoce tu caso y necesidades particulares. Siempre es bueno que te exponga todas las opciones disponibles y cuáles son los beneficios y las desventajas de cada método.

Así, al momento de optar por un tratamiento de ortodoncia, podrás hacerlo con conocimiento y sabiendo qué esperar. Ahora ya sabes que el sistema Damon es una buena opción para lograr una sonrisa bonita, sana y funcional.